17 de marzo de 2012

LA PESADA Y LOS 569 LADRONES

–¡Siempre hablando de lo mismo! ¡Qué pesada! – típica frase de típico abducido mental. Bien, todos sabemos quien es Emilio Botín y lo que es Telefónica. Pues denles las gracias por no llegar a fin de mes. A ellos y al Gobierno de turno.  Porque, como dijo José María Aznar, “los ricos no pagan impuestos”. Y créanme –por favor– que esto no se trata de otro desvarío de incomprendida mental.



Copago, recortes, huelgas y sindicatos. La historia de mi vida y de la vuestra. Que si los medios dicen solo lo que les conviene y que si nosotros no nos lo creemos. O igual sí.

¿Sabían que, probablemente, si recuperáramos el dinero que le roban al Estado español imperios empresariales, grandes grupos o mafiosos –llámenlos como quieran– prácticamente no habría que llevar a cabo recortes en el gasto público español? Lo que seguro que sí saben es que Suiza es un paraíso fiscal, paraíso que yo imagino con playas de billetes en vez de arena.

Bien, pues en este mundo paralelo había un banco al que unos señores, españoles entre otros muchos, llevaban su dinero para que los salvasen de las sucias garras de las autoridades tributarias españolas. Hasta que un buen día, un infiel siervo de este banco, empezó a discrepar con sus superiores. No sé como terminaría el conflicto o si ni siquiera ha finalizado, pero cual amante despechado, este trabajador –que seguro que estaba explotado– decidió hacer públicos los nombres de las grande personalidades que contribuían a eliminar la molesta arena de este paraíso y a convertirla en billetes.


El NY Times recogió el odio del ex empleado, haciendo alarde de un periodismo que solo dice verdades de la buenas –algunas veces– y lo canalizó en información. Publicó que, entre otros, Don Emilio Botín y familia, el padre del President de la Generalitat Catalana (Don Artur Mas) y 567 españoles similares robaban dinero al Estado español. Perdón, quizá robar sea un verbo un poco fuerte, dejémoslo en que se hacían los locos con los impuestos.

Es inevitable: o nos hacemos todos los locos en sus diversas variantes o esto no tiene explicación. Por eso siempre hablo de lo mismo y soy una pesada. Me explico. Como solo hemos tenido Gobiernos responsables, incapaces de hacerse los locos, los técnicos de la Agencia Tributaria han perseguido, dentro de sus posibilidades, al 8% de autónomos y profesionales liberales que estafan a Hacienda. También es cierto que toda responsabilidad requiere un esfuerzo y después de esta ardua investigación estaban tan exhaustos que no han podido perseguir al 74% del fraude fiscal de ricos y súper ricos, 44 000 millones de euros.





Obviamente esto es una cadena. Tanta presión empresarial hace que otros beatos de las finanzas muchísimo más modestos y humildes, permítanme que ironice con mis futuros jefes, no den cobertura a este tipo de información. No es extraño jugar con la información si la fuerte influencia financiera hizo que la ex vicepresidenta Fdz de la Vega, detuviera una investigación que relacionaba el fraude fiscal con César Alierta, ejecutivo de Telefónica.

Por todo esto, abducidos mentales, permítanme la licencia de escribir y hablar de los temas de siempre, los de pesada. Porque nunca se sabe cuando el poderoso o sus enloquecidos súbditos “olvida-impuestos” me van a hacer callar, o al menos intentarlo.

2 comentarios:

Neftalí Reyes Basoalto dijo...

Mientras tanto los dueños
del carbón,
del hierro,
del acero,
del humo,
de los bancos,
del gas,
del oro,
de la harina,
del salitre,
del diario El Mercurio,
los dueños de burdeles,
los senadores norteamericanos,
los filibusteros
cargados de oro y sangre
de todos los países,
eran también los dueños
de la Historia.

Anónimo dijo...

Digno de Pablo Neruda... Oh, wait!

Publicar un comentario