23 de junio de 2011

Información Estival

Llega el verano. Todo el mundo está feliz. Se han acabado los exámenes  de la universidad, los preuniversitarios ya han celebrado los resultados de la PAU, los trabajadores tienen sus vacaciones.
Además, han anunciado que este verano va a ser uno de los más calurosos de las últimas décadas después de que se haya confirmado que la primavera que hemos dejado atrás ya ha batido records. ¡Qué bien!

Por fin podremos ir a la playa a tomar el sol, darnos un refrescante baño en las saladas aguas de nuestras costas. Tirarnos en la piscina. O hacer ese viaje que llevábamos tanto tiempo planeando.

Poco a poco nos vamos despidiendo del estrés que hemos acumulado a los largo del año. Calor. Buen tiempo. Es todo perfecto. El verano está para disfrutar, para olvidar todos nuestros problemas. Nos dejamos invadir por la tranquilidad, nuestra nueva misión es desconectar de todo lo que nos haga pensar que en el mundo algo puede ir mal.

Los medios informativos en verano ayudan a que lo consigamos. Las redacciones en esta estación del año, se llenan de becarios. Las noticias  desaparecen con la llegada del solsticio de verano. Hace calor. Muchísimo calor. En Sevilla alcanzan temperaturas por encima de los 45ºC. El agua del mar aumenta de temperatura y llegan las medusas. En agosto las picaduras de estos invertebrados son el centro de atención de los medios. Y otra vez el calor.

¿Y qué más da que durante unos meses no tengamos información de lo que ocurre en el mundo? ¿Acaso va a estallar una nueva guerra? ¿O se va descubrir una nueva trama de corrupción dentro de la política? ¿Se va a beneficiar alguien de nuestra desinformación estival?

Pensándolo bien a mí ¿qué más me da lo que pase en el mundo mientras pueda tomarme una caña fresquita en mi chiringuito preferido?
Clara Isabel Bozal

0 comentarios:

Publicar un comentario