20 de febrero de 2012

19F: UNA REFORMA, UNA MANIFESTACIÓN Y UN TIOVIVO

María Gozalo Arenal y Juan Carlos Castro Simón

Eran las once y media de la mañana. En la Plaza Mayor, los viandantes se paraban entorno a una exposición de coches antiguos y deportivos. Un autobús fuera de servicio atravesaba ese mismo escenario y el tiovivo que lleva adornando el corazón de la ciudad desde las navidades pasadas permanecía inmóvil y en silencio. Nadie podía presagiar que en unas horas la Plaza se llenaría de manifestantes. El 19F tomaba las calles de Valladolid.

Banderas ondeando con la Internacional. Juan Carlos Castro

En Recoletos, un feriante se dirigía a abrir la atracción que tiene junto a Campo Grande. El paseo era el mismo de todas las mañanas, como cada domingo, tomaba su café en el bar de enfrente y se dirigía al trabajo. Sin embargo, la estampa de este 19 de febrero tenía algo inusual que rompía por completo la armonía de otros días: un furgón de policía custodiaba la entrada a la Plaza Colón. Eran las doce menos cuarto.

A las doce, en esa plaza, estaban convocadas cuatro manifestaciones. CCOO, UGT, CNT y el Bloque Crítico (15M y DRY) eran los principales actores. El recorrido sería el mismo que en octubre habían seguido los indignados: Plaza Colón – Plaza España – Plaza Mayor.


Manifestantes encienden un petardo. Vicente Sánchez. Valladolid Noticias

La convocatoria fue un éxito y cuando empezó la manifestación a lo largo de la Acera de Recoletos se congregaban cerca de 10 000 personas según fuentes policiales, 25 000 según sindicatos. Las banderas de los manifestantes ondeaban protestas y reivindicaciones y pancartas: ‘¡Que se la recorten ellos!’, ‘¡Esta crisis no la pagamos!’, ‘2035. ¿Papá cómo era el cuento ese de los Derechos Humanos?’, pero sin lugar a dudas las que encarnaban los símbolos políticos y sindicales fueron las más numerosas.

Encabezada por un grupo pequeño de indignados la manifestación, o las cuatro manifestaciones, empezaron con más de media hora de retraso – estaban convocadas para las doce –. A los indignados les seguían las representaciones de Comisiones Obreras y UGT cuyas banderas y consignas no tardaron en mezclarse.


La CNT optó por no juntarse a los otros dos sindicatos, el grupo más numerosos de anarco-sindicalistas  se paró a la entrada de la Calle Santiago, en la Plaza Zorrilla, y esperó a que el resto de la manifestación avanzase mientras animaban con cánticos a favor de una Huelga General. Sus voces resonaban entre los enormes edificios de la Calle Miguel Íscar contrastando fuertemente con el pesado silencio que recorría el largo y el ancho de una manifestación que transcurría sin interrupciones. Solo el grupo de indignados que encabezaba la protesta intentó parar la marcha en frente de la sede del BBVA para cantar “Ahí está, ahí está la cueva de Alí Babá”, aunque sus intenciones no fueron seguidas por el resto de manifestantes.

La mala organización durante la marcha y el ritmo tan acelerado que llevaban los manifestantes más adelantados hicieron que no todos pudieran llegar al mismo tiempo a la Plaza Mayor. Cuando el líder de UGT empezó su discurso, después de que por los altavoces sonara Revolución de Amaral, muchos de los manifestantes todavía se encontraban en Plaza España. Cuando acabó, todavía no habían entrado los últimos grupos, en uno de los cuales, bajo las banderolas de IU iba Manuel Saravia (portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Valladolid).

Manifestación. Vicente Sánchez. Valladolid Noticias


Mientras se oía de fondo el largo discurso que desmontaba poco a poco los puntos clave de la Reforma Laboral del nuevo gobierno, la Plaza Mayor de Valladolid se fue llenando según iban entrando los diferentes grupos en los que se había fragmentado la manifestación.  Llegaban unos manifestantes con camisas de la Marea Verde en contra de los recortes a la educación, las banderas del PCPE, que aprovecharon la ocasión para repartir folletos incitando a la lucha obrera,  un sector encabezado por dos personas que lanzaban petardos  y una pancarta de la CCOO que rezaba: NO A LA IMPOSICIÓN DE LA REFORMA LABORAL. Finalmente, sobre las dos menos cuarto, cuando al final del acto todas las banderolas ondeaban al son de la Internacional acabaron su recorrido los grupos más atrasados.

Plaza Mayor durante la manifestación. Vicente Sánchez.Valladolid Noticias

Con la Internacional sonando fuerte por los altavoces, la manifestación se disolvió. La primera batalla de la guerra contra la nueva Reforma Laboral del PP se había librado. ‘Todos los intentos de lucha contra una medida que supone el retroceso más importante del último siglo en el campo de los Derechos Humanos son pocos’, afirmaban algunos de los manifestantes.

Mujer protegiéndose del sol. Vicente Sánchez. Valladolid Noticias

Eran las dos y cuarto en la capital castellanoleonesa. Frente al Ayuntamiento, una periodista rubia se disponía a retransmitir para Televisión Castilla y León lo sucedido apenas media hora antes. El tiovivo estaba funcionando y un taxi atravesaba una plaza desierta. Nadie podía imaginarse que hacía apenas media hora, jóvenes, mayores y en su gran mayoría adultos, muchos con sus hijos, habían abarrotado la Plaza con banderas y pancartas en contra de una Reforma Laboral que precariza su trabajo y creen, ellos, que no arreglará nada.

2 comentarios:

Vicen dijo...

Bravo

Anónimo dijo...

Tan decepcionados estamos los españoles que no creemos en los movimientos encabezados por aquellos que dicen representar nuestros derechos UGT,CCOO CNT,...,.Deberían dimitir todos ellos y dar paso a personas más creíbles .Participamos ,Sí, en todos aquellos movimientos encontra de esta nueva reforma laboral que mina los derechos de los trabajadores, pero sin estos personajes encabezando los movimientos .

Publicar un comentario