3 de diciembre de 2011

LAS GALLINAS QUE SALEN


Artículo 16. 1. Las Cortes Generales, con cargo a su Presupuesto y, para todos los Diputados y Senadores durante su mandato, abonarán a un plan de previsión social la cantidad correspondiente al diez por ciento de la asignación constitucional.



Este artículo del Boletín Oficial de las Cortes Generales del 14 de Julio de 2006 es el que explica un tema que tanto ha dado que hablar para algunos y tan poco para otros. Me refiero a una noticia que no ha abierto las cabeceras de nuestros informativos pero que si que ha tenido su importancia en ciertos medios: dos congresistas de IU han renunciado al plan de pensiones vitalicio que el Presupuesto de las Cortes Generales ofrece a nuestros representantes. A los renunciantes les dijeron que era un hecho sin precedentes. Nunca antes se había vetado el pago de los 281 euros que cada mes los Presupuestos Generales de las dos Cámaras reservan del sueldo de los parlamentarios para ingresar en el BBVA a nombre de los mismos. El objetivo será poder paliar la diferencia que las futuras pensiones de nuestros ilustres representantes tengan con la pensión máxima publica. En definitiva: si el jubilado exparlamentario no llegase a cobrar el máximo que otorga ese año la Seguridad Social, el sistema de pensiones privado le abonaría la diferencia para que no puedan convertirse en burdos ciudadanos de a pie. A esto es a lo que han renunciado dos personas de IU y presumiblemente rechazarán en un futuro algunos más del mismo partido .




El acto no es tan honorable como parece, pues aunque renuncian al contrato de un sistema de pensiones privado para las altas clases, el desembolso que no se producirá a partir de ahora recaerá en su sueldo. Otros pequeños partidos y otros diputados están reflexionando sobre el tema. Pero de momento sabemos de alguien que si que se ha beneficiado desde la puesta en funcionamiento de la ley: Gaspar Llamazares tiene ya cabalgados 5 años de los que podrá beneficiarse cuando sea pensionista.




Los gastos de este plan de pensiones son solo el principio de una larga lista que según dijeron los que aprobaron este Boletín Oficial, pretendía igualarlos a lo que cobran sus hómologos de los países de nuestro entorno. Mal de muchos, consuelo de tontos. Dicen que la democracia es cara, pero más cara la hacemos nosotros: presidentes de gobierno que cobran una pensión vitalicia suculenta, ministros que reciben una indemnización por el adelanto de elecciones, congresistas y senadores que ganan grandes fortunas por el tiempo que las Cortes no funcionan, dietas, grandes sueldos y más dietas. Y a todos estos ingresos todavía no ha renunciado ninguno de los políticos que con buena fé votamos el pasado 20 de Noviembre. Quedan cuatro años para las próximas elecciones y muchas cosas que cambiar: esperemos que las tijeras que tanto están de moda ahora empiecen por el número de gallinas que salen sin que haya otras que entren. El gesto de IU es superficial e insuficiente para los que pedimos que la clase política y sobre todo nuestros representantes estén más cerca de los ciudadanos y de la realidad: hoy hay casi 5 millones de parados y siempre se quita al que menos tiene.                                                                                      

0 comentarios:

Publicar un comentario