6 de junio de 2012

VACACIONES PAGADAS


En las últimas fechas la prima de riesgo ha marcado un máximo histórico, 540 puntos básicos, lo cual significa que los compradores de deuda española pide más intereses, un dinero que el Estado español no puede pagar.



Mientras tanto, de nuevo los asuntos bancarios copan las portadas españolas, los billetes son protagonistas en un momento en el que se ha de exprimir cada céntimo.Los españoles cada vez tienen menos capacidad adquisitiva y el paro sigue en puntos inimaginables antes de la crisis económica.

No hay dinero en España. Y sin embargo, no hay semana en la que no se destapen bochornosos trapicheos económicos en la clase política, que no conforme con un sueldo de altos dígitos, dietas y demás remuneraciones, por no hablar de los que conjugan dos o más sueldos.



La sociedad se cansa de la política, con ejemplos como lo son manifestaciones o caceroladas, que no paran de repetirse a lo largo y ancho de la Península Ibérica. Y no cambian para nada, no temen por su futuro ni deciden cambiar su manera de ejercer la política en estos turbulentos tiempos.

Porque la política está podrida. Las noticias informando de que un concejal, un alcalde o un cargo político han metido la mano en el saco y se han llevado dinero mediante comisiones, propinas y subvenciones desaprovechadas. No importa el color de la bandera.

Alcaldes del PP, concejales del PSOE, miembros de todos los partidos están involucrados. No solo es el conocido como PPSOE, sino que recientemente han aparecido informaciones sobre un integrante de IU en Andalucía.



Hasta las cejas. Es triste, muy triste lo que sucede con la clase política de este país, diaramente involucrada en turbios asuntos que a nadie agrada. Y parecen no desear cambiar.

¿Hasta cuándo va a seguir esto así? No es de recibo estar en manos de unos titiriteros que utilizan nuestro dinero para irse a Marbella y comer como zares. La crisis poco a poco hace arraifar en la mente de los españoles que ya basta de robos de ladrones de guante blanco y traje azul marino casi negro.

Soñamos con una clase política honrada, sin importar el color de los que nos dirijan con tal de que no se aprovechen del dinero del contribuyente. Esperemos poder vivir lo suficiente para verlo.

0 comentarios:

Publicar un comentario