12 de abril de 2012

¿LA MUERTE DEL PERIODISMO?

No se puede hacer nada. Cada vez oigo más la afirmación de que el periodismo ha muerto, que ahora solo es un transcriptor, un altavoz para amplificar lo que el poder quiere hacer llegar al pueblo. Pon la radio, enciende la tele, abre un periódico y la noticia es “el presidente dice”, “el líder de la oposición ha dicho”, “el ministro ha dicho”, “la bolsa baja”, “la prima de riesgo se dispara”, “la agencia de calificación ha rebajado”. Todas las noticias salen de ruedas de prensa sin preguntas o de comunicados oficiales hechos por gabinetes de comunicación que lo han preparado todo muy cuidadosamente para contar lo que interesa. Y el periodismo se encarga de que ese mensaje llegue a todos; un altavoz de los que mandan.



Y cuando dicen que no se puede hacer nada, es que no se puede hacer nada. No se puede ser independiente cuando necesitas como agua para vivir a unos patrocinadores que te permitan sostener el medio con algo de beneficio, ¿beneficio? Aunque el periodismo sea una función social, al menos lo era, no deja de ser una empresa, con patrocinadores, con subvenciones de los Gobiernos. No se puede morder la mano que te da de comer, y ahí es donde el periodismo ha perdido todo. Y en el caso de los medios públicos, que son los que se pueden permitir perder dinero, tienen estipulado por ley los minutos que se deben dedicar a cada partido político. La pescadilla que se muerde la cola. Los partidos aparecen en los medios porque son los más votados. Y son los más votados porque son los únicos que aparecen en los medios. Al final, siempre se mantiene el statu quo, gracias el periodista transmisor. Una especie de dictadura de medios, pero en la que el medio tampoco manda, solo mantiene el poder de los que lo tienen.



También influye, por supuesto, la comodidad. Que la noticia te la den las agencias, que te la den los gabinetes, es muy de agradecer. Ya está hecha, solo hay que contar eso que te han dicho. Entre que las sacan del mismo sitio y que si no, se copian, al final todos dan las mismas noticias, cada uno con su orientación ideológica, pero las mismas noticias.



Y si no se puede hacer nada, ¿qué coño haces con tu vida? ¿Te sacas una carrera para nada, para ser el último mono? O pecas de tonto, de romántico, y tratas de sobrevivir sin perder la dignidad y la independencia que no vas a tener en un medio, como un montón de gente que empieza algo por su cuenta, con ingresos cero y tratan de seguir por ese lado sin llegar a creérselo del todo. No hay respuesta correcta. No hay nada que hacer. No se puede cambiar el periodismo, como no se puede cambiar este mundo tan feo que el periodismo se encarga de apuntalar para intentar sostenerlo un día más. No hay respuesta correcta. Es un dilema moral para elegir entre dos tipos de estupidez.

8 comentarios:

andreamagdarojo dijo...

Como estudiante de periodismo me siento algo identificada con el texto, sin embargo, creo que no debemos desmoralizarnos.

No estoy de acuerdo en que no se pueda cambiar el periodismo,somos la nueva generación y el futuro está en nuestras manos, obviamente habrá que luchar, no nos lo van a dar hecho. Aunque suene demasiado idealista creo que sería posible si juntáramos las fuerzas de todos; entre los jóvenes están renaciendo nuevos valores muy positivos de cara a reclamar cambios.

Hay futuro, claro que lo hay y más con Internet; solo hay que abrirse hueco, ofrecer algo que los demás no puedan dar.

superperiodistas dijo...

Si se escribe un artículo en primera persona se debería firmar con nombre y apellidos ya que, si no se hace así se traslada que este medio opina igual, y si así fuera, también debería aclararse. Personalmente opino que esa no es la actitud, pero las dudas que se plantean estan ahí. es triste que los estudiantes de periodismo perdamos la fe cuando apenas hemos empezado, demasiado pronto, eso sí es muy propio del desencanto romántico

Periodistillas dijo...

Todos los artículos de este blog están firmados en el apartado etiquetas. Este artículo en concreto es de Javier Burón Rivas. Superperiodistas

José Luis Moyano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier Burón dijo...

Sí, sí, esta opinión es solo mía.

Sé que es demasiado pesimista, pero es que, aunque me gustaría pensar de otra manera y creer que la nueva generación, como tú dices, podría cambiarlo, es así como lo veo cuanto más me imagino mi futuro; entre esas dos vertientes: la de la gente independiente que trata de hacer cosas a través de internet y sobrevivir, o la de los transcriptores de los medios, donde ya está consolidado desde hace mucho ese modelo y que veo imposible cambiar.

superperiodistas dijo...

Gracias por contestar, lo primero pedir disculpas por no haber visto la firma; lo segundo decir que me parece correcto tu planteamiento y que la duda está siempre ahí (por lo menos yo también lo he pensado)y si lo que se pretende es generar debate me parece incluso bien enfocado, pero ahora bien sobre el fondo creo que debo decir una cosa, se hace un periodismo diferente si no se cree en el periodismo; y hay claros referentes periodísticos que han llegado a hacer de esta profesión algo diferente a lo que planteas: por lo tanto es legítimo aspirar a cambio de poner todo el esfuerzo por llegar ahí, eso no es romanticismo, ni realismo, no es literatura aunque suene a lema publicitario, para llegar no basta con creer, hay que luchar; pero para luchar hay que creer.
Un saludo

Periodistillas dijo...

Hay un comentario borrado de José Luis Moyano (no se sabe por qué) en el que decía: Gracias, no lo había visto

superperiodistas dijo...

Hola, yo soy José Luis Moyano. Borré el comentario porque no se entendería la conversación ni la petición de disculpas, por eso rehice en el siguiente comentario firmando con el nombre del blog que escribo. Ese es el porqué, no hay ninguna otra razón.

Publicar un comentario