21 de junio de 2011

La Nueva Alianza

Lejos de quedar atrás viejos pactos entre estados que tenían como fin un control privilegiado del mundo, la historia vuelve a repetirse, o quizá nunca dejamos atrás el ansia de poder que nos llevó a molernos a palos hace ya más de medio siglo, es por eso que Europa ha coronado definitivamente a sus dos monarcas soberanos. El curso de la historia ha cambiado y si en su momento fue el Todopoderoso el que puso la espada en la mano de los gloriosos monarcas, hoy es el Todopoderoso caballero don Dinero el que otorga los requisitos necesarios para esta nueva coronación. Merkel, Sarkozy; Sarkozy, Merkel. Hoy Europa y el mundo entero rinde pleitesía a los nuevos salvadores del viejo continente. Y es que cuando todo un sistema democrático europeo forjado tras decenas de años de progreso sigue siendo tan gregario y débil hay que preguntarse ¿qué se ha hecho mal? ¿Es normal que cada vez que hable la señora Merkel suba el pan y cada vez que lo haga el señorito Sarkozy baje la bolsa y viceversa?
Y no es hablar por hablar, las experiencias recientes ayudan a entender lo propuesto: que hay una resolución de la OTAN para bombardear un país, todos pendientes de Francia, quien no dudó ni un segundo en liderar la comitiva y Alemania, que por unos instantes hizo tambalear el operativo. Que hay que rescatar a Grecia, bien, pero la señora Merkel estará recordando a los griegos a cada instante el tremendo favor que les hicieron. Que hay una crisis bacteriológica en país, pues se culpa a otro, cerramos fronteras, compramos en mercados más baratos pero más dudosos y pista. Que hay que rescatar nuevamente a Grecia, como hoy en día se está planteando, pues mantenemos las bolsas en riesgo dos semanas hasta que a estos dos monarcas les de la gana de salir públicamente, darse la mano y decir que todo está solucionado. 
Pero bueno, que le vamos a hacer, el hombre no ha dejado nunca de ser un animal gregario que depende física y espiritualmente de algo superior a él, pero cuando este ser tiene rostro y arrugas y deja de ser omnipotente y divino, la cosa cambia y entonces comienza a rodar sangre.

0 comentarios:

Publicar un comentario