25 de marzo de 2011

Razón Moral

Deja a tus hijos un mundo mejor del que tu te encontraste. Todos hemos oído esa frase. Muchos estaremos de acuerdo en que esta es una máxima a la que debemos aspirar todos los seres humanos. Pero primero es preciso preguntarse qué mundo nos encontramos nosotros. Yo por lo menos puedo decir que nací tras las primeras moratorias nucleares, en las que ya se cortó la creación de centrales a diestro y siniestro, que los contaminantes tóxicos ya no se lanzaban frente a las costas de Galicia porque hubo alguno que le echó cojones al asunto y se puso entre los barriles y el fondo del océano, y que el agujero de la capa de ozono se cierra tras años durante los cuáles la laca y la ignorancia dejaron a medio mundo- como siempre el medio más pobre- a escasos pasos del cáncer de piel. Nuestro mundo ha cambiado mucho en los últimos doscientos años: decían los Romanos que una ardilla podía ir desde norte a sur de la península Ibérica de árbol en árbol; ahora, los pinos y bosques ibéricos se han transformado en chalets y hoteles que incumplen leyes racionales y que por motivos económicos es difícil quitarlos. Más difícil que entender el mecanismo de una Bati-Cao. Don dinero (y don turismo) manda. Hoy me ha dicho una amiga, “qué fácil es para la prensa criticar, y no dar soluciones”. Qué razón tiene. Pero también es verdad que la mayoría de veces que intentamos dar soluciones no se nos hace caso, pues siempre hay otras presiones que son más importantes que nuestra más humilde opinión, equivocada o correcta. No es excusa, estoy de acuerdo; y por eso tras la parrafada que soltaré a partir del siguiente punto intentaré colaborar para no formar parte de esa ‘prensa’ a la que se refería esta chica.
El otro día estuve viendo un debate sobre la energía nuclear. He de decir que siempre he estado más a favor que en contra este tipo de fuente de energía. El lunes 15 de marzo cambié de opinión. No por lo que está pasando en Japón; a parte de ser improbable en España, creo que no nos podemos situarnos en un lado o en otro tras una catástrofe como la del país nipón. Así que intentaré dar mi opinión basándome en distintos pros y contras, que como todo, lo tiene.
Empecemos por los pros. Es la norma que nos han repetido tantas veces. Ahí van, resumidos: la energía nuclear significa la casi autosuficiencia energética del país y en España produce un 20,21% de la energía eléctrica. Es una energía mucho más limpia que las usadas tradicionalmente; me refiero, claro está, a los combustibles fósiles. Y sin esta energía algunos expertos dicen que España tendría que nutrirse de los ya citados antes contaminantes fósiles. Contaminantes fósiles que no tenemos.
Los antinucleares dicen que otros expertos aseguran que se puede conseguir otras energías y aunque no la casi autosuficiencia energética un gran porcentaje. También dicen que los expertos que se pronuncian a favor de la energía nuclear están involucrados en intereses económicos relacionados con esta fuente. Y sobre todo, los antinucleares, defienden las energías renovables completamente.
Pues mirad amigos, para mí ni una cosa ni la otra. Creo que la razón que me ha hecho declinarme ligeramente hacia estar en contra de la energía nuclear a largo plazo fue la pregunta que hizo Fernando Berlín a los televidentes de un programa el lunes 15 de marzo: ¿Qué derecho tenemos nosotros a generar unos residuos esperando que las generaciones futuras obtengan la tecnología necesaria para eliminarlos? Responderé para que quede claro: ninguno. No hay derecho moral: no es ideología, no es economía, es moral. Pero claro está no podemos acabar con ellos de la noche a la mañana. Tenemos antes que fomentar para que ese 20% de la energía eléctrica sea producido por otro tipo de centrales que no sean nucleares, y hasta entonces valernos por las que científicos dicen que son seguras. Ahora es el momento en el que doy mi pequeña
solución: la biomasa. Sí, no he inventado nada nuevo, ya lo sé, pero quiero que sepáis de pueblos como Tabuyo, en el que gracias a esta energía matan dos pájaros de un tiro: se autoabastecen y no tienen dependencia energética y limpian el monte que los rodea reduciendo la posibilidad de incendios. Además hay exceso de cultivos en muchos países como EEUU. En ese país hay tantos excedentes de transgénicos que se exportan a África anualmente con la excusa de cooperar contra el hambre, cuando en realidad lo que dan es pan para hoy y hambre para mañana, valga la redundancia. Esos excedentes podrían verse usados como energía primaria. Otra parte del problema se solucionaría con el uso de placas solares en edificios públicos. En mi instituto se gastaban 6000 euros trimestrales en gasoil para calefacción cuando por un precio similar se puede poner placas eólicas y calentar balsas de agua bajo cada planta del edificio que hagan que la temperatura aumente. La mezcla de diferentes energías puede dar a España, un país con recursos, la autosuficiencia energética. Pero para ello hay que subvencionarlo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen artículo.Buenas soluciones.Pero dónde están las empresas que van a poner el dinero, o vamos a seguir como siempre acudiendo a las tan socorridas subvenciones del fondo europeo.Porque aunque no lo creas España es el país de las subvenciones , siempre que se quiere crear una empresa se pide una subvención y durante unos años ( cinco) todo va de maravillas , cuando la subvención se acaba todas dan en quiebra( te daría nombres , pero entonces no seria anónimo). Es una pena que con las buenas ideas que se forman en este país sigamos siendo el país de las subvenciones.

Anónimo dijo...

desgraciadamente conozco algun ejemplo. pero si el dinero no lo mueve la persona individual que lo tiene tendrá que ser el estado el que lo ponga sobre la mesa PARA RENTABILIZARLO. Lo que no podemos es mover nuestra política energética en función de lo que los lobbies quieren. Así nunca acabaremos con la energía nuclear, que es la que más dinero da,... al que lo ha invertido claro, no al que lo sufre
Alejandro Andrés Pedrero

Anónimo dijo...

Contradictorio. Actualmente no podemos vivr del aire (ni física ni energéticamente). No es un tema de moral, es un tema de supervivencia. No podemos pedir que no se abran agujeros en la capa de ozono y luego rechazamos alternativas limpias como la energía nuclear. El debate que se ha abierto es pura demagogia política. Está claro que esos recursos son un peligro, pero hay tantas cosas que lo son... Somos esclavos de cientos de años de revoluciones industriales. De nuestro sistema productivo. No se pueden mantener todas estas industrias, toda esta tecnología quemando "mierda". Aunque está claro que sí es posible, si queremos volver a la Edad Media, al siglo XVII con Felipe II.
El problema de la energía va mucho más allá de desastres naturales puntuales, de problemas de los almacenes de residuos nucleares. Es un problema que está atacando a lo más hondo del alma de nuestra sociedad y es que el petróleo se está acabando. El sistema productivo, económico e incluso el Estado social Democrático y de Derecho se cae. Somos también esclavos de nuestra confianza, pensamos que se acabará solucionando, pero no ponemos fechas a esta solución. Nos estamos cargando el planeta, la sociedad. ¿Quemar mierda? No, cambiar la puta mentalidad antes sde que sea tarde.

Anónimo dijo...

Vale, anónimo 2, argumentamos que no se puede vivir sin energía nuclear si queremos cierto desarrollo.
Eso mismo decía el gobierno de Alemania y los lobbies interesados en esta fuente antes del desastre de Japón. Pero Merkel cerró las 7 centrales más antiguas y ¿qué ha pasado? ¿apagones? ninguno; la marcha del país ha continuado.¿No eran entonces imprescindibles estas centrales? Si había otras alternativas ¿no se puede intentar lo mismo con el resto de centrales? El problema es que daban mucho dinero, porque como sabrás cuanto más viejas mayor es el beneficio.
Y tienes toda la razón en que todo esta lleno de riesgos, pero no es comparable el riesgo de una central nuclear con el de un molinillo, que puede caerse y matar a alguien. Si no, que lo digan en 10 años a los afectados por la fuga de Fukushima.
Otro dato, el pasado mes la energía eólica fue la fuente primaria más importante de España. No se puede vivir del aire. Galicia, Asturias, Cantabria, Euskadi, Cádiz... tanta costa con tanto viento y tan poco utilizado. Tal vez con el aire nos harían falta 3 centrales menos, o 4 o ¿quién sabe? Pero de momento, por si acaso, no se aprovecha.
Y te recuerdo que muchos físicos expertístimos dicen sí a las nucleares, que no se puede vivir sin ellas, que son imprescindibles. Pero también hay otros físicos tan expertos como los primeros que contradicen con datos su posición. Solo que unos salen en unos medios y otros no.

Anónimo dijo...

Pero de verdad gracias por tu comentario, y sigue comentando nuestros artículos. Quizás puedas ayudarnos a mejorar.
Alejandro Andrés Pedrero

Anónimo dijo...

Claro que en Alemania no ha habido ningún apagón, obviamente no lo hay ni lo habrá porque Alemania es el primer país europeo que ha logrado salir de la recesión económica antes que nadie. Por algo será. Está claro que podrían cerrar todas sus centrales nucleares y seguiría sin haber apagones, pero ¿a qué precio? Alemania importa el 60% del gas natural a Rusia. ¿Queremos cierre de centrales nucleares? ¿Al precio de inestabilidad política y posibilidades de una Tercera Guerra Mundial?
No lo veo claro. Fukishima casi salta por los aire porque el jefe encargado de su dirección se regodeaba de "ser un excelente recortador de gastos" y ponía a mendigos a cargo de las tareas más peligrosas. Entonces, ¿Por un energúmeno se puede poner en entredicho la alternativa energética más factible hoy en día? El problema de estas energías renovables es su almacenamiento y transporte, algo que no ocurre con la nuclear. Problema complejo.

Alejandro Andrés Pedrero dijo...

El gas natural en alemania ocupaba un porcentaje del 23 % en 2007. Las renovables un 7%. Está claro que una de las ventajas de la energía nuclear es la autosuficiencia del país. Pero eso también se consigue con las renovables, y los porcentajes demuestran que todavía pueden tener más desarrollo.
De todas formas ¿crees que hay posibilidades de una guerra entre Rusia y Alemania? Las relaciones entre Alemania y Rusia son estables. Temer por un conflicto mundial entre ellos es como temer que Francia invada Alemania. El pasado está ahí, de acuerdo, pero tras la segunda guerra mundial los enemigos europeos desaparecen, aunque siga habiendo cierto recelo.
Las renovables son energías muy caras y además con esos problemas que tu has dicho. Pero si algún lugar en España tuviera escasez de recursos... Si no hay viento hay sol y sino agua y sino biomasa y sino todas juntas: el ejemplo es Castilla y León. Regionalmente por ahí tiene que venir un plan económico para levantar a esta comunidad.

Anónimo dijo...

Si hombre,claro que son estables, mientras haya recursos.
Lo mismo se puede decir entre Ucrania y Bielorrusia de Estados Unidos, eso si, mientras que sigan haciendo de cerrojo a Rusia...
Esas relaciones estables...Son muy relativas la verdad...
Pero es que esas energías renovables no son rentables económicamente. Difíciles de almacenar, difícil de transportar fuertes impacttos medioambientales...

Publicar un comentario