11 de abril de 2012

ADIÓS, CULTURA. ADIÓS

Los Presupuestos Generales del Estado para 2012, además de recortar en competencias básicas como Sanidad, Políticas de Acceso a la Vivienda e Investigación, están insultando a nuestra inteligencia dando un tijeretazo a lo único que en realidad nos pertenece: nuestra educación y nuestro potencial cultural.


 Luces, cámara y acción. Así comienza el rodaje de nuestra película Regreso al Pasado, y así, se podría resumir la campaña electoral en la que casi nos hicieron creer –o eso se piensan ellos– que “el cambio” iba a ser positivo, casi sin notarlo. Ya sabemos con la  debilidad, la primera que fallece es la verdad. En tiempos de crisis, y aún más, en tiempos de crisis psicológicamente permanente, respirar y gratis debe convertirse en un honroso placer dada la situación.

Podemos aceptar a duras penas que nos roben o nos impidan gozar de cualquier bien tangible pero, lo que a mi juicio resulta inconcebible, es que no nos permitan acceder a un patrimonio cultural y a una educación en condiciones.

Parece ser, que en la película de nuestra vida, Regreso al Pasado, la censura se moderniza. Ya no hay libros prohibidos, ni herejes quemados en hogueras. Ahora adoctrinamos a hombres masa sin que ni siquiera muchos de ellos sean conscientes.

Recortamos un 21,9% en una educación básica con contenidos limitados y recortamos un 15,1% en arte. En el arte de escribir y leer, en el que nos concede la posibilidad de sumergirnos en las entrañas de una buena película o en el que nos permite recrearnos con un buen tema musical.


De esta forma, algunas editoriales sobreviven gracias a su origen. Su origen en grandes sinergias empresariales de los medios de comunicación. Así se entiende, que un columnista de El País publique un libro cada dos años editado en Alfaguara. Todo queda en casa. Aunque bien es cierto, que libros y libreros no se desmarcan de las consecuencias de la crisis. Más que de las consecuencias, de las causas. Una causa de nombre Cúpula y de apellido del Milenio que pretende acoger La Feria del Libro de Valladolid para amortizar la estratosférica inversión.

Cine y Promoción y Cooperación Cultural son los dos programas que han sufrido el mayor recorte en la Política Cultural del gasto de los Presupuestos Generales del Estado para 2012. Tranquilidad absoluta, Torrente y la adaptación del amor adolescente de Federico Moccia siguen vivos.

De este experimento educacional obtenemos un rebaño de universitarios con conocimientos escasos y homogéneos que, si despuntan de la línea horizontal que constituyen junto a sus congéneres, es porque se han desviado de este rebaño indagando por su cuenta y riesgo.



Así pues, y sin más dilación, les presento esta película realista. Un peliculón basado en hechos reales y con un final incierto, cercano al drama. Los protagonistas constituyen un reparto joven y prometedor, que deberá salir adelante pese a la insistencia del falaz anciano protagonizado por un lobo con piel de cordero.

Fuera luces. ¡Qué comience el espectáculo!

0 comentarios:

Publicar un comentario