8 de marzo de 2011

Ojala Esto Cambie...

Nuestros periódicos, los españoles digo, son considerados prensa de calidad en el resto del mundo. No son sensacionalistas ni son públicos. Tengo que decir que no estoy de acuerdo. Creo que si ponemos el umbral de la “calidad” tan bajo nunca conseguiremos un diario que resulte atractivo desde principio a fin a cualquier persona con dos dedos de frente, un periódico que no esté marcado por una idea diferente de objetividad, una publicación que no tenga publicidad que pueda condicionar sus noticias y que sea subvencionado directamente por el lector que muy gustosamente pague unos cinco euros por información veraz. Ya lo decía mi compañero Juan Peña el otro día en una opinión que encontrarás bajando el cursor un par de artículos, por qué tiene que costar más un café en Starbucks.

Si de algo no carece nuestro país, a parte de paro, es de pasividad. Así nos va. Si podemos entrar diez minutos después por qué estar antes para fichar, si este tiempo es para el desayuno por qué acabar la tarea que he dejado antes sin terminar. Nos quejamos de que nuestros gobiernos no hacen nada por solucionar la crisis pero nosotros esperamos que esto acabe tan fácil como ha venido. Con ello no apoyo el trabajo gratis, pero si el interés por nuestra vida política. Cuando sepamos quién cuece habas y le exijamos como hacerlo todos viviremos mejor. Los economistas lo llaman cultura mediterránea, pero digo yo, si queremos estar a nivel de empleo y en calidad y sueldos como en Europa, ¿no deberíamos cambiar nuestra mentalidad?

Pero ese no es el tema sobre el que quería reflexionar y haceros opinar con vuestros comentarios hoy. Vuelvo pues. Los periódicos españoles son considerados informativos de calidad en otros países de nuestro entorno. Creo que muchos de nosotros discreparemos: no ser sensacionalista no significa ser de calidad. Creo que cada periódico español está escrito buscando su público. Como decía Machado “una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Esa parece la segmentación de mercado que busca un periódico cuando sale a la venta: o una España o la otra. Y ahí está el mayor problema, se busca línea ideológica en vez de información. También hay que decir que a mi juicio personal es mucho mejor cualquier periódico que cualquier informativo de la televisión. Pero, ¿que más da si el 89% de los españoles reconocen informarse por un telediario que no llega a media hora y que, esperemos, no tenga sus altas cuotas de pantalla solo en el avance?

En definitiva, información es igual a poder, y mientras tengan información solo los cuatro que leen el periódico, entre los cuáles cuentan los tres que escriben en él, pocas cosas mejoraremos. Ojalá esto cambie.

0 comentarios:

Publicar un comentario