13 de junio de 2011

Los Vampiros

Cuando el que sólo paga eres tú, los demás son vampiros. No como Robert Pattinson, el de “Crepúsculo”, sino como los de “30 Días de Oscuridad”. Seres maléficos que se alimentan de tu sudor mientras agonizas lentamente. Cuando el que solo trabaja eres tú, los demás son sanguijuelas, que son como los vampiros pero en gusanos. Bultos negros que se pegan a tu piel y te dejan sin vida.
¡Hace tanto que se oye esto! Y lo peor de todo es que ahora con la crisis, se oye aún más. El ser humano es el ser humano y como tal es egoísta e individualista al máximo. Solo así se puede justificar que el capitalismo, un sistema que se mantiene a base de parches y remiendos, siga decidiendo el lado hacia el que gira el mundo.
Desde que “Luchi”, el eslabón perdido entre Lucy y el chimpacé, evolucionó y bautizó a su hija con el nombre de una canción de los Beatles (“Lucy in the Sky with Diamonds”), el egoísmo va en aumento en esta especie y cuando la supervivencia está asegurada y el bienestar es factible, esta misma característica es la que evita que nuestros sueños sean posibles.
Dice el Banco de España que en 2050, España será de los países más envejecidos del mundo, un 56% de población dependiente, el doble que en 2005, la Proyección de la Población para 2050 de la ONU avala estos datos. Ante tal número y un régimen demográfico que en las pirámides de población más que un rombo sería una pirámide invertida, ¿qué podemos hacer?
Hay quien opina que habría que suspender la Seguridad Social; otros dicen que Seguridad Social sí, pero con copago; y unos últimos se refugian en la frase: “ya se verá”.
De todas estas opciones la primera la descartamos porque supondría una privatización total de la vida, un aumento de las diferencias sociales y unos seguros que te chupen más sangre que los vampiros y las sanguijuelas juntas.
La siguiente medida, habría que reformularla en primera instancia, ya que un copago no es eso, y en este caso se hablaría de sobre-pago, además no serviría de mucho y la situación acabaría desarrollándose de igual forma que con la privatización.
Por último, no quiero decir nada de la última porque eso sería caer en el insulto y el desprecio. Ante temas tan importantes no podemos retrasar una decisión.
Las circunstancias actuales, incomprensiblemente han hecho que recobren fuerza las ideas neoliberales y de extrema derecha. Algo irónico si tenemos en cuenta que esas son las medidas que nos metieron en la crisis. Si Luchi se levantara de su tumba o donde quiera que yazcan sus huesos, sin la capacidad que tenemos sus hijos, se avergonzaría tanto de nosotros que sólo podría representar ese gesto, tan típico de los monos cuando se tapan los ojos.
La Seguridad Social no consiste en que tú pagues a los demás, sino en un fondo común a toda la población para que cuando  tus ingresos sean cero no tengas que irte de tu casa. Para que cuando vayas al médico aunque no tengas un hacha incrustado en la pierna te atiendan, sin tener que pagar y vivir el resto del mes con el cinturón cortándote la circulación a la altura del estómago. Es decir, los que tú ahora mantienes, 5 millones, te mantendrán a ti en el futuro y en el presente, nada más se les dé la oportunidad de trabajar.
Soy aún parte de esa población que no ha cotizado en su vida y a la que muchos pueden replicar que no sé que es sudar ni llegar apurado a fin de mes. Podéis echármelo a la cara, pero mi respuesta seguirá siendo la misma. Ahora dependo de los esfuerzos de los demás, mañana dependeréis el mío.
Actualmente la Seguridad Social, con un 20% de parados y un 25% de población dependiente, lo que suma un 45% de la población, se mantiene por el esfuerzo de un poco más de la mitad de la población. La situación es alarmante, un paro menor, que hasta 2020 no dejará de ser un lastre (en 2016 se cree que tendremos un 16%) solucionaría muchos de los problemas, pero para entonces si nuestras ideas siguen tal y como ahora se están desarrollando en 2020 no habrá ningún tipo de ayuda social, de no ser unos bonos por comida a modelo estadounidense. Aunque tampoco eso debe preocuparnos, en 2025 ya no habrá gente que necesite ayudas sociales, habrán muerto desangrados por vampiros, sanguijuelas y demás seres hematófagos.

1 comentarios:

Vicen dijo...

Material de calidad. Oh sí

Publicar un comentario