18 de abril de 2012

"ESTA ÉPOCA DE REAJUSTES INCLUSO LE PUEDE VENIR BIEN A LA UNIVERSIDAD"

Alfonso Díez empezó en la representación estudiantil hace 4 años y estas son sus sextas elecciones. Hoy es presidente de ADDE, la asociación con más representación en el claustro, y el delegado de la Facultad de Derecho. Nos cuenta que para ellos, la campaña "empieza a las 10 y termina a las 4 de la mañana, que hacemos reuniones para ver cómo ha ido el día".

Compara el Claustro de la Universidad con el Congreso. Cada facultad sería una circunscripción, una provincia, que según sus alumnos, el índice de población, tiene más o menos representación; desde Industriales y Politécnica, con 11 claustrales, a Enfermería, con solo uno. Ahora bien, la representación de los estudiantes en ese claustro solo supone el 28% de la total, y ese porcentaje a su vez se divide entre las asociaciones. Ahora mismo ADDE y Alternativa Universitaria cuentan con 37 y 34 claustrales, respectivamente, que junto con otros 16 de otras asociaciones o independientes hacen los 84 representantes que tienen los alumnos.

Alfonso Díez/ Alejandro Andrés

¿No estáis infrarrepresentados en el claustro? ¿Realmente tenéis una capacidad de decisión con un número tan bajo de claustrales, en proporción con los profesores?

Aunque los alumnos seamos el colectivo más numeroso, la representación actual no es nada desdeñosa, y en las juntas de cada facultad somos el 33%. Sí es verdad que podría subir un poco más para tener más capacidad decisoria, pero de todas maneras no creáis que el indice de asistencia de los otros colectivos es muy alto, mientras que los estudiantes cuando se vota algo importante, vamos en masa, por lo que ese 28% es algo engañoso.

La representación estudiantil tiene el peso que las asociaciones le damos: si una asociación se deja la piel, su fuerza en el claustro será mayor, aunque proporcionalmente su representación sea baja. Si una asociación hace bien las cosas puede sacar adelante todo lo que quiera en el claustro.


¿Y qué es lo que queréis desde vuestra asociación?

En estos dos últimos años, desde que se ha implantado Bolonia, hemos conseguido la ampliación de un curso más en los planes a extinguir. Antes, la gente de licenciatura solo tenía dos años para aprobar las asignaturas que tenían suspensas que habían llegado a grado; desde ADDE hemos conseguido que tengan otro año más para poder aprobarlas, e incluso estamos intentando que haya otro año más. Esa es nuestro principal propósito para la gente de los planes a extinguir.

Respecto a los grados, lo que queremos conseguir es una cosa muy sencilla y que no se está cumpliendo en muchos casos: que se cumplan los planes docentes. Es decir, que si un profesor o un departamento establece unos criterios de evaluación al comienzo del cuatrimestre, te dan un camino para aprobar, no lleguen a mitad de curso y cambien los criterios, la forma de dar clase o te digan que la existencia es obligatoria.

¿Qué la asistencia a clase no es obligatoria en Bolonia?

Esa es otra de las grandes panaceas que se ha vendido de Bolonia, y eso no es cierto, y no viene en los reglamentos, no pueden de ninguna manera exigirte la asistencia a clase para aprobar. Deberías poder ir en julio al examen sin haber seguido la evaluación continua (excepto en las carreras con prácticas de laboratorio). Por tanto, se están vulnerando derechos con una facilidad bárbara y con los estudiantes indefensos.

En cuanto a este tema, también estamos intentando hacer que los estudiantes sean más reivindicativos con las violaciones de derechos. Por ejemplo, un profesor en la Politécnica suspendió al 100% de los alumnos, habiendo dado solo tres clases porque estuvo de baja. Y el problema es que la gente tiene miedo de quejarse por miedo a las represalias, y porque hay un desconocimiento de a qué órgano hay que acudir en esos casos. Nosotros queremos hacer un modelo de queja anónimo y resuelto por una comisión de alumnos y profesores que solucionen este tipo de casos.

Alfonso Díez se explica durante la entrevista/ Alejandro Andrés

¿Y el Plan Bolonia en general qué os parece?

La estructura estaba bien montada, pero la ejecución ha sido nefasta. Un rectorado no puede cerrar un mes antes de implantar un sistema educativo. Los centros y los departamentos han estado improvisando y lo han llevado muy mal. Y ha sido el problema en esta universidad. Fallan las estructuras, ancladas en el pasado. Ojo, no podemos renunciar a nuestra historia, porque es el principal valor que tiene y lo que tiene que vender de cara al exterior, los ocho siglos de antigüedad. Pero lo que no puede hacer es quedarse en ese pasado y no querer avanzar, que es lo que está ocurriendo y es el principal lastre. Hay que dinamizar, abrir miras, porque estamos en un mundo globalizado y, si nos quedamos atrás, la historia no servirá de nada.

¿Entonces qué es lo positivo de Bolonia?

Lo positivo de Bolonia es que crea profesionales, personas formadas en cada área del pensamiento. No solo centrada en la salida al mundo laboral. Ése es otro de los problemas de esta universidad: se debe invertir más en investigación. Los doctorados están poco valorados, y hay que tirar por ahí, que es lo que da prestigio a una universidad, más que la docencia.

Pues ahora se dice que van a recortar el 62% de los presupuestos para la universidad. ¿Cómo se va a aumentar la inversión?

Ese 62% no sé de dónde se lo han sacado, porque no hay ningún dato oficial. Se sabe que va a haber un reajuste, porque la situación es delicada. En la universidad no hay que pensar en cómo hemos llegado a esta situación, sino en el qué vamos a hacer. Hay gente aquí muy comprometida, y sin duda va a agudizar el ingenio en esta época, una época de retos que incluso le puede venir bien en la universidad para reinventarse.



¿Entonces los recortes pueden venir bien a la universidad?

No los recortes... sino que se pueden traer nuevas vías de promoción y financiación, y ayudar a impulsar un nuevo sistema de recursos.

¿No vais a denunciar los recortes?

Denunciaremos todos los recortes a las ayudas y becas, porque sería una conculcación de derechos. Pero lo que no vamos a tolerar es que algunas partidas destinadas a "no se sabe qué" queden intactas, y que por eso algunas personas no puedan acudir a la universidad.

Pero se comenta que solo van a dar becas a los que saquen mejores notas.

He escuchado a un miembro del Gobierno decir que la gente con unos recursos mínimos seguirá teniendo beca. No puedo afirmar al 100% que eso vaya a ser así, pero no creo que nos vayamos a volver tan locos como para que ocurra y que nos tengamos que rasgar las vestiduras. Ahora, que si toca rasgarse las vestiduras, nos las rasgaremos.

¿Están tan politizadas las asociaciones de alumnos como se dice?

Pues no sé qué decirte, porque en ADDE solo hablamos de propuestas para los centros, y creemos que estamos para eso, para resolver los problemas de la universidad. Porque para hacer política o ideología hay otros lugares que no son las asociaciones de representación estudiantil. Porque defender la educación pública y los intereses de los estudiantes no tiene que ver con ideologías.


 Pero al fin y al cabo eso es lo que defendéis todas las asociaciones, ¿no?

Bueno, pero sí que hay ciertas asociaciones que llevan al claustro posicionamientos sobre la reforma laboral, el matrimonio de gais y lesbianas, la situación del Sahara... Y nosotros creemos que el claustro no está para eso. Hay temas que se presentan que solo se deberían hablar en el Congreso de los Diputados o incluso en la ONU. Si nos centrásemos en la universidad, nos iría mejor.

¿Sobre las fiestas universitarias?

ADDE es el adalid de las fiestas universitarias y siempre lo hemos defendido. Hemos propuesto una solución, siguiendo el modelo de otras universidades, con un recinto vallado en el que no puedan entrar menores, que era el principal problema, pero el rectorado ha hecho caso omiso. Hemos recogido firmas, hemos hecho una concentración... Si no hemos conseguido esto, es más por ganas de no escuchar el rectorado que por otra cosa, porque hemos presionado y lo hemos intentado y presionado muchas veces.

Al fin y al cabo, las instituciones nos intentan atar, y para eso estamos las asociaciones, para levantar un poco a la gente y que no sigan a ciegas lo que nos marcan desde arriba porque supuestamente sea lo correcto.


¿Cómo puede llegar la Universidad de Valladolid a ser puntera?

Hay que dar un salto de calidad y ofrecer lo que no ofrezcan los demás. Por ejemplo, enseñanza en idiomas sectoriales: inglés jurídico, inglés de telecomunicaciones... ese tipo de cosas. Ofrecer algo diferente.

Alfonso Díez responde a una pregunta/ Alejandro Andrés

Y por último, le digo unos nombres y usted los califica.

Rector: Tibio

León de la Riva: Con carácter

Ministro de Educación: Precipitado

Presidente de la Junta: Dialogante

Perfil del profesor que más le gusta: Cercano

Perfil del profesor que no le gusta: No he tenido problemas nunca con ninguno, la verdad.

¿Eres de los que pasan apuntes, o de los que los pide? Antes les pasaba, ahora les pido.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es posible que haya oído que una medida puede ser que las matrículas suban de pagar un 15%, como pagamos actualmente, a un 50%???
Lo que significaría que una matricula normal rondaría los 3000 euros.
Adónde cojones vamos?

Pedro G. dijo...

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/04/19/actualidad/1334839235_884063.html
hoy se supone que deben decir cuánto suben...

Anónimo dijo...

Menuda subida a las tasas. Supongo que la gente de esta asociación (mejor dicho, partido político) serán todos ricos, porque como sean los típicos "quiero y no puedo" que van de aburguesados y no tienen un puto duro, no van a poder afrontar esta subida tan injusta y descomunal.

Por cierto, soy otro "anónimo", no quiero que me confundáis con el "anónimo" ese que pregonáis vosotros adueñándoos de un símbolo activista para sacar tajada electoral y ratear votos. WERT-GÜENZA.

Anónimo dijo...

Yo creo que antes de Bolonia también se formaban profesionales en las Universidades y que una entidad pública como es la Universidad en cuanto pasa a depender económicamente de cualquier empresa (aunque vendan la moto de la "sostenibilidad", la "renovación de recursos", etc. ) pierde su independencia. Estoy de acuerdo en la renovación de las estructuras en la Universidad, sólo hace falta darse un paseo por los departamentos, monopolizados en bastantes ocasiones por linajes, pero desde luego, el proceso Bolonia parece un plan encaminado privilegiar el acceso a la Universidad (vetado a las clases populares)y a potenciar las carreras con mayor demanda laboral sobre otras que se condenan a la desaparición, como puede ser filosofía.

Anónimo dijo...

leismo!

Publicar un comentario