23 de enero de 2012

#NOSINCARRERA #GRATISNOTRABAJO

 Siempre he pensado que hay dos clases de estudiantes de periodismo: los vocacionales y los demás.


El periodista vocacional, antes incluso de estar matriculado, ya ha tenido que poner su mejor cara ante algún graciosillo y/o realista que respondió a un “¡quiero ser periodista!” con: “te acompaño en el sentimiento” o “que la fuerza te acompañe”.  El mismo que no entiende cómo la gente hace periodismo porque no sabe que carrera estudiar. Es obvio, ante la duda hago periodismo en lugar de ADE que tiene muchas más salidas. Al que se le encoje el alma cuando escucha “periodistas mercenarios” y el que, por imposición propia, ha decidido que la televisión mejor como ruido de fondo o música ambiente.

Supongo que cada uno sufrirá lo suyo. Que el periodista deportivo –repito periodista deportivo, no solo el futbolero empedernido– se lamentará cuando escuche que su trabajo es mero fanatismo. O que el periodista político se muera de la impotencia cuando el Presidente del Gobierno le ignore o le conteste con monosílabos y gruñidos.

Pero esta angustia de periodista llega mucho más lejos, más lejos de las críticas o de la lucha diaria en el desarrollo de su profesión. La situación del periodista es inconcebible. A nadie se le pasa por la cabeza que una persona con un curso de auxiliar en enfermería ejerza de médico. Pero por lo que parece, es totalmente comprensible que alguien que no tiene la menor idea de cómo ser periodista ejerza como tal. Y esto, que conste, no lo digo yo. Lo dice el anteproyecto de Ley de Creación del Colegio Profesional de Periodistas de Castilla y León. Según este anteproyecto se podrá denominar periodista a todos los Licenciados en Periodismo, en Comunicación Audiovisual, en Ciencias de la Información y a las personas con cualquier título universitario o grado que le permita el ejercicio de la actividad profesional.

Hasta aquí todo resulta más o menos coherente: muchas veces la experiencia es más importante que la formación en sí, lo que no quiere decir que no se necesiten unos mínimos. Llamémoslo convalidación. De esta forma, licenciados en medicina como Carlos Herrera ejercen de periodista y no de manera mediocre precisamente.

Lo alarmante de este anteproyecto –que espero que no prospere y sea para siempre eso, un mero anteproyecto fallido– es la parte en la que considera periodista a cualquier persona que tenga cinco años de experiencia aunque no tenga formación ninguna, este relacionada o no con el periodismo.

Disculpen las molestias pero esto no es jauja. Entiendo que cualquier persona que haya tenido la oportunidad de ejercer como periodista durante cinco años no tenga la más mínima intención de “desengancharse” de esta profesión. Pero ¿qué sentido tendrían entonces las carreras universitarias si cada uno puede trabajar en lo que quiera sin formación ninguna? ¿Para que serviría la Licenciatura o el Grado en Periodismo? Llegado a este punto, ¿no sería más conveniente que iniciasen algún tipo de formación académica relacionada con su profesión? Pues parece ser que, según las intenciones de este anteproyecto castellano y leonés, da lo mismo.

Está bastante claro que cuando decides ser periodista renuncias de forma casi directa a tener una rebosante cuenta corriente. Pero todavía está más claro que una cosa es vocación y otra gilipollez. Un periodista realiza una labor social demasiado importante como para hacerlo gratis. Lo cierto es que no sé hasta qué límite llega esta gilipollez ajena de responder positivamente a anuncios como: “Buscamos colaboradores, no remuneración, con equipo propio, no remuneración, jóvenes o estudiantes en prácticas, no remuneración, con ganas de aprender, no remuneración. Es así, como algún que otro periodista vende su alma al diablo –no se si vender sería la palabra más adecuada puesto que suelen pagar 0,75€ por artículos de 800 palabras y 2€ por entrevistas– y, llamadme enloquecida, pero no lo entiendo. Para publicar artículos gratis está Internet y todas las maravillosas opciones que ofrece y os puedo asegurar que “trabajando” gratis en Internet para ti mismo también aprendes.

Y todavía me faltaría tiempo para hablar sobre las ruedas de prensa sin preguntas.

 ¿Solución?
Durante los años de formación la clave es el equilibrio entre los apuntes teóricos y tu forma de “buscarte la vida”. Y desgraciadamente, visto lo visto, sin ningún Estatuto que regule tanto la labor del periodista como su vinculación al medio, sin un órgano de vigilancia que proteja a los profesionales del intrusismo y la precariedad (y por extensión a la sociedad) y sin nada que defina quién es periodista y quién no lo es, lo de “buscarse la vida” se convertirá en algo permanente, tan importante como saber redactar una noticia.




10 comentarios:

Anónimo dijo...

Tendrías que agradecer que te ofreciesen trabajillos incluso no remunerados para aprender la profesión. Nadie nace aprendiendo, y cuando más se aprende es practicando...y si tu objetivo es aprender te tendría que dar igual ganar 0.75 o 2€. Obviamente no para siempre, pero si buscan estudiantes de periodismo y no tenéis remuneración, da las gracias por que te den esa oportunidad.

Y una última cosa; no infravalores otras carreras defendiendo la tuya. No hables de lo que no sabes.

J.B. dijo...

Sí, pero esos trabajillos no remunerados o prácticas son la excusa de las empresas para tener mano de obra gratuita, lo cual está muy bien cuando eres estudiante, pero es risible cuando tienes que ganarte la vida.

Por otra parte, la regulación es necesaria y ahora mismo, aunque nos pese, también tienen que entrar en esa regulación y darles los mismos derechos a los que llevan años ejerciendo, aunque no tengan la carrera. Y esa es, al fin y al cabo, la única manera de que a medio plazo desaparezca ese intrusismo, porque solo serán contratados los que posean el carnet de periodistas, que serán los que han estudiado la carrera.

Viajeras dijo...

Grande, Lu.

Lucía García Carretero. dijo...

Una cosa es aprender y otra muy distinta es que las empresas se aprovechen cuando ya eres un periodista formado. Si fuese simplemente aprender, claro que lo haría gratis (y pagando).

¿Qué otra carrera ha sido infravalorada?

PD: estoy totalmente de acuerdo con J.B.

C.I.B. dijo...

El problema es que esos trabajos SIN remuneración se ofrecen a periodistas/informadores CON experiencia profesional.

Vicen dijo...

¿Pero se saben los requisitos que pide el colegio de periodistas para dar ese carnet? No creo que se lo den a cualquier mindundi. Además la mayoría de profesionales de Castilla y León que ahora ejercen el periodismo de forma profesional, cuando entraron no tuvieron la oportunidad de estudiar la carrera porque había 5 o 6 licenciaturas en toda España y porque había más demanda que oferta y se metió gente sin título. Ahora esa gente, después de haber trabajado bastantes más de 5 años y haberse rodeado de buenos profesionales, es tanto o más válida (a mi juicio más) que la mayoría de los licenciados que van saliendo y van a salir de Periodismo. De hecho, si observamos con atencion, la mayoría de las personas (y no hablo de la titular del artículo) que han protestado de forma vehemente contra esta propuesta son gente que no están haciendo apenas nada para engrosar su experiencia aparte de estudiar y que no se han preocupado por conocer la realidad de la región (ni han examinado la propuesta). Si piensan que el título les abre alguna puerta están chalados/as. Hay mucha titulitis y poca información de qué supone esta medida en Castilla y León. Y otra cosa, ¿acaso tenemos miedo de que alguien sin título nos quite el puesto de trabajo? ¿no estamos más formados que ellos (que los sin título) y tendremos más posibilidades de encontrar trabajo? Yo no tengo miedo. El título es una herramienta y no un fin. Y así es como hay que valorarlo.

Ana I. dijo...

Esa gente a la que te refieres Vicen, que lleva trabajando años y años dentro del mundo del periodismo no necesita más acreditación que su propia valía que ha estado demostrando a lo largo de toda su carrera. Esas personas ahí están, y por supuesto, entraron en el oficio en un momento en el que había muy pocas carreras en el país y la licenciatura de Periodismo no era tal como es ahora.
En cuanto a lo de los trabajos por 0.75, 2€ y demás... cada uno podrá verlo como quiera, incluso a otros no les quedará más remedio que cogerlos porque no tendrá sitio donde agarrarse, pero cuando tienes a alguien que te sustenta. Si tienes que pagar una hipoteca a fin de mes con esos sueldos irrisorios o comes, o pagas hipoteca.
Por otra parte estoy con Vicen, no deberíamos tener miedo de quedarnos sin trabajo si realmente estamos preparados para afrontar (y competir) por un puesto de trabajo. Pero no creo que solo sea el puesto de trabajo lo que nos "atemoriza" y molesta, sino el hecho de estar aquí, estudiando en la Universidad, invirtiendo (o gastando) el tiempo, mientras otros (alguno que aún estudia Bachillerato, también hay) están reconocidos como periodistas por trabajar en TV, radio o lo que sea. Si personas válidas hay para todo (no voy a entrar en el soy carnicero=me hago médico), pero bien es cierto que si nosotros no reivindicamos la parcela que aún nos queda (y es más bien poca) nadie lo va a hacer por nosotros.

Anónimo dijo...

Todo esto es muy interesante, si bien es cierto que está muy bien y hay que agradecer que, aunque sea gratis, las empresas cojan a becarios para que aprendan, al mismo tiempo se ha generado una cultura en España relata a eso. Es decir, lo normal sería que el becario estuviera sus 6 meses o un año d "prácticas"gratis y luego le contrataran, pero resulta que no ocurre eso y las empresas o bien van d becario a becario o bien mantienen años a un mismo becario solo para tener"mano de obra" barata y es muy grave, deberían regularlo por ley por que es una situación nefasta para los recién titulados, y eso pasa en otras profesiones también aunque lo de trabajar gratis más en el periodismo. Y respecto a lo que comentáis de regular el periodismo...bueno, creo que es un tema muy complejo en esta profesión, por qué lo que no se puede negar es que alguien sin la carrera de medicina no puede ejercer de médico (por muchas operaciones que haya visto), pasa lo mismo con los ingenieros, arquitectos, etc. En cambio, el periodismo, para bien o para mal, es semejante a la profesión de escritor, la carrera solo os proporciona unas directrices, lo cual no quiere decir que alguien con vocación real, sin tener los estudios, no pueda desempeñar la profesión de periodista, es una situación un poco particular. De todas formas tampoco creo que debáis preocupados por eso de la falta de regulación, aunque cualquiera pudiera ser periodista las empresas contratarían licenciados igualmente frente a personas sin el título. Lo único que si podría pasar es que hubiera más demanda de trabajo de periodismo pero es que ahora ya hay demasiada, y por eso hay tantos becarios también, por que hay demasiados estudiantes y licenciados, así que hacen lo que quieren con los jóvenes.

quiero ser periodista deportivo dijo...

Muy interesante tu artículo, especialmente en estos momentos que pasamos por situaciones complicadas y estamos un poco perdidos. Yo desde pequeño que he dicho "quiero ser periodista deportivo", he cursado la carrera de periodismo, un máster en la UIC (Barcelona) y por suerte trabajo de lo que he estudiado. Pero tengo compañeros que no han conseguido lo mismo que yo, sino el contrario. ¿Qué podemos hacer para solucionar esta situación? Un cambio en el sistema debe haber seguro. Pero por parte de los estudiantes, mientras, se debe hacer algo. Formarse, empezar proyectos, buscar oportunidades fuera... Internet también nos da muchas opciones en este sentido, ¿no? ¿Qué opináis?
Saludos!
David J.

Lucía G. Carretero dijo...

En la devaluación del periodismo no solo ha intervenido la competencia empresarial, muchas veces hasta los propios periodistas han dejado de lado su esencia, quizá por comodidad.
Que esto necesita una regulación creo que es indiscutible pero la solución a corto plazo y, la más factible, es que cada uno empiece a ser consecuente con sus actos. Tomarse la profesión en serio y fraguar una definición de qué es un periodista, propia, puesto que una global ahora mismo parece imposible. Y cuando se tengas, conseguir tus objetivos con los medios que tienes a tu alcance donde Internet jugaría un papel esencial. Lo difícil es poder vivir del periodismo utilizando esta herramienta pero es posible como se está demostrando. Y tres años de carrera me han permitido contemplar que los estudiantes que de verdad quieren conseguirlo toman las medidas oportunas para lograrlo. Poco a poco, unas veces mejor y otras peor. Pero para que haya buen periodismo y buenos periodistas es necesario que exista la otra cara de la moneda. Que exista pero que no predomine.

Publicar un comentario