8 de febrero de 2012

¿CUÁNTAS PERSONAS TIENEN QUE MORIR?

En una guerra siempre hay dos objetivos: los enemigos armados, difíciles de matar y con poca repercusión mediática y los civiles, personas ajenas a tanta violencia que tratan de sobrevivir en ese desierto de cascotes de balas. Los segundos son el blanco perfecto, mujeres, niños, ancianos, todos ellos indefensos, esperando en un rinconcito de la casa a que el Ejército del país donde viven, deje de acribillarlos a bombazos.

Este podría ser el comienzo de cualquier libro histórico ambientado en alguna guerra pasada, pero lamentablemente, la humanidad no aprende de sus errores y lo que ayer era Bosnia, hoy es Siria. Y buena cuenta de ello pueden dar los casi ya 400 niños muertos (según datos de UNICEF) en este derramamiento de sangre liderado por un tirano desaprensivo llamado Bashar el Asad.

¿Cuántas personas tienen que morir, 2000, 15000, un millón, para que el mundo tome cartas en asunto? Es en estos momentos cuando uno piensa que es lo que verdaderamente mueve al mundo. Y sí, no es otra cosa que el dinero o esos dichosos barriles. La OTAN, no tardó ni una semana en reaccionar y elaborar un plan para derrocar al líder libio Gadafi del poder, pero claro Libia está entre los 10 principales países exportadores de petróleo, sobre todo nutre a Europa. Mientras, Siria no ha tenido tanta suerte como Libia y para encontrar en el ranking de países exportadores nos tenemos que ir hasta el puesto número 41. ¿Esta es la táctica a seguir, el “por interés te quiero Andrés”?

La ONU culpa a China y a Rusia, únicos países que no han condenado los ataques por parte del gobierno sirio a la población civil. Rusia y China, en un claro pulso a occidente, en su sentido más bélico, sostienen que las Naciones Unidas no deben intervenir en el conflicto, pues se trata de una guerra civil entre el Régimen de Bachar el Asad y los opositores a este. Pero el límite entre guerra civil, masacre y genocidio nunca está demasiado claro, si no revisen en sus libros de historia por un tal Milošević.



El mundo debe reaccionar y dar una solución a las matanzas sirias, no vale solo con retirar a los embajadores del país, ni mandar a supervisores internacionales a que echen un vistazo a ver quien de los dos bandos pega más tiros y mata a más gente. No vale quedarse de brazos cruzados esperando a que el problema se resuelva solo. A este paso cuando quieran actuar, Siria no será más que ruinas encima de cadáveres.

0 comentarios:

Publicar un comentario