18 de marzo de 2012

TÍO SAM TE VIGILA

¿Es Internet un lugar seguro? Sin duda, mucha gente opinará que no y advertirá la cantidad de procedencias del mal: malwares, virus, hackers… pero hay una institución que se escapa a todo control y sigue sus propias reglas, protegidas por el país más poderoso del mundo: los Estados Unidos de América.



Esa institución no es otra que la CIA, los servicios de inteligencia americanos. La CIA controla todos los movimientos habidos y por haber en la red. La culpa de que todos nuestros derechos de privacidad se vean vulnerados es una ley americana, decretada a raíz de los atentados del 11-S, llamada USA Patriot Act, algo así como “acto patriótico americano, nada que añadir.

El modus operandi es bien sencillo, la CIA tiene el camino despejado y puede andar a sus anchas por los archivadores de todas las empresas americanas que operen en territorio nacional o internacional. En este caso, tienen acceso a los buscadores americanos de Internet, nada más y nada menos que a Google, mayor buscador de la red, entre otros muchos. Aunque también podemos citar los medios de control social más comunes como Facebook o Twitter.

De este modo, existe un claro choche de leyes entre los Estados Unidos y la Unión Europea. ¿Es legal que una empresa americana, que opera en todo el mundo, proporcione todos nuestros datos, es decir, de ciudadanos no americanos, a los servicios de inteligencia estadounidenses?

Está claro que estamos ante una violación de nuestros derechos como usuarios de Internet. Al igual que nadie tiene derecho a husmear nuestra correspondencia, nadie tiene derecho a saber qué decidimos buscar y qué no en Internet.

El fin de todo esto es prevenir y detectar a posibles terroristas, es decir, ya de ante mano, para la CIA, todos somos susceptibles de ser “posibles terroristas”. Pero ¿qué se hace con toda la información obtenida y que no corresponde con posibles actos terroristas? ¿Se deshecha? Está claro, que los servicios de inteligencia no son tan honrados como para descartar la información que no les interesa. Allí todo, todo interesa.

Al fin y al cabo esto no es una eterna batalla entre tú y ellos. Pues está muy claro que esta guerra ya la hemos perdido antes de empezar la batalla.

0 comentarios:

Publicar un comentario