15 de mayo de 2012

Ya ha pasado un año. Cómo pasa el tiempo, dirá alguno. 52 semanas en las que ha habido un cambio de Gobierno, España ha ido de mal en peor económicamente: cierran empresas, cae la Bolsa, se levantan escándalos de corrupción, se degrada la imagen de la Casa Real y miles de sucesos de importancia que no deben obviarse.

Camino Sol. José Luis Cecilio

Si hay un testigo de excepción de ello es el 15M. Los medios querían reducirlo a la pataleta de unos perroflautas descontentos y fumados que protestaban por tener algo con que rellenar sus vidas. Sin embargo, parece ser que no eran solo ellos. La sociedad española comenzaba a darse cuenta de que en este sistema es el ciudadano el que menos peso tiene, el estamento más bajo de la cadena alimenticia.

Poco a poco el pueblo salía a la calle, portaba pancartas, realizaba cánticos y comenzaba a hablar de política y de sociedad en los corrillos habituales. Sin límite de edad, sexo, color o religión, todo aquel disconforme con la situación y deseoso de aportar su granito de arena tenía en sus manos una gran oportunidad, la de movilizar con su esfuerzo un país.

Fuente Dorada. José Luis Cecilio

El día fue el 15 de mayo de 2011. Fue entonces cuando el grito unánime ''Que no, que no, que no nos representan'' encarnó el anhelo de cambio de una sociedad. A la señalada fecha siguieron acampadas en todas las grandes poblaciones del país, asambleas regulares, concentraciones, manifestaciones y asambleas en busca de coordinar la protesta.

El movimiento protagonizaba portadas, conversaciones y telediarios. No era solo cuestión de perroflautas, cada vez más miembros se alistaban al pacífico ejército en defensa de las personas y no del dinero.

Desalojos policiales, depreciaciones, insultos, ofensas y malos tratos recibidos no han sido bastantes para frenar el ímpetu de la locomotora. Cansados de chorizos, maletines y coches oficiales, la voz seguía y ha seguido en pie.

Se ha cumplido todo un año. Quizá nadie esperara que la pataleta durara tanto tiempo, pero está ahí. La situación económica y social no ha sufrido mejoras, el Estado del Bienestar está siendo derribado y las familias se hartan.

Esqueleto indignado. José Luis Cecilio

Pasó la época en la que el egoísmo triunfaba, poco a poco vamos siendo conscientes de que las decisiones de unos pocos nos afectan a todos, que mientras estábamos en modo pasivo nos estaban robando descaradamente. Hemos dado el paso adelante, se ha alzado una voz reivindicativa contra los atentados hacia la sociedad.

Ha atravesado fronteras, edades, sociedades, culturas, razas. Nadie es independiente al enfado de este movimiento, en el que todos somos iguales en el apoyo de los más débiles. Los afectados por las hipotecas, los desahuciados, los trabajadores, los inmigrantes, los estudiantes, los pensionistas, los honrados, los enfermos. Ellos sí tienen cabida, ellos sí forman parte de los propósitos del 15M, mejorar su situación.

Indignados. José Luis Cecilio

Para ''los otros'' la plaza del Sol madrileña es el estandarte, pero no son capaces de ver al ejército. Miles, millones de almas, de cabezas, de hombres y mujeres que no fueron respetados. Ahora, aquellos que se creyeron en el Olimpo ven como los rostros anónimos comienzan a unirse en una masa incontrolable.

Hoy se hace un año de movimiento. Solo hay una manera de calmarlo, y es acceder a sus peticiones. Dejar de lado el dinero y tender una mano a las personas.

¿Lo conseguiremos?

0 comentarios:

Publicar un comentario