5 de junio de 2011

Franquistas y la careta de la democracia

La reciente polémica con la “biografía” de Franco del Diccionario de la Real Academia de la Historia –aunque ya son muchos los que no lo nombran así- ha provocado un rebrote, como siempre ocurre con los temas que atañen al dictador, de la derecha acomplejada española. Hablamos de nuestra sociedad como una avanzada que ha superado los errores del pasado gracias a una Transición que cerró heridas y fue ejemplar internacionalmente. Todos sabemos que no es así; la derecha también. Por eso les cuesta tanto condenar el régimen totalitario de nuestro Hitler particular. Siempre con evasivas: “no era totalitario sino autoritario”, “si no te metías en política te dejaba en paz”, “los Republicanos también mataron” y eufemismos baratos del mismo estilo. Es contradictorio el cabreo que se cogen cada vez que uno les llama franquistas y lo mucho que les cuesta condenar los imperdonables crímenes que se cometieron en su nombre.

Casos como el de Baltasar Garzón, tratando de investigar los crímenes de la represión franquista o la Ley de Memoria Histórica, un intento de cerrar heridas definitivamente, retratan francamente bien a la derecha de este país, y perdón por el juego de palabras. La rápida intervención, en forma de querella, por parte de organizaciones ultraderechistas, como Falange Española de las JONS, en el primer caso, y la férrea oposición de toda la derecha argumentando que la Ley “reabre heridas cerradas”, en el segundo, frustraron los intentos de regenerar la Democracia española hacia el camino del progreso.

La biografía, aunque algunos llaman hagiografía, de Franco en el DRAH tiene perlas como: “Pronto se hizo famoso por el frío valor que sobre el campo desplegaba”, “Acciones en Xauen y Melilla incrementaron su fama de jefe riguroso y eficaz”, “Montó un régimen autoritario, pero no totalitario”, “Cuando en agosto de 1965, el presidente Johnson invitó a Franco a participar en la Guerra de Vietnam, éste demostró su capacidad militar recomendándole salir de una guerra que no podía ganar” y muchas más que demuestran la falta de objetividad por parte del historiador Luis Suárez, quien por cierto es Presidente de la Hermandad del Valle de los Caídos y ha ocupado cargos en la dictadura. El problema de todo esto es que el tipo está a escasos años de alcanzar el siglo de edad y su visión de la realidad no es la misma que la que se presupone que debería tener un Diccionario redactado desde la perspectiva de los tiempos actuales. Una obra que nos representa, puesto que ha sido subvencionada con dinero público, 6,4 millones de euros aprobados por el Ex Presidente José María Aznar, debería de haber cumplido con los criterios de objetividad, sobriedad, precisión y buen gusto, entre otros, que exigía el contrato firmado por todos los historiadores del Diccionario.

El Director y responsable, Gonzalo Anes, defiende la obra y sale en defensa de Suárez a pesar de no haberse leído la biografía de Franco, como el mismo declara en una entrevista para El País. Él también se saltó a la torera el contrato puesto que su tarea consistía en homogeneizar las informaciones “de acuerdo con los criterios generales adoptados para la obra.” Lo peor de todo esto no es sólo que no asuma la culpa, sino que pone la piedra en el tejado de la izquierda mediática con la acusación al diario Público de levantar este escándalo, sin asumir que el citado diario sólo ha hecho una labor de revisión de la obra.

Ahora les toca a los hongos, quiero decir, a los exaltados de la derecha franquista, brotar de nuevo y cubrir de descomposición todo este asunto para tapar de nuevo esta herida tan fea.

6 comentarios:

J.B. dijo...

http://www.elplural.com/politica/el-historiador-de-la-biografia-de-franco-yo-siento-un-profundo-desprecio-hacia-la-democracia/
Dios! Esto lo explica todo...

Anónimo dijo...

Me ahorro los comentarios... no puedo con el medievalismo de esta gente. Todavía habla del Imperio Español, del catolicismo como la única verdad y ese tipo de cosas que hacen al hombre un cordero de Dios y no del progreso de la humanidad. La civilización avanza y algunos se quedan regazados... Oh Dios mío! Ha llegado el apocalipsis, limpiaos de impurezas malditos socialistas o la Inquisición 2.0 os lo hará pagar muy caro!
La Religión ha muerto señores, viva el empirismo, viva el progreso.

Anónimo dijo...

Comparar a ranco con Hitler es por lo menos una manipulación importante.
El problema que teneis la gente de izquierdas es que la historia os la tienen que escribir a la carta sino no os gusta.
El zapaterismo ha reabiertoheridas que estaban cerradas, Mr X, tamién conocido como Felipe Gonzalez supo no remover la mierda porque a diferencia de Zapatero sabía que mierda habia en ambos bandos.
A lo mejor desconoce vuecencia que el primer golpe de Estado a esa república tan poco democrática lo dio la izquierda, la misma que lucho para que esta llegara, pro que cnsideraba a la República un simple paso para instaurar una dicatadura, esta si totalitaria y no autoritaria. A laRepública sela atacó desde la izquierda y la derecha pero hoy en día los amantes de esa década negra empuñan en una mano la tricolor y en la otra la hoz y el martillo.

Dicho lo cual, Franco fue un dictador en efecto lo fue, pero autoritario, no totalitario, las diferencis son escasas pero existen y un historiador tiene quemostrarlas para que la gente las conozca.

Por cierto Luis Suarez ha recibido muchas críticas debido a s edad, no h oido tantas por parte de la izquierda sobre el Presidente de RTVE.

Lo dicho señores.
Un abrazo!

Vicen dijo...

http://periodismohumano.com/sociedad/memoria/el-holocausto-espanol.html
Por cierto, pareces un colegial cuando comparas a Luis Suárez con otros que no vienen al caso. Tampoco me gusta el director de RTVE, por hablar de todo un poco. Es un carcamal sin experiencia televisiva chupando del bote como tantos otros, lo que no impide que Luis Suárez sea un esperpento de otra época.
Ah, y tampoco he dicho que la República fuera la leche, lo que sí tengo claro es que tuvo más virtudes que el franquismo. Educación, igualdad de la mujer, modernización, en fin, que te voy a contar que no sepas ya.
En cuanto al zapaterismo, quien es únicamente una marioneta del mercado, así que no se si será tanto zapaterismo como europeísmo, creo que es de las pocas cosas saludables que ha intentado llevar a cabo. Las heridas NO están cerradas. En Alemania se cerraron, aquí se silenciaron. Y eso deberías de tenerlo claro, seas de la ideología que seas. El franquismo existe, y algunos os empeñais en demostrarlo cada día.

Vicen dijo...

cuando hablo de "cosas saludables que ha intentado llevar a cabo" me refería a la Ley de Memoria Histórica, que se me ha escapado

Anónimo dijo...

Solo decir, un periodista tiene que ser apolitico y asi poder dar una informacion objetiva y sin manipulacion, pero chaval, se te ve el plumero demasiado, por lo cual vete a que te fiche un periodiquillo de izquierdas periodistilla mediocre

Publicar un comentario