27 de mayo de 2011

La Marea Azul

Desde el 15 de mayo estábamos viviendo un sueño, por primera vez se hacía algo en este país para luchar contra una falsa democracia que ya no representa a nadie, excepto a mercados y banqueros. Nos llamaban perroflautas y ni-nis. Respondíamos que ni-nis sí, ni PP ni PSOE. Sin embargo, el día 22 la marea azul se cruzó con nosotros. En un visto y no visto, España, que había amanecido roja, se acostó azul, decía la  derecha. Al igual que en el mayo del 68, la mayoría silenciosa había vuelto a hablar y había callado a la minoría ruidosa. En casi el 80% de las capitales de provincia el Partido Popular ganó las elecciones. 
¿Pero ocurrió realmente? ¿La marea azul era de veras el grito unánime del sentimiento que se vivía España? El Partido Popular fue el más votado sin discusión, pero solo le votó aproximadamente un 24% de la población llamada a las urnas, es decir, únicamente 1 de cada 4 españoles ejerció su derecho a voto en nombre del PP. Y son los que van a gobernar. En cambio, un 33’77% no votaron, un 2’54% lo hicieron en blanco, y el 1’7% fueron nulos. ¿Quién ha ganado realmente? El PP no, desde luego, pero la gente aún menos cuando van a mandar los que una parte minoritaria de la población ha elegido. Este resultado no hace sino volver a corroborar lo que se dice en las plazas de toda España. Que es un sistema donde cada vez menos se sienten de veras representados e identificados, que la gente se muestra día a día más apática con esta democracia de unos pocos, de listas cerradas y bipartidismo de corruptos escudado en una ley electoral que da más al que más tiene.
El resultado de esta “demofalacia”, lo sabemos bien, pues ya se han encargado de dejarnos claro que somos la “generación perdida”. Perdida por políticas y decisiones que nosotros no hemos tomado, por un sistema que no hemos elegido. Tristemente estudiamos carreras sabiendo que a duras penas vamos a poder trabajar en algo relacionado con ellas. Ha dicho la OCDE que hasta el 2026 no se volverá a la tasa de paro previa a la crisis. Medio siglo después España volverá a ser un país de emigrantes. Bueno, dicen que la economía subirá con el Partido Popular, cierto, pero no gracias a ellos, sino simplemente porque el capitalismo es cíclico y ya toca; y peor sería difícil. Pero eso no quiere decir que vayan a subir las condiciones de vida, porque es muy posible que no vayas a encontrar un trabajo digno hasta que tengas 40 años, que te echen y no veas un duro, que tengas que hacer el “copago” de una sanidad que ya pagas, que tengas que hipotecar tu vida hasta los 70 por un piso de mierda, y que se pasen las legislaturas echándose las culpas los unos a los otros y encima nos pidan que les sigamos votando. Y todavía hay gente que piensa que hay diferencia entre el Partido Popular y el PSOE, y que Mariano Rajoy y su marea azul nos lo va a arreglar todo y nos va a sacar a todos del hoyo en el que hace tiempo nos sumieron entre todos. Pasar del PSOE al PP… sí, esa será la verdadera #spanishrevolution como no sigamos luchando reclamando la democr
acia que nunca debieron quitarnos.

2 comentarios:

Alejandro Andrés Pedrero dijo...

bravo burón.
has expresado en un párrafo la indignación de tantos.
Y muy buena la última frase "del sabor"

Javier Burón dijo...

Jajaja, si, ahí se nota la influencia Tanarro.

Publicar un comentario