2 de mayo de 2012

MÁS VALE TARDE QUE NUNCA


Rayanne Arantes Mendes.

Mañana, 3 de Mayo, Día Internacional de la Libertad de Información – o Día Mundial de la Prensa-, la Asamblea General de la FAPE, junto a otras asambleas, ha convocado manifestaciones en defensa del periodismo en varias ciudades españolas, bajo el lema “Sin periodistas no hay periodismo. Sin periodismo no hay democracia”.



Hasta el momento, la mayoría – los poco informados- piensan que la manifestación se hace para defender la libertad de información o expresión, sin embargo los tiros no van por ahí. Con más de 4000 periodistas despedidos en 2011, cifra que sigue en aumento; periódicos que vieron como sus puertas se cerraban; la precariedad laboral; las ruedas de prensa sin preguntas; el intrusismo en la profesión o los bajos sueldos son algunos de los motivos por los que periodistas y estudiantes han decidido salir a la calle.

Son muchos los profesionales que en los últimos años han dedicado su tiempo a reflejar su opinión a cerca del tema, no obstante, no pasan de meras opiniones. Durante los últimos meses, internautas de la red social Twitter, han intentado reivindicar y cambiar la situación por la que pasa actualmente el periodismo en España, con ‘hashtags’ como: “#nosincarrera” “#gratisnotrabajo” “#sinpreguntasnocobertura” “#nomásdespidos” “#sinperiodistasnohayperiodismo” “#periodigno” “#sinperiodismonohaydemocracia”. Pero eso no es – y no fue- suficiente, y lo sabemos todos.



Lo cierto es que el deterioro del periodismo en España va creciendo en todos los sentidos. Y, por si no son suficientes los despidos masivos, las universidades siguen acogiendo y graduando a miles de nuevos periodistas, sin poder ofrecerles trabajo. Y ante esto, ¿qué deberíamos hacer? ¿Reivindicar porque no hay puestos de trabajo para todos? ¿Reducir el número de plazas? La solución parece ser que es despedir a los periodistas veteranos, aún así las generaciones venideras continúan sin trabajo.

Ahora bien, en época de crisis y manifestaciones, la iniciativa viene como anillo al dedo, pero lo que no logro entender es por qué se ha esperado a llegar a una situación como esta, de precariedad  – periodística e informativa - para salir a la calle. Esto se tendría que haber hecho hace mucho tiempo, cuando la profesión dejó de tener su verdadero valor, cuando cualquier persona sin título universitario empezó a acceder a los medios de comunicación quitándole el trabajo a aquellos que, estudiando, intentan conseguir su sueño o tener un futuro mejor. Se suman a ello las quejas respecto al sueldo que reciben los periodistas, ¿y esto a qué viene ahora? Si el sueldo ha sido escaso desde siempre.

No estamos para tirar cohetes, y eso lo sabemos todos. Quizá la situación ya esté demasiado deteriorada. Pero nada es imposible, solo depende de nosotros – los periodistas y estudiantes de periodismo- cambiar la situación. Considerados como el cuarto poder, tenemos la voz y el poder de cambiarlo, ¿no? ¿Y por qué, entonces, se ha esperado hasta el momento para reclamar tales derechos y valores? ¿Por qué se han quedado los periodistas de brazos cruzados mientras observaban como su profesión se iba a pique?

Es necesario que la sociedad vuelva a creer en los periodistas, que se recupere el valor de la profesión como garante del derecho constitucional de proporcionar información veraz a los ciudadanos, sin que se antepongan los intereses económicos de los empresarios dueños de los medios de comunicación; respetando los principios éticos y deontológicos propios de la profesión. Salgamos, pues, a la calle y manifestémonos por lo nuestro. Porque, como bien se dice, más vale tarde que nunca.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Bastante bueno, buen punto de vista y muy realista, ¡enhorabuena a la autora!

Publicar un comentario