4 de febrero de 2012

DON MAURO: "TODO ES ABSOLUTAMENTE CRITICABLE"

Don Mauro durante la entrevista. Juan Carlos Castro


Dafne Calvo
Entre el sonido tibio de un saxofón de jazz y aroma del café tostado, Periodistillas se reúne en Café España con Don Mauro, el padrino Koala Producciones, una nueva iniciativa cultural vallisoletana que tiene como propósito ser la gestora cultural de la capital castellana, dinámica y joven.
Ha sido durante la fiesta de inauguración la firma cuando Don Mauro ha presentado su último espectáculo, donde une el humor con su otra gran pasión: El piano. Un cómico sagaz que defiende su verdad, y el humor como la metáfora perfecta para un ser humano que, aunque cambie de nombre, se encuentra siempre en eterno conflicto.


¿Por qué Don Mauro?
Fue algo totalmente fortuito, en el año 2000 un compañero me presentó como Don Mauro antes de salir a escena. Me gustó, pero nunca me planteé tener ningún nombre artístico como cómico.


¿Cómico nació o se hizo?
 No. Hay que tener vis cómica, hay gente que nace con ella: hace un gesto, y el resto se ríen. Pero las bromas que hago tomando un café no son las que he de hacer en un escenario, para eso he de crear una fantasía, y recrear una realidad.


Y esa recreación, ¿se encuentra en la vida cotidiana o hay que buscarla en un papel?
Ambas. Yo tengo reflexiones y opiniones sobre la política, sobre la xenofobia, sobre los homosexuales y heterosexuales, pero a la hora de subirme a un escenario he de transformar esas inquietudes en humor. Es llegar a las inquietudes del público y conseguir que piensen: qué cabrón, está tocando...


 …está tocando donde duele.
Claro. El humor es puro conflicto; Gila sacaba humor de algo tan atroz como la guerra, porque Gila reflexionaba sobre ello. El humor es buscar la xenofobia en alguien que no se considere xenófobo porque, culturalmente, todo el mundo lo es. El humor tiene siempre que ir al origen del conflicto. No puedes hablar de la guerra de Afganistán porque va a pasar, pero sí puedes hablar de la guerra, porque siempre habrá guerras.


 ¿Es más fácil hacer humor de izquierdas? ¿O al menos más políticamente correcto?
No, no creo que exista humor de derechas o de izquierdas, todo es absolutamente criticable. El problema es que aún en 2011, desde la Guerra Civil, aún existen las dos Españas y nadie se libra de ellas. La postura del cómico debería de ser, esté quien esté en el poder, ser objetivo, comprometido y criticar. El problema que veo es que muchos cómicos de izquierdas, no critican al PSOE cuando gobierna, y lo mismo pasa con la derecha. Cuando alguien en España critique a quien antes había apoyado, alcanzaremos la madurez política, que aún no tenemos.


Don Mauro en su actuación. Doc Pastor-Ruta42


¿Usted lo hace?
Yo critico cuando crea que debo criticar, aunque me duela. Hay que mantener a las voces discrepantes, porque si no se sabe de qué palo eres y no puedes decir que eres liberal o tolerante. Yo paso por ser un cómico de derechas, o incluso fascista, como me han llegado a llamar, y no creo en Dios, que cree en el aborto libre, en el matrimonio homosexual. Y tú como actor tienes que aguantarlo, porque son más los militantes de izquierdas retrógrados y menos librepensadores que los de la derecha.


¿Es necesario ser un librepensador, alguien inteligente, para hacer humor o reírlo?
Absolutamente. El humor es el acto más inteligente del ser humano, porque tú te ríes absolutamente de ti mismo, y para ello te tienes que separar de ti, verte desde una perspectiva mucho más amplia y conseguírselo hacer ver al resto. Es un ejercicio de análisis pero en clave de humor, claro.


Siendo así, ¿porqué parece el humor postergado a ser algo más frívolo?
Porque puede haber humor frívolo, como puede haber una comida frívola. Por eso el cómico elige qué humor quiere hacer, como el espectador qué humor quiere escuchar.


Don Mauro durante la entrevista. Juan Carlos Castro


¿Elige igual un espectador castellanoleonés que uno andaluz? ¿Hay estereotipos al respecto?
El castellanoleonés prefiere un humor más inteligente, es más difícil de hacer reír, pero más honrado en sus sentimientos y necesita que le cuentes un discurso desde un punto más real. A mí, personalmente, me gusta trabajar más en el norte.


¿Y prefiere también cómicos del norte?
No, cómicos buenos son los que son buenos. Hay buenos cómicos en Cataluña, en Asturias y en Andalucía. Por supuesto, tengo mi lista de cómicos favoritos, por supuesto: Woody Allen o Robin Williams fuera de España, y de aquí José Juan Vaquero, Luis Álvaro, Joaquín Reyes… me gustaba mucho Eva Hache, pero como hace muchos años que no hace monólogos, ya no me gusta. Me gustan cómicos con estilo propio, no me gustan las copias baratas de alguien que fue muy bueno.


Pero copiando se puede aprender.
Copiando se puede aprender, pero sólo llegas a forjar tu estilo si tienes talento, si haces algo nuevo.


Don Mauro y su Banda. Doc Pastor-Ruta 42


¿El hecho de utilizar el piano en sus monólogos tiene que ver con el propósito de aportar algo nuevo?
El piano ha sido algo de necesidad. Estudié piano desde los siete años, acabé la carrera, me dediqué profesionalmente a ello y lo dejé apartado por el arte dramático. Ahora estoy en un momento en el que me siento a gusto en el escenario con el piano y es más, no quiero hacer monólogos al uso: no es una pose, es una necesidad.


¿El Don Mauro pianista es diferente al Don Mauro de antes?
En el escenario hay que sacar de uno mismo la parte que te interesa para crear el personaje, yo tengo como todo el mundo diferentes personajes en mí. Si quiero ser un déspota, tengo que sacar esa parte, que la tengo, igual que la tierna si toco el piano y entonces ya muestro dos facetas, el tierno y el hijoputa.


El hijoputa… ¿hay margen entre humor negro y mal gusto?
Sí, y se aprende pasándose de mal gusto, y quedándose corto. Todo es susceptible de ser humor, pero hay que saber cuándo se puede hacer humor sobre qué tema. Hay que ser valiente con el humor, vivimos para equivocarnos y no hay otra manera de aprender. El buen cómico es el que se arriesga y pierde.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante lo de que mucha gente supuestamente de izquierdas es más retrógrada e intolerante que la de derechas. La verdad es que hay muchos casos en los que se cumple, con gente que tiene menos respeto a las opiniones ajenas, demasiado sectarios. ¿Qué opináis?

Vicente dijo...

Me ha gustado mucho. Enhorabuena. Mi crítica es al titular. Con la de palos que ha pegado para poner titulares impactantes... No obstante mi más sincera felicitación ;)

Anónimo dijo...

Como mola la entrevistam me ha enseñado un Don Mauro que no conocia

Publicar un comentario