18 de enero de 2012

LA BASURA EN FORMA DE ONDAS

Día a día nos vamos culturizando más y más. Cada mañana que empieza tiene una tarde con un telediario en el que  aparece un problema económico con un nuevo y elegante nombre, tal vez en inglés, tal vez en castellano. Hay que agradecer a esta crisis que sepamos denominaciones tan específicas del campo de la economía como la prima de riesgo, las agencias de calificación, el Euribor, la troika financiera, las teorías keynesianas, los Holdings, las burbujas y tantos otros términos que solo significan que estamos un poco más jodidos.


Los telediarios, reductos informativos de la televisión de las millonadas publicitarias, se están quedando en el olvido y parece que los futuros estudiantes de periodismo lo aprenderán como otros aprendimos lo que era el NODO. Me refiero por supuesto a la última compra de un nuevo holding mediático, el formado por Antena 3 y la Sexta. Antena 3 tenía el dinero que necesitaba La Sexta y esta la audiencia que necesitaba la cadena de grupo Planeta para acercarse al otro gran holding de los medios: el formado por Telecinco y Cuatro. Pues bien, dos cadenas ideológicamente contrarias se han juntado por lo que en este país une más que el deporte: el dinero. Visto lo visto ya se puede aspirar a una fusión entre la Razón y Público.


Y así estamos, como cuando se privatizó el mercado de los medios: tantos canales y dan siempre lo mismo. A lo que íbamos, con la unión entre las dos cadenas, la que ha puesto el dinero sobre la mesa, Antena 3, ha dejado claro cual es su línea ideológica y que el telediario de la Sexta se convierta en algo menos ideológico, menos político, menos informativo…con más sucesos: la moda se ha impuesto. Lo que empezó haciendo Telecinco y luego implantó en Cuatro (con lo que ya perdimos dos telediarios de referencia) se empieza a mascar en la Sexta: abrir con sucesos, seguir con sucesos y pasar a deportes. Es más fácil vender problemas sencillos sin tener que explicar los grandes problemas que hoy nos acechan.

La información que tanta falta hace para que el ciudadano de a pie discurra, discuta o apoye las medidas que ahora mismo son tan necesarias e importantes no se encuentra en el medio de comunicación que más personas atrae. Los últimos mohicanos son Antena 3, con una clara línea ideológica que tampoco hace que sea un parte deseado y TVE que gracias a esa ausencia de publicidad no tiene que competir contra el resto de informativos y lo hace a su manera; a la manera que sigue siendo líder en España.


Y habrá que ver lo que depara el futuro. Habrá que ver si el nuevo presidente Rajoy hace con TVE lo que Esperanza Aguirre y Camps hicieron con sus respectivos canales autonómicos o abogará por continuar con la línea de Zapatero; línea apoyada por los trabajadores del medio. Todo sea porque en los ratos libres que pongamos la televisión no tengamos que ver la misma mierda con distinto color.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen artículo, la única pega decir que el "telediario" como tal es una forma de llamar a los "informativos" por parte de la 1 de TVE. Es un nombre que tienen registrado al igual que Cuatro llama a sus boletines "NOTICIAS CUATRO", o la televisión regional de aquí a los suyos les denomina "CyL Noticias" por ejemplo.
El resto de noticiarios informativos no usan ese nombre, así que ese concepto no estaría bien usado del todo, sería un poco ambiguo.

Publicar un comentario