12 de agosto de 2014

Primera parte del reportaje aquí

@JimmyTurunen, Víctor Parra/ @vparra89 y Alejandro Andrés/ @alexrubio92

Un reglamento problemático
Y es que es precisamente ese reglamento nacido en 2012 y que tiene como referencia la Ley de 1992 de las Escuelas de Música y Danza el que más disputas ha generado. Según explica Bustos, al quitar los órganos de dirección y de participación desaparecía la idea de escuela. Pero el resto del reglamento permanecía similar a lo que exigía la Ley de 1992, firmada por Rubalcaba cuando era secretario de Estado de Educación.
 
 
 Excepto dos puntos clave: el primero, en los objetivos, que, calcados a la Ley nacional, se olvidan del apartado f (“(…) es objeto de las Escuelas de Música y Danza desarrollar una oferta amplia y diversificada de educación musical, sin límite de edad”). En este punto de las edades hace especial hincapié la Federación Española de Municipios y Provincias que, colaborando con el Ministerio de Educación formalizó un documento de explicación y apoyo a las Escuelas Municipales.
 
“La experiencia nos está demostrando cómo las escuelas municipales de música pueden atender a cualquier usuario, sea de la edad que sea”, señalan en este dossier desde la FEMP. “No solo esto, sino que la actividad de los diversos conjuntos instrumentales de una escuela municipal de música permitirá crear más espacios intergeneracionales que otro tipo de actividades ofrecidas por equipamientos municipales (como por ejemplo las deportivas)”
 

Por otra parte, el nuevo reglamento también es criticado porque la formación instrumental (a partir de los ocho años de edad) se reduce a tres años, con lo que la vida musical queda limitada e incompleta. Para poner un ejemplo, en la Escuela de Música de la Victoria, que forma parte de las actividades culturales que lleva a cabo este barrio vallisoletano, los cursos con formación instrumental son entre seis y siete: primero un año de curso puente (que se hace entre los siete y ocho años) y después tres cursos de ‘Nivel inicial’ y otros tres de ‘Nivel Superior’, que pueden continuarse cuantos años sean requeridos.
 
Y todo esto, a la Escuela Municipal de Música Mariano de las Heras, que tradicionalmente tenía como sedes el colegio Cardenal Mendoza y el García Quintana (ambos en el entorno de la plaza España), le termina de hacer un daño irreversible. “El Ayuntamiento generó un caos intencionado, es decir plantea una reforma en una escuela que necesitaba una, pero no en esa medida, y genera desconfianza en profesores, empresa, alumnos…etc. Y la escuela tiene que cerrar”, explica Bustos.

En los días siguientes a la aprobación del reglamento, en septiembre de 2012, los grupos municipales y los miembros de la escuela se dispusieron a negociar con la Concejala de Participación, Domi Fernández, y León de la Riva. Varios de los asistentes a esas reuniones notifican una sensación de saber que ya estaba todo decidido. “Les hicimos una oferta para gestionar la escuela entre los profesores a modo de cooperativa, de forma que el coste de la Escuela fuese cero”, señala Mario, antiguo profesor, no hubo acuerdo y a la última de las reuniones con el personal de la escuela, recuerda que no se presentó un miembro del Ayuntamiento, en su lugar apareció un joven de Nuevas Generaciones.
 
 Además, una vez convocado el concurso, sin el nuevo reglamento aprobado y todo en el aire, se obligó a Músicos y Escuela a presentar un Plan Educativo, que posteriormente “se quedó en papel mojado”, según Puente. El concejal del PSOE relata también que al reunirse con los miembros de la escuela descubrió que se les había aprobado un Plan de Estudios totalmente distinto.

“Tenemos una academia”, denuncian todos los afectados. Tras el fin de la relación entre Músicos y Escuela y el Ayuntamiento, se convocó un nuevo pliego en octubre de 2013, pero esta vez cerrado y por debajo de los 18.000 euros, algo difícil. “Ante todo es dudoso”, señala Bustos. La invitación del Ayuntamiento fue enviada a siete empresas en el mes de agosto, único periodo en el que era posible presentar una oferta. Sólo cuatro pudieron optar a la herencia de Músicos y Escuela. La Concejalía aseguró que todos los participantes eran empresas de reconocido prestigio y experiencia, pero la resolución no dejó de sorprender. “No se aceptó la oferta más barata”, señala el grupo socialista.
 
El grupo del gobierno había denunciado haber llegado a esta situación debido a los altos costes que entrañaba la escuela, pero eso no es lo más llamativo. Impulso Musical, la ganadora y actual adjudicataria no tenía ni prestigio ni experiencia: cuando se realizó la concesión a la empresa aún le faltaban algunos trámites burocráticos para completar su registro como negocio en el registro mercantil. Más tarde, tal y como señaló la oposición, se demostró la afiliación al PP de los actuales gestores. “No voy a criticar la calidad en base a la ideología, ni decir que no puedan estar afiliados”, señala Bustos.

Al menos durante el último concurso de este verano, el futuro de la escuela no estaba en el aire y sí hubo una ventanilla para que los alumnos se pudieran matricular. Impulso Musical dice contar en la actualidad con 500 alumnos, pero todos los consultados destacan que este no es un dato “creíble”. Al parecer y con la confianza de que al final de curso se de una información más exhaustiva, el actual número se compone por los participantes en todas las actividades programadas por la escuela. Así, si un alumno participa en una actividad ‘extraescolar’ y además da clases, se le contabiliza como dos alumnos.

Porque al final, un hobby como la música, debería tener cabida en todas las sociedades de igual forma. La cultura musical entre los más pequeños y los más mayores es positivo para todo el país. Por eso, desde la Unión Europea de las Escuelas de Música, que da cabida a 26 países miembros, que se traducen en más de 6.000 escuelas de música, 4 millones de estudiantes y más de 150.000 profesores explican que estos entes “posibilitan a las personas participar en el hecho musical en cualquier nivel hasta llegar a la preparación para los estudios profesionales”.
 
 “Una escuela de música puede desarrollar proyectos que integren grupos sociales diferentes alrededor de la práctica musical colectiva, especialmente cuando esta práctica está liderada por profesionales que saben gestionar grupos, conocen repertorios diversos y trabajan con didácticas motivadoras”, explican en el documento sobre las escuelas desde la FEMP. 
Bajada de precios
En cuanto a precios, actualmente la nueva escuela ofrece una matrícula bastante más barata que otros años. Desde este año han conseguido crear una matrícula para los más pequeños de 100 euros al año, algo impensable hace dos años. Aunque, de momento, las cifras para los antiguos alumnos no están claras, ya que a pesar del precio hay ciertos aspectos que se desconocen. “El coste es menor, pero no sabemos todo porque es verdad que el contrato solo llegaba a los 18.000 euros, pero también es verdad que el Ayuntamiento ha asumido costes que no estaban en el contrato, como publicidad”, señala Óscar Puente.
 
 "Si hay que ahorrar no es en educación y si hay que ahorrar hay que hacerlo de la mano de los que saben, los que estaban ya en la empresa y sabían de dónde se podía quitar”, dice el líder de la oposición municipal. Además, en este sentido, las horas lectivas de los alumnos con formación instrumental se han reducido. El lenguaje musical ha pasado de dos a una hora semanal y las clases de instrumento han tenido el mismo recorte.  
Musicalia
Conciertos protesta para forzar negociaciones, grupos de música creados a partir de alumnos como puede ser Boxbite, que forman parte de la oferta cultural de la ciudad han sido fruto de la Escuela de Música Mariano de las Heras, que ha formado una comunidad dentro de la ciudad y así se ha reflejado en el flujo de alumnos de música que se ha creado.

En 2012 ante la confusa situación propiciada por el cambio de reglamento y el pliego, una oferta del Colegio La Enseñanza hizo que varios profesores formaran una empresa, Musicalia, y se trasladaran a este lugar. Con los profesores se fueron un total de 200 alumnos creándose así un centro privado que actualmente compite con la Escuela de Música.
La escisión en este proceso, protagonizada por Raquel Espeso, se produjo en la última reunión del curso 2011-2012. La situación por entonces ya era alarmante y muchos decidieron que esta era una opción con futuro. De momento, las cosas no están yendo mal, ya que según señalan los alumnos, el centro cuenta ya con lista de espera.
Hay quien aplaude la iniciativa y quien la mira con recelo, pero lo que está claro es que toda la culpa ha de recaer sobre la gestión del Ayuntamiento, que forzó una situación de la que poco se ha conseguido. Los costes en sentencias judiciales, la última de abril cuantificada en 50000 euros, han encarecido el coste de una escuela que el consistorio consideraba cara y que con la actual dirección ha aumentado en gastos promocionales ofrecidos por el Ayuntamiento (carteles y conferencias). “Lo que hemos conseguido ha sido un aborto de curso y una escuela de música privada”, sentencia Puente.

La escuela de música era uno de los múltiples recursos culturales que ofrecía Valladolid, pero Alberto Bustos no lo duda: “todo lo de la música es una anécdota porque no es lo más importante de la ciudad, pero es un ejemplo de la gestión municipal contra la cultura y quién está detrás de todas las empresas con concesiones”.

Puede que Bustos tenga razón y el tema de la Escuela no sea lo más importante para la ciudad. Pero al final lo único cierto es que, por insignificante que pueda parecer el caso en una España en la que si no estás imputado no eres nadie, una vez más el Consistorio demuestra que el dinero es más importante que todo lo demás, incluida por supuesto la Mariano de las Heras. La última palabra la tendrán los tribunales, aunque ya lo dijo Séneca: “Quien no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto”.

8 de agosto de 2014

Esther Fernández/ @18_Esther_

Más de 600 palestinos y 27 soldados israelíes han muerto en casi dos semanas de conflicto. Según informó la ONU el 31 de julio, un 80% de las víctimas en Gaza son civiles, entre ellos, más de 100 eran niños.
Foto: Wikipedia
 
La situación entre Israel y Palestina es probablemente el conflicto internacional que más ha dado que hablar desde la desaparición y asesinato de tres estudiantes judíos en Cisjordania, a principios del mes de julio. Las muertes que han sido atribuidas al grupo islamista Hamás, pues dos de los presuntos autores eran miembros de Hamás.
 
Israel no tardó en destruir las casas de los dos palestinos a los que acusaron de haber cometido los asesinatos. Más tarde, unos ultraderechistas judíos quemaron vivo a un joven palestino en represalia por el triple asesinato. El propio Benjamín Netanyahu condenó este acto. Todo esto en pleno mes del Ramadán.
 
Sin embargo, esto hechos no son la razón en cuestión del conflicto, más bien es la gota que colmó el vaso. Algo que solo ha hecho estallar una situación que ya era tensa entre ambos países desde que se creó el Estado de Israel.
 
El principal objetivo de Israel es acabar con Hamás y con todo su poder político y armamentístico. Sin embargo, como ya fue señalado por los periodistas israelíes Gideon Levi y Ron Ben-Yishai en una entrevista para la CNN, cada vez que Israel lleva a cabo una operación militar contra el grupo de Hamás éste vuelve con más fuerza y armamento.
 
En 2008, Israel emprendió la operación Plomo Fundido. Después vino en 2012 la operación Pilar de Defensa, en la que Hamás volvió con más fuerza y nuevas armas. Cuando finalice la operación Filo Protector (la actual), posiblemente, a largo plazo tenga la misma consecuencia.
 
Foto: Wikipedia
Se han ofrecido y discutido muchas treguas. Una de ellas es la propuesta por el Secretario de Estado norteamericano John Kerry en El Cairo, cuyas condiciones finalmente no fueron aceptadas por Israel. Hamás reivindica el fin del bloqueo económico y el asedio militar que Israel impone a la Franja de Gaza, mientras que Israel exige el desarme de Hamás. Algo que según ha remarcado el líder del grupo, Jaled Meshal , no se hará hasta que Israel se desarme también.
 
En una ocasión, Benjamin Netanyahu afirmó que si Israel se desarmara, ya no habría Israel. Israel tiene la mala suerte de estar situada geográficamente entrono a numerosos enemigos (Siria, Líbano, Egipto…).Si se desarmara, sería un blanco fácil para todos ellos.
 
¿Qué pasa con Hamás?
 
Los medios de comunicación mencionan a menudo la crueldad del Estado de Israel contra el pueblo palestino. Pero ¿y qué pasa con Hamás? ¿Por qué no protege a sus ciudadanos como es obligación de cualquier gobierno? Porque cuantos más cadáveres haya, más simpatía internacional ganan ellos. Hablamos de un grupo considerado terrorista (incluso por la propia ONU) que utiliza a los palestinos como escudos humanos y cualquier lugar público como resguardo de sus armas. Un grupo cuya filosofía es: cuantas más muertes graben las cámaras, mejor.
 
Puede que la operación militar de Israel cuente con una estrategia poco estudiada, a veces parece casi improvisada, pero no se puede negar que al menos ellos cuidan y curan a sus heridos como es debido. Al fin de al cabo, son los civiles, tanto palestinos como israelíes las auténticas víctimas de este conflicto.

4 de agosto de 2014

 @criiispalacio

No podemos pasar por alto una de las películas más emotivas estrenadas últimamente. Bajo la misma estrella se ha convertido en un filme formidable que nos muestra la cara más amable de la terrible enfermedad del cáncer.

Foto: melty.es

Hazel es una joven afectada por el cáncer de pulmón y, sin ninguna aspiración en su vida, es empujada por sus padres hacia un grupo de apoyo al que preferiría no acudir. Allí conoce a un chico enfermo de cáncer de huesos, Gus, quien se interesa por ella desde el primer momento. Su historia comienza a surgir rápidamente y, tras varios altercados, su relación va consolidándose. Deberán enfrentarse a un largo viaje a Amsterdam y comenzar a pensar más el uno en el otro, pues el dolor y la angustia de su enfermedad les causará problemas que tendrán que intentar solventar juntos, llegando a caminar por un fino y peligroso hilo que en cualquier momento les dejará caer en el abismo de la muerte.

La película muestra la dureza de una enfermedad como es el cáncer, visto continuamente desde los ojos de la adolescencia en primera persona. La forma de mostrar el sufrimiento de los jóvenes es plenamente paradójica pues pretende ceñirse a lo humorístico, buscando en casi todo momento el positivismo. Sin duda hay momentos de plena tristeza, donde nos muestran la tortura que la pareja ha de sufrir día a día a causa de la enfermedad, además de la intranquilidad que han de sobrellevar los padres por intentar que sus hijos sean felices a pesar de los atroces dolores que padecen.
Como es lógico, una película nunca podrá llegar a colocarnos en la posición exacta de un enfermo de cáncer, pues algo no se sabe si no se vive en la propia carne de cada uno. Sin embargo, este largo de Josh Boone nos acerca a la escalofriante situación de un afectado por esta enfermedad.
El éxito de la película hace ver que realmente a los espectadores nos gusta la emotividad, sacar nuestro lado sensible al ver un filme triste y que puede ser completamente real. El paquete de pañuelos tiene que estar en nuestras manos si nos atrevemos a ver la película. Toda la sala del cine moquea.

Asimismo, Bajo la misma estrella fue tan vista por tantos espectadores que la ciudad de Amsterdam comenzó a ser muy visitada, destacando de todos los lugares visitados por los turistas (y también anfitriones) el banco que vivió en primicia una de las conversaciones más emotivas de Hazel y Gus. Pero la cosa no quedó ahí, pues el famoso banco fue robado, creyendo que podía haber sido idea de algún fan alocado. Sin tardar, el banco fue sustituido por una gran maceta, a la que los aficionados se conformaban con acudir. No obstante pronto se despejaron las dudas: todo fue una confusión, ya que el Departamento de Cine del consistorio había ordenado repararlo.
Fotograma de la película

El resultado de la película ha sido extraordinario económicamente hablando, e igualmente Bollywood baraja la posibilidad de crear una película basada en Bajo la misma estrella, solo que en versión hindú, adaptada entonces al nuevo estilo de su público.

28 de julio de 2014

@JimmyTurunen

Llegó el verano y con él el sol, los paseos por la playa en busca de un sitio donde clavar una sombrilla y los rumores del mercado de fichajes. Portadas de los periódicos españoles más leidos (Marca y As) con fotos a todo color, titulares llamativos y cantidades insultante de dinero en letras doradas o amarillas.



Treinta millones fue la última estrambótica cifra que nos ha sorprendido este estío, aunque queda todo un mes de titulares y portadas cartel, si no hay un rumor de última hora, se decide además por titular con el último gol del jugador estrella del Madrid en un amistoso de medio pelo.

Nadie se sorprende en España si se dice que el fútbol es el único deporte que existe, a cambio, hay que señalar, que es el único que no está subvencionado, aunque no será por las ayudas municipales a los equipos o el brillante logro de la gestión de De la Riva cuando el Valladolid ascendió por última vez. Ahora que el descenso inevitablemente ha sucedido, el Ayuntamiento parece ser un órgano totalmente independiente. Y esto pasa a orillas del Pisuerga, donde hasta hace poco se podía jugar al baloncesto sin que nos sacasen los colores y el balonmano parecía un deporte intocable, cuando incluso después de esta pésima temporada en general, sigue habiendo grandes equipos de rugby y hockey.

Se habla mucho del poder que tienen los medios de comunicación en cuanto a la información que recibe la ciudadanía y también se rumorea sobre el pan y circo de los romanos traspasado al fútbol. No podemos, ni debemos desmentir ninguna, porque si realmente nos importase el deporte no se tendrían que escribir líneas de este estilo.

No hablamos de periodismo, ni siquiera loaremos los titulares escépticos, porque al fin y al cabo el deporte en sí es un entretenimiento, no soluciona vidas y da para conversaciones de tasca, que en este país serían más animadas si nuestros medios no titularan todos los días con el nuevo peinado de Cristiano Ronaldo o el tamaño del pene de Adebayor (literalemente). Menos aún con rumores de fichajes de cifras astronómicas que insultan a cualquiera con un poco de sentido común.



No dudaremos que hay poca gente a la que no le guste el fútbol y que el resto de deportes tiene más detractores o al menos no gusta del mismo modo, aunque en cierta parte es por desconocimiento. El boxeo, que tuvo su auge en España frenó su afición cuando los medios en un alarde de estupidez ética dejaron de hacerle caso. Algo muy parecido con lo que está pasando en estos tiempos con el ciclismo, del que hay quien denuncia el abandono que sufren por parte de la televisión pública las grandes etapas, que en muchas casas se instauraron como tradición para dormir la siesta. Si bien es cierto que este deporte ha sufrido un terrible daño a su imagen desde que se descubrió que todo era un 'engaño'.

Hay, sin embargo, quién confía aún en este deporte que este año en el Tour nos ha deparado etapas espectaculares en las que, con Contador y Froome en carrera, también Nibali se ha impuesto. Basta solo con ver una de las portadas de L'Équipe estos días.



¿Cuánto hace que no veis una portada de un periódico deportivo sin que el fútbol sea la noticia principal? Parece mentira que en un tema tan amplio como es el deporte, el fútbol cope todo incluso cuando la selección nacional se vuelve a lucir en una disciplina distinta y se proclama campeona de Europa con un papel de diez y arrasando en la final. El waterpolo en España murió con Manel Estiarte y el fin de Recoletos. No se entiende de otra forma que el As solo dedicara un breve a los logros de las españolas en el Europeo y el Marca ocultara tras su logo la medalla.

21 de julio de 2014

@JimmyTurunen, Víctor Parra/ @vparra89 y Alejandro Andrés/ @alexrubio92

 No son tiempos para música y bailes: eso es lo que cualquiera puede pensar al ver los datos de alumnado de la Escuela Municipal de Música de Valladolid, la que no hace tanto tiempo era conocida por el nombre de Mariano de las Heras. Que los vallisoletanos hayan olvidado ya el nombre de su paisano, un músico republicano, no es más que una anécdota en la gestión del Ayuntamiento de este espacio público, que a día de hoy se valora en los tribunales.
 
Como testigos de la operación destacan los números, argumento siempre irrebatible: En el curso 2011-2012 la Escuela Municipal de Música Mariano de las Heras tenía un total de 600 alumnos y cerca de 300 personas en listas de espera. Un verano después, el redondeo total de alumnos inscritos en la escuela se situaba en los 250. Hay quién diría que son cosas de la crisis o de los nuevos tiempos, pero hay quién tiene una explicación más sencilla.
“La intención del ayuntamiento era o desnaturalizar la escuela, o acabar de ella”, señala Óscar Puente, cabeza de lista de los socialistas de Valladolid capital en las últimas elecciones y líder de la oposición municipal. Las concesiones de gestión de la escuela que se renuevan cada dos años expiraron en el curso 2011-2012 por lo que se convocó un nuevo concurso para ese mes de agosto. Aunque Alberto Bustos, concejal por Izquierda Unida en el Ayuntamiento, lo prefiere llamar, “un caos intencionado”.
 
Aprovechando el nuevo concurso, el Ayuntamiento, sin previo aviso a las partes implicadas, decidió cambiar también el reglamento de la Escuela Municipal de Música. Al concurso solo accedió la anterior adjudicataria, Músicos y Escuela S.L., que no sabían aún qué nuevas normas ampararían la gestión del centro público ya que estas se aprobaron un mes después obtener el concurso. También se desconocía que pese a que el contrato firmado por valor de 300.000€ tuviera como fecha fin el 31 de agosto de 2013 con opción a la renovación por un año, al final no se iba a cumplir.
Y todo esto, claro está, no gustó dentro de la Escuela. “Está claro que querían quitárselos de encima”, subraya Puente. El nuevo reglamento descompuso la antigua gestión de la escuela, ya que la demora de los trámites en la convocatoria del concurso dejó sin ventanilla a los alumnos para que pudieran inscribirse durante el verano con lo que se complicó aún más el ingreso de alumnos. Además, a final de año el Ayuntamiento no pagó el trimestre a la empresa. Desde la Concejalía de Atención y Participación Ciudadana se señalaba que no se habían cubierto las horas previstas por el bajo número de alumnos, pero eso era independiente a lo pactado y así lo han decretado los Tribunales en febrero de 2014. Ninguno de los siguientes trimestres fueron abonados por el Consistorio y Músicos y Escuela S.L. se vio obligada a cerrar las puertas del antiguo Mariano de las Heras en abril, dos meses antes de que acabara el curso escolar.
Porque la música sale muy cara. Comprar un instrumento supone un desembolso que no todas las familias pueden permitirse (un clarinete para principiantes no suele bajar de 400 euros). Si a esto le sumas las matrículas trimestrales de unos 200 euros, no todos los padres pueden aguantar tener a dos hijos estudiando música de manera no profesional. Pero además, el mantenimiento de los instrumentos supone un gasto anual bastante alto (comprar cañas, reparaciones, desplazamientos…)
 
 De la misma forma, con el cierre del grifo de subvenciones, escuelas como la Municipal Mariano de las Heras se complicaba su existencia. “La justificación del Ayuntamiento ha sido siempre económica: la escuela necesitaba de ciertas mejoras y para el Ayuntamiento salía muy cara”, explica Alberto Bustos. “Hace dos años se planteó una mejora en el reglamento de la escuela; era una propuesta surrealista que proponía que la escuela dejara de ser escuela. Se planteaba que dejara de haber órganos directivos u órganos de participación”, señala Bustos. Y así salió el nuevo reglamento en septiembre de 2012.
 
 El Boletín Oficial de la Provincia publicaba en ese mes el nuevo reglamento por el que se regiría la que para el concejal de IU era “una pequeña joya de la cultura vallisoletana”. “Era una escuela que llevaba ya casi 20 años de actividad con unos resultados muy buenos: muchos alumnos, con una lista de espera enorme, una repercusión importante en la ciudad y suponía un impulso a la cultura de Valladolid”, cuenta Bustos, que desde el cambio de gestión de la escuela siempre se ha mostrado partidario de las reivindicaciones de los antiguos gestores.
“El Alcalde me dijo que no quería saber nada de leyes, que no estaba obligado a tener una escuela de música” señala Mariano López, representante de los alumnos de la escuela en 2012. Tanto los grupos municipales como los miembros del Mariano de las Heras se enteraron del cambio de reglamento por informaciones publicadas en los medios de comunicación durante los días siguientes a la aprobación del mismo.