29 de mayo de 2012

BANDIDOS BANKIARIOS

Juan Navarro García
Otro escándalo relacionado con la economía sacude España. La prima de riesgo supera los 500 puntos básicos y llega a límites históricos, salen a la luz los millones de euros necesarios para reflotar la situación y, como quien no quiere la cosa, se anuncia que Bankia está en una situación de proximidad al colapso y requiere 23.500 millones de euros para detener su caída libre.



Y esto ocurre al poco tiempo de que hubiese salido a la cotización bursátil. Y cuando nos hemos querido dar cuenta, se anuncia que para reflotarlo serán necesarios dichos millones de euros, que equivalen a que cada español ponga 500€ para su salvación. Esto es, 500€ que podían llegar al ciudadano en forma de infraestructuras, inversiones, sanidad, I+D+i, educación o, simplemente, para sanear el déficit.

Pero no, el pufo bancario exige ese dineral en estos tiempos en los que hasta Rajoy busca en las rendijas del sofá unos céntimos con los que ayudar a España. ¿Qué pasará con los responsables de que el asunto Bankia haya acabado así? Prisión, dicen algunos, multas millonarias, dicen otros. Pero no, parece que no.



Se irán de rositas, con sus multimillonarias pensiones, por si no han saqueado lo suficiente en sus años como directivos de la entidad, para lamento del resto de españoles, que desean que la Justicia abra sus ojos y cierna su espada sobre ellos.

Después de llevar una entidad bancaria a la ruina y que sean secesarios 23.500 millones, repito, 23.500 millones de euros para solucionar el entuerto, es normal que comiencen a alzarse voces en contra de asuntos como este.



Porque las responsabilidades penales de este país son de risa. Mientras se acepta que terroristas, asesinos, encarcelados se acerquen a su amada Euskal Herria para estar más cerca de sus simpatizantes y los asesinos de Marta del Castillo campan a su antojo, no hay penas para los causantes de semejante despilfarro económico.

Así son las cosas en España, tierra de toros, paella, flamenco y chorizos. Y así se las hemos contado.


0 comentarios:

Publicar un comentario