25 de noviembre de 2014

Paula Zurimendi

España es un país moderno, o al menos eso pretende. Presumimos de igualdad y de libertad. Sin embargo, sigue habiendo víctimas de la violencia de género, ese tema que parece tan de la época de nuestros padres o de nuestros abuelos. Y no son pocas las fallecidas por este motivo, en lo que llevamos de año han muerto 45 mujeres. Casi medio centenar.
 
Una de las causas de la mortalidad es que las víctimas no denuncian a sus agresores. Bien sea por miedo, bien porque no creen que su caso sea similar a lo que ven por televisión.   Por ello, la obligación de la sociedad es apoyarlas, darles la certeza de que alguien estará allí para protegerlas. De las 45  asesinadas este año, solo 14 habían alzado la voz.
También es necesaria la concienciación, no solo para evitar que se produzcan más casos de violencia, sino también para que las afectadas sepan reconocerse en una situación de maltrato. No debe convertirse en un tema habitual de los medios, ni el espectador puede mostrarse indiferente.
Resulta de especial importancia, además, hacer llegar el mensaje a aquellos que aún están aprendiendo a comportarse, a los más jóvenes. Los niños tienden a imitar lo que ven a su alrededor, en su casa, en el colegio, en la televisión... Si queremos una sociedad justa, igualitaria, debemos empezar por educarlos en estos valores a ellos, que son nuestro futuro.
Foto: Paula Zurimendi
Dar visibilidad a este problema es muy importante, pero no solo desde los medios. Películas, publicidad, exposiciones, charlas, performances... toda manifestación vale para difundir el mensaje. El Día Internacional de la Violencia de Género, 25 de noviembre, es buena fecha para hacerlo, pero desde luego, cualquier día lo es.
En la Universidad de Valladolid, con motivo de esta fecha, se realizan varios eventos, entre ellos la exposición del Proyecto Lágrimas Negras, la proyección de varios cortos, el seminario La violencia contra la mujer en Castilla en la Baja Edad Media y una  Mesa Redonda sobre arte y compromiso de género. El 26 habrá una conferencia: Violencia de género y jóvenes: realidad , comunicación y publicidad y el 27 un concierto en el Paraninfo.

24 de noviembre de 2014


Nickolay Lamm puso en marcha el pasado 5 de Marzo la inesperada campaña crodwfunding basada en el diseño de la muñeca más realista del mundo, Lammily. Su aspecto es el de una joven de 19 años americana y presenta las características más típicas de la etapa adolescente. Su altura, sus medidas y su aspecto están meticulosamente trabajados. A simple vista, es una muñeca normal, pero si se echa mano al contenido se pueden encontrar accesorios adhesivos como el acné, la celulitis, las estrías, verrugas, pecas, heridas y hasta tatuajes.

Imagen: marieclaire

La muñeca dispone de varios packs adicionales en los que se encuentran las peculiaridades que se pueden añadir a su contorno. Esta campaña será una buena medida para las adolescentes actuales, que sufren diariamente por complejos físicos, incluso psíquicos debido a su aspecto. Actualmente, la importancia al físico es terriblemente tratada, ya que, los jóvenes se sienten apartados muchas veces de la sociedad por ser diferentes o por no presentar el estereotipo que en el siglo XXI se pide.

Muchas adolescentes (y me dirijo al sexo femenino, ya que sufren más estas diferencias), a veces presentan trastornos físicos y psíquicos alimentados por su entorno exterior, y muchas veces terminan incluso por aislarse del resto, ya sea por vergüenza, o por miedo al bullying.

La Barbie o la Nancy, fueron muñecas diseñadas entre los años 60 y los 80, y representan cánones perfectos para la sociedad que han causado grandes polémicas. Sus cuerpos, pelo y vestimentas son causantes de muchos de esos trastornos padecidos a día de hoy. Las niñas que se divierten con este tipo de juguete admiran las perfectas siluetas de estas muñecas, y por lo tanto, quieren ser como ellas.

Gracias al lanzamiento de Lammily, muchas niñas y chicas adolescentes se darán cuenta de que el prototipo ideal no debe ser "perfecto", y podrán apreciar que síntomas como el acné, la obesidad, las pecas, la celulitis o una silueta algo contorsionada son más normales en la etapa juvenil que un cuerpo perfecto o unos labios operados.
 

En este vídeo se establecen las diferencias entre ambas muñecas mediante el uso de photoshop. "Es hora de volverse real".

20 de noviembre de 2014

Bea Sanz

Parece que las desgracias vienen todas juntas y, sino, que se lo digan al tan conocido Frank de la Jungla. Para quienes no conozcáis la historia de su ex mujer, sabed que ahora se encuentra en una de las peores cárceles para las mujeres de Tailandia, según Frank, en la que gran cantidad de presas duermen hacinadas en el suelo y no pueden ver a sus hijos.
commons.wikimedia.org
Todo comenzó en un altercado que ocurrió hace dos años. Pararon a Yuyee en el aeropuerto y la acusaron de llevar 5 miligramos de cocaína. Para la acusación le hicieron un examen de orina que dio negativo. Un año después, al ir a juicio, misteriosamente la cantidad de droga había aumentado a 0,251 gramos y se pudo acusar a Yuyee de narcotráfico y el examen de orina había desaparecido. Se concluyó con la condena a 15 años de cárcel junto con una multa de 30.000 euros.


Casualidad del destino es que en 2011 Frank de la Jungla y su familia recibieran amenazas por parte de la embajada de Tailandia en España  y más altos cargos, por destapar las redes de tráfico de animales en su programa de televisión. Cuando destapó la red de tráfico de tigres entre un templo de monjes y Myarmar se chocó de frente con el Director General de la policía. Sufrió un accidente de helicóptero que lo dejó gravemente herido y, como narra un amigos suyo, se dice que fue premeditado ya que "el oficial que pilotaba estaba pagado para pegar un tiro a Frank y dejarle caer en medio de la selva".

Frank desde este instante no ha parado de moverse e intentar buscar soluciones y ayuda para poder poner en libertad a la madre de sus hijos. De hecho, no dudó en mandar una carta al Rey de España exponiéndole la situación y pidiéndole una respuesta, respuesta que le llegó y de la que dijo sentirse muy agradecido aunque no ha trascendido más información de su contenido.

La búsqueda de soluciones también le ha llevado a encontrarse con situaciones no muy agradables, como lo ocurrido con Mediaset: Frank de la Jungla les tachó de "canallas" y "mala gente" por no querer ayudarle en el asunto de Yuyee, hablando de pacto de silencio y de simplemente hacer dinero con su situación. Aquí hizo la excepción de tres personas que incluso fueron reprendidos por hablar del tema: Kiko Matamoros, Kiko Hernández y Jesús Calleja.

Más tarde, Risto Mejide le invitó a participar en su programa, pues veía oportuno tratar el tema como personas y no como meros números, pero la respuesta de Frank de la Jungla fue que prefería hacerlo en Tailandia, en la jungla, con las cámaras para luego ponerlo en You Tube. Risto Mejide contestó a Frank que NO iría allí a grabar y sentía que aquello se hubiera convertido en un "duelo de machitos". Terminaba diciéndole que gastara el dinero de su billete en abogados para Yuyee. Ambos se han sabido decir las verdades de forma clara y mostrándose mutuo respeto.

Esto no tiene que tratarse en un duelo entre los medios de comunicación y Frank para ver quién saca más partida de todo esto. Se debería trabajar para encontrar una solución juntos a este conflicto que tanto está machacando a una familia en una situación extrema. Quienes más tienen que estar sufriendo son los hijos de ambos, que llevan mucho tiempo sin abrazar a su madre y viendo cómo su padre se esfuerza en buscar una solución.




19 de noviembre de 2014

El pasado domingo por la mañana la fábrica de Campofrío de Burgos quedó reducida a un amasijo de hierros y cenizas tras arder descontroladamente durante varias horas.  El humo que desprendía el incendio podía verse a varios kilómetros. Los trabajadores de la planta veían derrumbarse su futuro.

En la planta de Campofrío de Burgos no había habido ERES, se había superado la crisis dejándola de lado y ahora todo ha quedado reducido a nada. Tanto esfuerzo ahora es inútil. Los trabajadores de la planta se acercaron al lugar de los hechos para observar cómo desaparecía su pasado, presente y futuro. Desaparecía su lugar de trabajo, su fuente de ingresos. Casi un millar de familias están desconcertadas. ¿Qué va a pasar con su empleo? ¿Podrán volver a trabajar o tendrán que apuntarse al paro? Y lo más importante ¿se reconstruirá en Burgos la fábrica? Si no se levanta de nuevo la fábrica, Burgos se acaba.

publico.es
Pues bien, Campofrío y el Ayuntamiento de Burgos se han comprometido a construir una nueva planta de la compañía alimentaria en la ciudad, que estará previsiblemente acabada a finales de 2016, sin que los trabajadores pierdan sus puestos. Mientras duren los trabajos de reconstrucción los trabajadores pueden optar por irse a trabajar a otras fábricas de la compañía. El responsable de la empresa hizo lo que tenía que hacer: un llamamiento a las administraciones públicas para que colaboraran en el desastre. La ministra de Empleo, Fátima Báñez ha declarado que se ayudará en todo lo posible para la reconstrucción de la planta en la ciudad burgalesa.

Los trabajadores tienen miedo y aún les cuesta creerse el desastre ante el que están. No sólo se trata de los casi mil empleos directos, sino también de los indirectos y del efecto sobre la ciudad ante la pérdida de la planta. Los  empleos directos conviven con los indirectos, como empresas de embalaje o distribución. La planta burgalesa fue inaugurada en 1997 tras una inversión de 60 millones de euros. Su capacidad productiva era de aproximadamente 100.000 toneladas al año, con líneas de producción totalmente robotizadas y con una enorme exportación.

www.puentedeinformación.com
La plantilla de trabajadores está perdida y reclaman a las administraciones públicas que sufraguen la parte del sueldo que se descontarán en el posible ERTE, para que puedan seguir cobrando el 100% de su salario. Los trabajadores más antiguos de la planta exigen que se les disponga por escrito que la planta se quedará en Burgos y que se mantendrán sus puestos de trabajo. De momento, Burgos tiembla y espera respuestas.

18 de noviembre de 2014

Paula Zurimendi

Cuando eres estudiante  y vives en un piso, no es lo más habitual recibir visitas. Como norma general, si te llaman al timbre una mañana de diario, o es una vecina para quejarse, o son los Testigos de Jehová. En la segunda opción, lo más común es no abrir la puerta. Miras por la mirilla y, si ves a dos personas que sostienen un libro, finges no estar en casa.
 
 
Sin embargo, esta mañana mi compañera de piso y yo hemos abierto la puerta (a pesar de haber mirado previamente) a una pareja de ancianos que, Biblia en mano, nos han preguntado amablemente si habíamos leído este sagrado libro y que qué sabíamos de Jesucristo. Amablemente, también, les hemos respondido que somos ateas, que la Biblia la hemos leído en líneas generales y que creemos en Jesucristo “como personaje histórico”. La respuesta ha sido una mala cara.

A partir de ahí, la conversación ha derivado en lo que podría denominarse como un debate antropológico-social-religioso en el rellano de la escalera, que podría haberse alargado durante horas de no ser porque la olla express en la que mi compañera hacía su comida ha empezado a pitar.

Comprobado: los Testigos de Jehová existen. No son una leyenda urbana. Vienen a tu casa a hablarte de Dios y sus bondades. Es lo que ellos llaman “la buena nueva”, lo que en mi carrera se conoce como "comunicación vis a vis" (cara a cara) y en lenguaje coloquial “ir de puerta en puerta dando la brasa”. Tienen la esperanza de convencer a los no creyentes mediante el poder de la palabra. En este sentido, hay que decir que su entusiasmo y su optimismo son más que admirables.

Aunque sus ideas son mucho más tradicionales que las de la vertiente principal cristiana, se han modernizado bastante. Tienen página web donde puedes informarte. Incluso puedes leerte la Biblia online. Eso sí, opinan que la Medicina hace mucho tiempo que no avanza ni sirve para nada y que de aquí a unos años no la necesitaremos. Nos curaremos por arte de magia. Un comentario con muy poco tacto por su parte, ya que mi compañera de piso estudia Medicina pero ha sido lo bastante cortés como para no darles con la puerta en las narices.

Se han despedido con un “ya volveremos a pasar” que ha sonado un poco a amenaza (deben de creer que al estar dispuestas a darles conversación, tienen una oportunidad de convencernos), nos han regalado un par de folletos y recomendado que les preguntemos cualquier duda que tengamos. O que busquemos en la Biblia, que ahí vienen todas las respuestas.

 Qué cosas, nosotras pagándonos una carrera cuando tenemos toda la información gratis en internet. Ahora espero impaciente que vuelva a sonar el timbre de mi puerta. Con suerte, tal vez sea mi vecina, que viene a hablarme de las bondades de Pablo Iglesias.

16 de noviembre de 2014

Si todos los días lees la noticia o ves el telediario, acabas por tener la impresión de que en todas partes, todo el tiempo, pasan cosas horribles. Al final, nos acostumbramos a que la tragedia sea el pan de cada día y no le damos más importancia que el horror de cuando oímos por primera vez la noticia. Sobre todo si esta ocurre lejos de nuestras fronteras.
Es el caso, por ejemplo, del asesinato de los estudiantes en Iguala, México. Cuando nos llegó la noticia de su horrible destino, tras llevar un mes desaparecidos, España estaba demasiado preocupada por el ébola como para horrorizarse demasiado por la suerte de los 43 estudiantes. Y el tiempo fue dando paso al olvido. Sin embargo, nuestro deber como personas, como seres humanos, es solidarizarnos, protestar, reivindicar los derechos, no solo los nuestros, también los de los demás.

¿Valladolid se conciencia con la causa?

En Valladolid, varias decenas de estudiantes se concentraron el jueves con el fin de apoyar a las víctimas. A pesar de la lluvia, se reunieron en Fuente Dorada para denunciar los abusos cometidos en México. La concentración estaba convocada por el Colectivo de Jóvenes Comunistas, que leyó su manifiesto, así como lo hicieron dos alumnos pertenecientes al programa COMFO (Complementa tu Formación).
A la pregunta de si creen que la capital vallisoletana se concienció de lo ocurrido en México, Fernando, del CJC, contestó que “es algo difícil de hacer porque estando tan lejos hay veces en que que ni siquiera nos concienciamos con los problemas particulares de los compañeros y compañeras que sufren el capitalismo y sus recortes”.
Pablo Fuentes, del programa COMFO, opinó que “ normalmente se tiende a ver este tipo de situaciones como algo lejano que no nos afecta por ser una cosa internacional o una cuestión que quizás pasa casi todos los días, pero la población debería entender que todo está relacionado en el ámbito de la política y la sociedad y que todo son procesos que evolucionan de forma conjunta”.
“Lo que se ha hecho en México es un atentado contra los derechos humanos como se hace día a día y creo que si en Europa no mostramos nuestro descontento, al final esas situaciones pueden acabar por darse aquí, si no defendemos los derechos humanos, nosotros que somos los países que supuestamente más los defendemos”. Por otra parte, Pablo consideró importante que los ciudadanos tomen la iniciativa espontáneamente y mediante las redes sociales, para hacer concentraciones como esta y mostrar que existen núcleos de debate ciudadano al margen de los medios de comunicación oficiales.
Es nuestro deber, como estudiantes, como personas, concienciarnos y denunciar los abusos contra los derechos humanos, porque son algo que nos afecta a toda la humanidad, independientemente de las fronteras. Porque Ayotzinapa somos todos.

14 de noviembre de 2014

Juan Carlos Castro

La nueva web de Pedro Sánchez ha causado furor en las redes sociales. El secretario general del PSOE ha querido dar una imagen de modernidad desde su propio nombre mostrándolo bien grande en su espacio web y abreviado, para lo que ha suprimido todas las vocales de su nombre excepto la 'o'.


Decían que da igual que la gente hable bien o mal de ti, lo importante es que te mencionen, si ese es el objetivo de la campaña, ha triunfado porque la parodia ha sido a lo que más han recurrido los usuarios de las redes sociales para hablar de la nueva imagen.

Juventud, novedad, colores claros... eso es lo que quiere mostrar el líder de los socialistas de cara al público en un momento en el que su partido no consigue retomar el vuelo y se ve amenazado por el incipiente éxito de Podemos, un partido que desde una posición más a la izquierda que la socialista y con líderes jóvenes, está robándole el puesto en las encuestas.



Es difícil cambiar la imagen de un partido oxidado, porque lo que hace dos años era una buena idea ahora acaba en parodia, solo basta con ver los exámenes orales que Esperanza Aguirre está imponiendo a los candidatos del PP en su comunidad. Solo se demuestra frivolidad. Aunque, claro, hablar de comunicación y del partido del gobierno queriéndolo comparar con las formas de Pedro Sánchez es absurdo siempre y cuando haya un plasma de por medio.

El nuevo secretario general socialista es la gran esperanza del partido que hace menos de tres años gobernaba en España. Sin embargo, pese a todos sus esfuerzos tiene por delante una lucha imposible. Su puesto se lo debe a la sección andaluza del PSOE en la que los casos de corrupción se suceden y esta misma semana dos de los tres últimos líderes (Griñán y Chaves) de esta división regional han sido llamados a declarar. Junto a Pedro Sánchez – que hasta ahora se ha mostrado implacable con la corrupción – la actual presidenta de Andalucía, con más poder que Sánchez en el PSOE, han salido en defensa de estos líderes. Los partidos viejos son así, arrastran en su seno a los políticos de toda la vida, que en la situación actual son susceptibles de aparecer en operaciones anticorrupción y a los ojos de la población, cansada de estos casos, son culpables.



De esta forma, la nueva imagen del líder socialista rejuvenece al partido, pero en una versión que quizá no sea del todo favorecedora. Desde los últimos años de gobierno de Rodríguez Zapatero se ha criticado al PSOE haber perdido sus señas de identidad. De hecho, el presidente leonés llegó a afirmar que él más que sociodemócrata era un demócrata social, una idea – la nueva izquierda – que aceptaba las tesis de la revolución de las elites y el neoliberalismo al que se le ha acusado de conducir la economía global a la situación actual.

El socialismo dejó de ser socialismo, mientras el PP nunca renunció a sus orígenes en los políticos favorables al régimen franquista y a una transición más lenta. En tiempos de Felipe González, las tesis marxistas quedaron fuera del socialismo, que poco a poco fue situándose como el referente del centro izquierda del país, aunque como se vio en la última ocasión que gobernaron, el centro izquierda en España, al que el CIS sitúa como posición política mayoritaria, estaba más a la derecha de lo que se pensaba y una gran cantidad de votantes del partido que más se acercaba a esa posición se sintieron defraudados.
 
El PSOE, como el nombre de Pedro Sánchez en la nueva página web, había perdido sus señas de identidad, las vocales que le relacionaban desde sus siglas con sus votantes. Si las tesis marxistas las rechazó Felipe González, la O de los obreros dejó de ser importante con la nueva izquierda, esa a la que votaban las clases acomodadas.



PDRO SNCHZ no es un nombre checo, es una metáfora de lo que le ha pasado al PSOE en este periodo de la historia reciente. Perder las vocales en este caso no implica no entender las palabras. Como toda la vieja política la crisis ha llegado a extremos insospechados y en los que todos los intentos de recuperación son susceptibles de crítica y recuerdo de lo que las administraciones desgastadas por el tiempo. Nadie perdona la corrupción, nadie olvida las mentiras y el sentimiento de desengaño sigue royendo el pelo que sujetaba la espada de Damocles sobre las cabezas de las instituciones 'de toda la vida'.


13 de noviembre de 2014

Cristina Palacio

Se va acercando la Navidad, lo que supone que también está más próximo ese 22 de diciembre. La lotería. Todos hemos visto, al menos un año, el sorteo o parte de este en la tele, y hemos deseado que el número que estamos palpando, con la mirada clavada en la pantalla, sea el nuestro. Y por lo general nunca es. Sin embargo, no debemos perder la ilusión… al menos ese es el mensaje que siempre nos mandan los anuncios de “Loterías y Apuestas del Estado”.
décimo de lotería del año 2007 - flickr
Este año no han querido atreverse de nuevo con Raphael y Monserrat Caballé, propuesta que no resultó muy favorable para los telespectadores, además de una enorme fuente de críticas e imitaciones a los cantantes. Así que han preferido optar por una proposición mucho más jugosa: la emotividad.
Nueve anuncios diferentes marcarán este año nuestros televisores en la época del año más mágica y especial. Tratarán de temas “cotidianos” como una joven pareja que se plantean casarse de nuevo con viaje incluido o un ejecutivo avaro que pensaba despedir a un trabajador al que justamente le toca ese día la lotería. Pero el plato estrella es, sin duda, “El bar del Antonio”.

¿Quién no se ha visto forzado a la compra de un décimo de lotería de amigos, de empresa, bar cercano o persona de confianza? Pero siempre pensamos lo mismo: no va a tocar. A esto se han ceñido los creadores del interesante anuncio de estas navidades. 

Manuel no compra lotería este año en el bar al que acude cada día, con tan mala suerte que toca el gordo. Aconsejado por su mujer para bajar al bar a dar la enhorabuena a Antonio, dueño del establecimiento. Manuel rechaza una “copita” prefiriendo un “cafelito”, ya que él no respira la misma alegría que todos los que están a su alrededor. Pero lo cierto es que se llevará una grata sorpresa por parte del propietario. "El mayor premio es compartirlo"

Merece la pena ver el spot ya que la emotividad apostada este año para el anuncio de la lotería ha dado en el clavo. 
Además este año la lotería añade un rasgo novedoso: el premio podrá recogerse ese mismo 22 de diciembre a las 18:00; nada que ver con los anteriores sorteos, puesto que había que esperar hasta el día siguiente para recoger el premio. 2240 millones de euros (que se dice pronto) repartidos en más de 24 millones de premios.

Cada uno puede responder lo que le plazca ante la típica pregunta de “¿el dinero da la felicidad?”, pero, como muchos dirían: “siempre ayuda”. Este año veremos si Antonio y su bar nos ayudan a que la suerte llegue los décimos que mantenemos casi arrugados entre las manos, aunque muchos dicen que la suerte se fue hace años con el tradicional calvo de la lotería.



12 de noviembre de 2014

Begoña Bernáldez

África, es un continente de Tercer Mundo formado por 54 países. La inmensa mayoría están en vía de desarrollo debido a causas políticas, económicas y sociales, a las que se le suman, en un segundo plano, desventajas climáticas, topográficas y demográficas. Estos datos han sido superados años atrás en todo el mundo o en gran parte de él, exceptuando las zonas más deprimidas de América Latina.



Los datos de los países africanos que muestran este atraso económico y social respecto al resto de continentes deberían ser eliminados, ya que actualmente en el siglo en el que vivimos disponemos de medios suficientes para ello. Algunos datos que marcan el subdesarrollo son: el avance de los medios tecnológicos, el acceso a servicios sanitarios, los ingresos…



Data from World Bank

Todos estos inconvenientes, han causado el racismo como tendencia en gran cantidad de países, y llevada a cabo por un inmenso número de habitantes a nivel global, ya que, África es discriminado socialmente por no poder tener los mismos medios que el resto del mundo, lo que les hace 'diferentes', y así ha sido creada la división entre la raza de color y la raza blanca desde años atrás.
 
El racismo, el cual conlleva la inferioridad  de la raza negra y el maltrato hacia ésta, debe ser eliminado. Sudáfrica en cambio, superó de mejor manera el racismo gracias al primer presidente tras el fin del Apartheid, Nelson Mandela. A pesar de esto, la tendencia racial sigue vigente en el presente.

Gracias a la gran cantidad de asociaciones y organizaciones como la ONG (Organización No Gubernamental), integradas por personas voluntarias, países de África reciben cada día, aunque en pequeñas cantidades, recursos alimenticios, recursos médicos y dinero, que les ayuda a superar la dura supervivencia. Miles de personas, y cada vez más, donan a estas organizaciones cantidades mensuales de dinero que invierten en medios necesarios para combatir contra la pobreza y la muerte, y son trasladados posteriormente a África, o apuestan por la adopción.

Miles de manifestaciones se suceden cada día, aclamando la libertad humana.  Además, relacionarse con personas de distinta raza permite adoptar una riqueza cultural no propia de nuestro país de origen, y sobre todo, disipar pequeñas guerras propiciadas por esta tendencia llamada racismo.



"EL FASCISMO SE CURA LEYENDO, EL RACISMO SE CURA VIAJANDO" (Miguel de Unamuno)

11 de noviembre de 2014

Paula Zurimendi

¿Existe algo más allá de Internet? O mejor dicho, ¿las cosas que no están en la red, existen para sus usuarios? En cierta manera, podría decirse que no.
Creative Commons
Cada vez estamos más metidos en el mundo de las redes sociales. Nos hemos acostumbrado a relatar nuestras peripecias del día a día, nuestros gustos, nuestros disgustos y nuestras rutinas por esta vía, bien sea con fotos, vídeos, textos escritos, memes... También compartimos contenidos de otras personas y, por supuesto, hacemos click en “me gusta”.
No solo usamos las redes con fines comunicativos, sino también para entretenernos, pero sabiendo que desde el principio de los tiempos, el ser humano se ha distraído con el vuelo de una mosca, centrémonos en el primer aspecto.
Nuestra rareza online llega hasta límites insospechados. Por ejemplo, hay quien se dedica a dar los buenos días o las buenas noches a sus seguidores. ¿Buenos días a quién, probablemente no se los has dado a tus padres y se los das a cientos de desconocidos? En Facebook, aún puede ser comprensible, porque es más cerrado y sabes, más o menos, a quién va a llegar. Pero en Twitter hablamos para el mundo entero (recordemos que los que no estén en internet, no existen), nuestro mensaje puede llegar a cualquiera y la mayoría del tiempo no somos conscientes de esto al cien por cien.
¿Le contarías a tu vecina, de la cual no te sabes ni su nombre, que te gusta ver vídeos de gatos que se tropiezan? ¿O a tu profesor le enseñarías tus fotos de tu última borrachera? ¿O a un total desconocido fotos de vacaciones con tu pareja? Probablemente no. Pero lo hacemos constantemente, en Internet. Y no solo es arriesgado dar nuestra información personal a desconocidos (como bien nos decían de pequeños nuestras madres), es que además regalamos sin saberlo nuestros datos a las grandes empresas de la red, que los utilizan para beneficiarse económicamente.
Por otra parte, ¿cuánto hay de verdad en lo que publicamos sobre nosotros en nuestros perfiles? A menudo la vida que contamos en ellos no se parece demasiado a la verdadera y, sin embargo, solemos creernos a pies juntillas lo que vemos en los de los demás. El cortometraje ¿Qué estás pensando? Lo refleja a la perfección.
Ha llegado el momento de volver a existir fuera de las redes sociales porque sino, el día que se caiga la conexión o colapse Internet para siempre (seguro que hay películas sobre esto) descubriremos que, en la vida real, hemos desaparecido por completo.

10 de noviembre de 2014

J.C. Castro

España 2064, un soleado domingo a mediados de agosto, un octogenario tose como si los pulmones quisieran escapar de su cuerpo. Tiene la barba mal afeitada, lleva unos pantalones de pijama y se pasea por la Plaza Mayor de su pueblo, uno de esos que antaño 'fue grande', como si nada. Si esto hubiera pasado 50 años antes seguramente a su abuelo le hubieran dicho algo. El día de la Virgen y él en albornoz por la calle, todas las señoronas se le hubieran echado encima, seguramente, incluso, habrían llamado a la Benemérita. 
Tras el ataque de tos, una vez rescompuesto el hombre se mira la mano con la que se tapó la boca, en su estornudo una flema involuntariamente se ha escapado entre sus dientes, mira con asco la mucosa saliva, se arrepiente haber fumado en sus tiempos mozos y se seca en el pantalón, nunca habría hecho eso, pero ya da lo mismo, nadie le mira, el último de sus vecinos murió a los 95 años un par de meses antes, para el entierro abrieron la iglesia que llevaba dos años cerrada, el obispado se olvidó de ella igual que se olvidó mucho antes la Guardia Civil de que en ese lugar había un cuartel. 

Flikr


No hace falta relatar el rodar de un salicor para retratar un paisaje desolador, para eso las estadísticas del INE se valen solas. Dentro de 50 años en España el 38,7% de la población superará los 65 años y la esperanza de vida se situaría por encima de los 90 años al nacer. No todo es para llorar, viviremos más y nuestras madres nos tendrán con más años, así, la edad maternidad que en la actualidad es de 31,7 años pasaría a ser 33, los años de Cristo al morir.

Estamos condenados, o eso parece: el año que viene las defunciones superarán a los nacimientos y la tasa migratoria seguirá en signo negativo. Por más que los subsaharianos se empeñen en saltar la valla serán más los españoles que cojan un avión o pasen a ver la cara Norte de los Pirineos. Por más que el PP se esfuerce en mejorar la situación y crear empleo esta tendencia no cambiará, siempre según la previsión del INE, hasta 2020, por entonces volverá a entrar más gente en España de la que salió, el cambio de tendencia considera que el envejecimiento de la población conseguirá que la tasa de desempleados disminuya, aunque claro por medio seguro que a alguien se le ocurrirá una medida estrella para crear empleo, las previsiones no han tenido en cuenta esto último así que no podríamos adelantar si sería Mariano Rajoy o Pedro Sánchez a quien se le ocurriría, aunque hay quien tampoco descarta a Pablo Iglesias.



Pueblos desolados en mitad de la nada, si hace poco se titulaba que en Cuenca, Guadalajara y Teruel la densidad de población era menor que en Laponia, en 2064 en Castilla y León las cosas no serán muy distintas. En tan sólo 15 años nuestra comunidad perdería el 9% de su población. Iglesias abandonadas, Ayuntamientos en ruinas, campos sin cultivar, pueblos fantasmas, los campos de Castilla empezarán a llamarse estepa y no será porque se olviden los poemas de Machado.

Estamos condenados, esto no lo arregla ningún chapuzas de esos que antes te venían a ver la lavadora y acababan limpiando las cañerías. Programas para incentivar la natalidad – no hablamos del cheque bebé –, políticas de migraciones selectivas para compensar los saldos negativos... la verdad es que no hay solución la pirámide de población acabará invertida, más viejos que jóvenes, menos trabajadores que pensionistas, parece que el sistema social de antaño, si alguna de sus estructuras se mantiene después de esta crisis, está condenado a quiebra.

Aunque claro todo esto son suposiciones en las que no se tienen en cuenta la posibilidad de que se produzca una medida milagro o que en vez de un chapuzas de esos que son expertos en todo contemos para la ocasión con un político responsable con conocimientos fundados y ganas de cambiar las cosas y no reaccionar ante ellas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si la estimación no ha previsto esto es porque visto lo visto la posibilidad de que en España llegue a la presidencia una persona con conocimientos fundados es más remota que la que de que en 2064 todos nosotros estemos trabajando hasta los 80 años.