8 de marzo de 2012

DE VENDER CAMISETAS SE TRATA

El Real Madrid tiene a la cabeza un gestor sin igual para el mundo del fútbol: Florentino Pérez. Tito Floren puede presumir de ser un constructor al que el mañana empresarial le pinta bien – o muy bien- y de que puede fichar a un tío por 96 millones de euros y salir ganando. Pocos han conseguido eso. Los fichajes que trae todos los veranos el rey del suelo, el constructor de las cuatro torres de Madrid Norte, o de la futura ampliación de Atocha, no son fichajes: son inversiones. El club que más gasta es a la vez el que más genera.



Pero Tito Floren no es el único que trae caras guapas a cambio de pasta. Es muy fácil la relación: gran inversión, imagen, publicidad, venta, beneficio. Y es que no solo en el mundo del fútbol hay personas que venden camisetas: la política también mueve. De ahí la moda de tener a un ex-político en la parte alta de una empresa, ya sea consejero, vicepresi o presi de ella. Ya sabéis, publicidad, venta, beneficio.

No es lo mismo tener en el consejo de dirección de Gas Natural Fenosa al tío más listo que haya parido España que a Felipe González. Con el segundo ganas más, a pesar de los 126.000€ que se lleva cada año solo por su cara bonita. Pero Felipe González no es el único ejemplo: Aznar recibe 200.000 de Endesa, Solbes -el ministro de economía del PSOE que exprimio las vacas gordas hasta dejarlas escuálidas - cobra otros 250.000€ de Enel. Pero si las empresas energéticas son imanes para los políticos, lo de las cajas de ahorros no tiene nombre: 239 políticos en los consejos de administración de las 36 cajas, SIP, o bancos de nueva creación que existen.

Tienen razón aquellos que dicen que el dinero es poder, o viceversa. El último caso es el de Elena Salgado, la tecnócrata que Zp puso en la cartera de Economía durante la crisis. Salgado firmará con Chilectra, filial de Endesa en Chile, según adelantó el lunes El Confidencial. Esta por ver la legalidad de este fichaje de invierno: un alto cargo no puede trabajar durante los dos años siguientes en los temas sobre los que ha reglado, y solo han pasado solo 3 meses desde el cese de la ministra. Sin embargo, ella ejercerá fuera de España y no habrá Garzón que le pare los pies.

0 comentarios:

Publicar un comentario