3 de marzo de 2011

El valor relativo de las cosas...

            Los directores de los principales diarios que existen hoy día en el mundo, se reunieron el pasado 23 de febrero en Madrid para impartir una conferencia sobre wikileaks, nuevas tecnologías y el futuro del periodismo. Los invitados fueron los diarios New York Times, The Guardian, Le Monde, Der Spiegel y El País. Tras una larga disertación en la que se hizo bastante autopromoción por ser los autorizados poseedores para difundir los cables de Wikileaks, dejaron para el tramo final lo más interesante sin duda de la charla. Los temas referidos al futuro del periodismo.
            Todos llegaron a la misma conclusión: el papel tiene las horas contadas, el futuro pasa por la red de redes: Internet. Pero ojo, aquí existe un gran problema. Internet ofrece enormes posibilidades técnicas para la ejecución del periodismo, pero cuando abrimos el cajón a final de mes para recoger la recaudación, podemos encontrar este vacío. Las razones son evidentes: Internet solo puede nutrirse a través de la publicidad, y a día de hoy un periódico serio de calidad no se sustenta solamente de los ingresos publicitarios. Alan Rusbridger (The Guardian) mostró su idea de proseguir por la vía de la financiación publicitaria, pero sin estar tampoco muy seguro de si éste es el camino acertado. Para el resto de medios solo existe una solución posible y viable: la financiación directa. Quien quiera acceder a una información de calidad tendrá que pagar por ella. Es cierto que no se tiene a corto plazo una forma eficaz de poner en marcha este sistema, como también es cierto que es difícil acostumbrar a la gente a pagar por algo que se les ha estado ofreciendo gratis.
            En este punto me gustaría referirme a unas palabras de Georg Mascolo (Der Spiegel) que dijo que ellos publican una revista semanal que cobran a cuatro euros, pero que están dispuestos a subir el precio:   "Porqué debemos cobrar menos de lo que vale un caffé late machiatto en un Starbucks. Enviar a periodistas a los sitios es caro. Nuestra revista es muy barata. Para que haya excelencia en el periodismo, la gente debería pagar por ello".
            No puedo estar más de acuerdo con Mascolo. El periodismo, al igual que otra actividad, debe estar valorado, en su justa medida. ¿Cuál es la diferencia entre el trabajo de un reportero, un escritor, un actor o un cantante y el de un abogado, un cocinero o un albañil? Yo se lo voy a decir, que el trabajo de estos tres últimos no se puede digitalizar, es decir, no se puede subir a Internet para que todo el mundo disfrute de él gratuitamente. La vía de la financiación publicitaria lastra enormemente al redactor de noticias, que se ve sometido al rígido yugo de los patrocinadores. Ellos a cambio de dar de comer a su familia, le prohibirán contar las verdades que les sean incomodas. Si queremos una prensa libre, independiente y de calidad, debemos pagar por ella porque sino acabaremos viendo Sálvame TV, escuchando Radio Sálvame, navegando por Sálvame.com y leyendo Diario Sálvame. ¿Acaso un buen periódico no vale un café menos al día, o una copa menos el fin de semana? Si mañana se inventara la forma de sacar jamón de Jabugo por la impresora, tendrían que cerrar todas las empresas de jamón y acabaríamos comiendo… mortadela- de marca Sálvame seguramente-.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustan tus argumentos Juan, claros y directos, pero como tú yo debatíamos en la noche Espinosiega... ¿qué verdad nos contaría un periódico al que pagamos para que nos cuente "la verdad"?, la que queremos oír claro; porque sino leeríamos otro, y tendríamos que pagar también...
Nose, a mí siempre me ha gustado comparar, ver diferentes puntos de vista, (ya me conoces)y sacar de ahí una opinión más o menos clara.
Ahh, por cierto, y ya para terminar..., me resisto a pensar que haya que terminar con el papel... Todo en su justa medida amigo, como dijo aquél, "la virtud está en el término medio"
Un Saludo, y ánimo con el blog, tiene buena pinta...
Saúl

Publicar un comentario