9 de mayo de 2012

AMANECER DORADO ¿ANOCHECER SANGRIENTO?


A las hermosas ruinas griegas les ha surgido un competidor en el ámbito económico, ya que el país heleno lleva en una situación precaria desde que comenzó a desarrollarse la crisis económica. Rescates europeos, manifestaciones, revueltas e incluso cambios de gobierno se han producido en busca de mejorar la dura situación.



Los griegos no han sido capaces de superarlo y ahora campan sin pena ni gloria por el panorama europeo, que los menosprecia y los trata como una carga económica, pues la cantidad de millones de euros que necesitan es completamente inasumible para las entidades europeas.

Ante este panorama, las elecciones se han realizado y los resultados son bastante peligrosos, ya que el partido de tendencia neonazi, autodefinido como ''Nacionalista griego'', ha obtenido 21 representantes en el Parlamento, ya que un 7% de los griegos estiman que son los más adecuados para reflotar el país.

El grupo dirigido por Nikos Mijaloliakos no ha tardado en dejar claras sus intenciones, pues no han dudado en afirmar que estarían dispuestos a repartir minas por las fronteras de su país para protegerlo de los inmigrantes. A su vez, consideró aceptable disparar a un inmigrante ilegal, y que la situación se mantendría siempre que hubiese un solo griego en paro, pues el trabajo debe ser para los helenos.



Desde el primer momento han permitido que la opinión pública esté al corriente de sus planes y sus intenciones. De hecho, unos esbirros del líder del partido ordenaron a los periodistas que iban a cubrir la noticia ponerse en pie, en señal de sumo respeto, a la llegada de Nikos Mijaloliakos. Dichos secuaces, de cabeza rapada y amenazador semblante, provocaron que una periodista se fuera del lugar, reacia a esa bravuconada.

Los que ahora reclaman el ''Grecia para los griegos'' han olvidado el ataque nazi que sufrieron, en 1940, por parte de los miembros del Eje, causando muertes y desolación. Parece ser que tampoco recuerdan los esfuerzos de sus antepasados por liberarse del Imperio Otomano y ser un pueblo libre.

Fuera de las fronteras helenas, en Francia el partido ultraconservador liderado por Le Pen obtuvo aproximadamente el 20% de los votos en la primera vuelta de las elecciones. Los malos datos económicos están provocando que el dedo acusador recaiga sobre los inmigrantes, siempre en la picota por ''arrebatar puestos'' a los trabajadores nacionales.



Por fortuna, ese partido de marcada tendencia neonazi no tiene más del 7% de los votos, conque aún no está en condiciones de llevar a cabo su agresiva política. No obstante, conviene seriamente replantearse si es de recibo volver a permitir el resurgir de los nacionalismos extremos en Europa, siendo conscientes de lo que ha sucedido en épocas anteriores.

Ha costado muchos años llegar a una situación, aún muy mejorable, en la que progresivamente se acepta la multiculturalidad en la sociedad como para que empiecen a surgir grupos que tarten de echarlo por tierra con minas, disparos y prepotencia. No volvamos a caer en el mismo error.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, por lo menos quieren cerrar las fronteras, y no abrirlas como los del 33, ¿no?

Publicar un comentario