31 de marzo de 2011

Coherencia

A raíz de la respuesta de Juan Carlos Castro a un comentario de un artículo de opinión suyo, me he preguntado el significado de esta rara palabra para muchos. ¿Qué es la coherencia? Según la RAE, una de las varias acepciones de coherencia es: actitud lógica y consecuente con una posición anterior.
Con esta base podemos establecer muchos casos de incoherencias que vemos a menudo como por ejemplo el caso libio. Estamos asistiendo a un bombardeo informativo constante en el que erigen a Gadafi en un Satanás terrenal y por ello hay que intervenir para proteger a la población civil de las manos del tirano. Si se interviene en Libia ¿por qué no se interviene en Sudán o Palestina? Esta es la coherencia la de los países occidentales. En Sudán vamos a dejar que se sigan matando mientras no perjudiquen los intereses de las empresas, también occidentales, con el petróleo y el oro que extraen del país sudanés ya que por lo visto, según en qué circunstancias, los derechos humanos no son para todos. La ONU mira para otro lado y para los medios de comunicación ese conflicto ni existe. De Palestina qué decir, una guerra producto de sucesivos errores graves de los países desarrollados, pero ahí no mete mano nadie, no sea que Estados Unidos se enfade. Derechos humanos, ¿quién es el que decide para quién debe haberlos?
Metiéndonos de lleno en España vemos como los grandes partidos políticos se pasan la coherencia y la ética por el arco del triunfo al no excluir a los imputados por corrupción de sus listas. Luego piden el voto y el pueblo, tan sabio él, vota al que mejor roba o, como diría el otro, “al menos malo”. La coherencia pasa por cada uno. Si el arma que tenemos, el voto, lo utilizamos para regalar el poder a partidos que encubren sus corruptelas, después no podremos éticamente criticar la corrupción, al estar colaborando con nuestro voto a que se dé esa situación.

Sergio Castellano Díaz

0 comentarios:

Publicar un comentario