14 de noviembre de 2011

VOTA MOODY´S

Una deuda de 1, 9 billones de euros, eso es lo que ha hecho que Berlusconi dimita. Leyes más que controvertidas, relaciones con la mafia, orgías, pedofilia, un divorcio más que polémico… No sirven de nada en comparación con lo que pueden hacer los mercados.

Italia económicamente no estaba bien. Su deuda, valorada por las agencias de calificación en más de 570 puntos básicos, corresponde al 125% del PIB del país. Berlusconi, el dueño de la televisión italiana estaba muy desgastado y el cambio era necesario.

Sin embargo no ha sido la población quién ha forzado a “Il Cavaliere” a dimitir. Los mercados, ese ente abstracto que nadie conoce y del que todo el mundo habla, son los culpables. No se quería un líder tan polémico y con un partido tan dividido ideológicamente. Pueblo de la Libertad es una coalición que agrupa desde socialistas hasta políticos de extrema derecha.

Desde la inesperada quiebra de Lehman Brothers, esa que ni siquiera preveían las agencias de calificación que hoy ponen a Italia entre las cuerdas situando su deuda en 570 puntos básicos, la crisis se está cargando a todos los líderes políticos. La confianza en el Mercado se ha reducido y esto hace que las inversiones sean menores y las condiciones de venta de bonos estatales más altas. Los países más afectados están condenados a una larga recuperación.

Además, si a la necesidad imperiosa de que mejore la situación económica, pongamos de ejemplo España con 5 millones de parados, le sumamos que los estados regidos por la última versión del  neoliberalismo esperan que el mismo mercado les salve; tenemos como resultado una política vendida a los intereses del Mercado Internacional.

Esta semana puede ser a la perfección el mejor ejemplo de esta premisa y, así, unos días antes de que Berlusconi abandonara el poder en Italia, Papandreu, su homólogo en Grecia, dimitía. Sea para más coincidencia que la dimisión de ambos viene precedida de la aprobación en sendos países de unas reformas fiscales promovidas desde Europa.

De hecho, si el caso de Italia, con la dimisión del hombre más importante en la política del país desde hace 17 años, parece escabroso, el de Grecia no se queda atrás. Rescatado ya en otra ocasión, para aprobar el segundo rescate la Unión Europea mandó al país heleno aplicar una serie de reformas. Papandreu, cuya ideología (socialista) iba en contra de dichas reformas, anunció un referéndum para aprobarlas. Sarkozy y Merkel actuaron rápido, un día después el por entonces primer ministro griego contradecía sus palabras y dimitía. Ni referéndum ni Papandreu.

Así, aquí, ahora en España, en plena campaña electoral los partidos persisten en convencernos de que votemos y no tiremos nuestro voto. Pero visto lo visto, como el día que vaya al colegio electoral no vea las papeletas de Moody´s no sabré a quién votar. 

1 comentarios:

Sandra dijo...

Tenía la esperanza de que el reportaje del otro día no fuera más que la excepción que confirma que periodistillas tiene mucha calidad. Enhorabuena por esta nueva entrada ;)

Publicar un comentario