30 de mayo de 2011

Nos La Han Colado Doblada

Mayo se está acabando. Sí, ese mes tan florido, el mes de las comuniones y de los niños abarrotando los parques. Mientras tanto miles de jóvenes luchan por su futuro en cada cuarto, en cada habitación, en cada zona de estudio. Luchan contra las ganas de mandar todo al carajo y pasear por las calles que a gritos los invitan a pisarlas.
Y es que es el mes de estudio, del último sprint de los chicos de 2º bachillerato y con el nuevo sistema que todos conocemos como Bolonia, también el mes de los universitarios. Todo un curso, muchas horas lectivas y muchas tardes sin hacer nada para que al final todos tengamos que recurrir a noches largas de café y transistor. 
Los planes de estudio han cambiado mucho desde que se reconoció este sector como uno de peso en el porvenir del país. Entre ese futuro individual y colectivo que todos compartimos se encuentra la gran prueba de fuego del aguante en las últimas noches: la Selectividad. Y es que la prueba acojona solo cuando la ves encima. Todos lo dicen y no es para menos, quien aprueba segundo no tiene problema con la PAU, exceptuando a unos cuantos desafortunados que se chocan con unos días malos que les hacen perder un año. Pero ¿para qué tanto nervio y tanto disgusto si al final el que quiere llegar a algo lo consigue?
Nuestro futuro depende de los actuales universitarios y el rendimiento que consigamos sacar de ellos, pero no se puede olvidar el trabajo que hacen todos los que no son universitarios que a lo mejor no nos aseguran un futuro mejor pero nos dan un presente que permite que otros estudien. Si todos son arquitectos ¿quién construirá las casas? Hacia ese mundo nos dirigimos hoy en día gracias al plan Bolonia que nos han impuesto desde fuera y que nuestros gobiernos –primero el del PP y después el del PSOE- aceptaron callándose como putas. No hay que negar lo bueno del plan pues en teoría no se asegura que una persona haga un examen bien en su vida y se libre de seis créditos mientras una persona que tenga un mal día tenga otra vez que cursarlos. Esto es en teoría, pero la práctica vivida me dice que no es así.
Nos han vendido un plan que consuma las expectativas puestas en que todos tengamos nuestro grado pegado en la pared, como si aquel que no lo tenga fuese un maleante o un indecente. Ese papel será igual entre personas que hayan aprendido algo en sus estudios y de verdad puedan trabajar como profesionales y entre personas que estudian una carrera “porque a los 18 no te vas a poner a trabajar”. Así contaminamos carreras y las hacemos tan fáciles que cualquiera pueda superarlas. Y no es que no esté a favor de ayudar al que más dificultades tiene, pero una cosa es eso y otra distinta es regalarla. La dificultad de ciertas titulaciones deja que desear, sobre todo el aquellas con un peso importante que todavía no se reconoce: Magisterio, Educación Social, Periodismo…y otras tantas que sirven para alcanzar un título en tu vida. Si llenamos el mundo de profesores y periodistas incompetentes vamos a llegar muy lejos. Y lo mismo dicen de otras carreras como Mecánica, que lleva rebajando el nivel desde antes de la implantación de Bolonia. No es un ataque a los estudiantes de estas carreras si no a los coordinadores de estos grados que parece que buscan un 99% de aprobados. Se prefiere la cantidad y no la calidad. 
Mientras tanto en Europa se preparan bien. La mentalidad germana favorece de tal manera los títulos no universitarios que se piensa que en unos años tendrán que importar estudiantes para sus Universidades. Adivinad quiénes. Mientras aquí tendremos cientos de miles de orlas con borregos con sombrero, allí solo ejercerán los mejores.
Nos la han colado doblada

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí señor, aunque ahora agradezcamos que nos aprueben habiéndonos rascado las bolas todo el año, nos joderá cuando cada año salgamos 3000 licenciados más a las listas del paro.

elcriticoabulico dijo...

Hombre, piensa que la universidad es algo que genera mucho dinero, sobre todo ahora con la explosión de las privadas, que ahí generalmente si te suelen poner fácil sacarte un título. Como decía un amigo mío, con pasar el sobre con dinero basta.
De todas maneras, hay muchas ciudades que encuentran su mayor fuente de ingresos en la universidad y su entorno, véase Salamanca. Sin duda interesa que haya afluencia y facilidades de acceso al estudio superior.
Y si te preocupa esto ahora, verás cuando termines y a lo peor tengas que meterte en otra licenciatura más para evitar ser un nini, jeje.
Suerte en los exámenes, futuro borrego con sombrero.

Anónimo dijo...

A mí, como alumno de segundo de bachillerato, me parece una pena que personas que estudian en un instituto público y que durante todo el año se han estado partiendo el espinazo para sacar un mero cinco, no puedan optar a carreras que de verdad les gustan , mientras que en otros colegios concertados les regalen dieces o nueves por pasarles los billetes por la cara... A algunos amigos mios, en el segundo trimestre les han quedao seis, y tan felices y contentos vienen a decirme que iran igualmente a hacer la selectividad en Junio y yo aqui... enfin, los que estan ahi arriba, cuando llega la selectividad y los estudiantes de algunos centros no pasan del tres, deberían darse cuenta de que hay algo que no funciona (y no es pues que los correctores corrijan a la baja). Un saludo.

Anónimo dijo...

Bueno, yo como ex alumno de colegio concertado, tengo que decir que no te lo regalaban, es más, teníamos la media como los institutos, y una media de selectividad mucho más alta, lo que quiere decir que no te la regalan, por lo menos no el mío, no voy a generalizar. Lo que sí es verdad es que en el concertado/privado están más encima y se preocupan más por la educación y el individuo, lo cual es injusto, por tanto, pues significa que solo pueden acceder a ese nivel de educación quienes puedan permitirse pagar el privado. Ahí veo yo el fallo.

Alejandro Andrés Pedrero dijo...

No creo que tenga que ver todo con privado o público pues en algunos institutos públicos te facilitan el aprobado como en los privados que tu dices. Que son mayoría los privados, yo también lo pienso, pero hay otros privados que son tan duros o más como dices anónimo del 1 de junio.
También estudié en instituto y no están tan encima tuyo pero a veces simplemente por conocerte hay lugares que te aprueban. Y conozco casos.
Creo que la reforma debería ser en la educación y que en segundo de bachillerato se estudie el temario del BOE o BOCYL para segundo de bachillerato como me tocó a mí y no solo el temario de selectividad durante un curso entero como les tocó a amigos míos a los que no les regalaron nada en colegios privados/concertados.
También te digo que el año que viene sabrás más que muchos de los que quejas, no de temarios o estudios, sino de la vida.
Y eso siempre es bueno.

Juan Carlos Castro Simón dijo...

¡QUÉ COMENTARIO MÁS TIERNO! PERO EL AMOR SOLO SIRVE PARA COCINAR EL ADOBE PREMIERE (COSAS DE UNOS APUNTES). ¿PARA QUÉ PREPARARTE SELECTIVIDAD CUANDO UNO DE UNA COMUNIDAD DISTINTA (VÉASE CANARIAS O ANDALUCÍA) TE QUITARÁ UNA PLAZA HACIENDO UN EXAMEN APTO PARA NIÑOS DE PREESCOLAR?
POR OTRA PARTE, EL ENGORDAMIENTO DE NOTAS LO HAY EN TODOS LOS SITIOS, PÚBLICOS Y PRIVADOS, NO OBSTANTE LO QUE SE PAGA ES DE MEJOR CALIDAD. NO SERÍA EL PRIMER INSTITUTO DE ESTE ÁREA ESPEDIENTADO POR RESULTADOS CONTRADICTORIOS EN LA PAU.

Anónimo dijo...

Eso está claro, centralización de la educación ya. Misma selectividad a todos.

Anónimo dijo...

lo que tenian que hacer es simplemente suprimir ese 60% de selectividad que se coje de las notas de bachillerato

Publicar un comentario