23 de octubre de 2012

IR AL CINE POR DOS EUROS NO ES IMPOSIBLE

Jorge Hierro

Ya conocíamos como se las gasta la industria cinematográfica en  España: El orgullo por el producto audiovisual nacional es inversamente proporcional a su coste. Un padre de familia puede verse en la tesitura de llevarse a sus pequeños  y a su mujer al cine una tranquila tarde de sábado (el domingo hay fútbol) para así darle una alegría a los niños y pasar además un rato agradable en familia. Sin embargo, el rato sería más agradable si no tuviera que gastarse una media de 50 euros en ver Phineas y Ferb (con todos mis respetos a Disney).



Pero estamos de enhorabuena  ya que, por cuarto año consecutivo, se celebra en España la Fiesta del Cine, una promoción que tiene como objetivo acercar el cine a los espectadores a través de un descuento directo en la compra de la entrada: Para todo aquel que haya ido al cine la semana del 15 al 21 de Octubre y haya recogido la acreditación correspondiente podrá ir los días 22, 23 y 24 de este mes a ver cualquier película por tan sólo dos euros. Dos euros. Debería ponerlo en mayúsculas y colorines.

Las asociaciones de exhibidores (FECE), Distribuidoras (FEDICINE) y de productores de cine (FAPAE), a las que este año se ha sumado el ICAA (Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales) han querido apoyar la idea viendo el escandaloso beneficio que provoca para el consumo: En 2011, la asistencia durante esta Semana Cinéfila  se tradujo en casi 2 millones de espectadores, siendo la media el resto de semanas bastante inferior, en torno a 360.000 espectadores. Está claro que, a pesar de la nostalgia por lo clásico, a pesar de creer que el cine actual no es como el de antaño, el problema a la hora de ir al cine sigue siendo económico. El paladar del cinéfilo tiene bastante más gusto que monedas el bolsillo de Don Mariano.




Un total de 286 cines de toda España, el 80 por ciento de la cuota de mercado, se han adherido a la Fiesta del Cine (en Valladolid, los cines de Cinebox Vallsur están comprometidos con la promoción).  En esas 2.590 pantallas los espectadores podrán disfrutar de películas como Lo Imposible, Resident Evil  5, Salvajes, Blancanieves, El Artista y la Modelo, Atraco o Las Aventuras de Tadeo Jones. De hecho, el verdadero "Atraco" es poder ver en la gran pantalla "Lo imposible" por tan sólo 2 euros.

Curiosamente, la promoción coincide con el Festival Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI), el cual proyecta sus películas en las salas de los cines Roxy, Casablanca, Manhattan, Miguel Delibes o incluso en el Teatro Calderón, dejando que la otra fiesta del cine deleite al público del Cinebox Vallsur. Ésta es, desde luego, la semana fantástica del séptimo arte en la capital castellana.

El recorte que ha sufrido la industria del cine (36%) en España puede considerarse una salvajada (¿cuánto beneficio supone? ¿25 millones de euros?) cuando por ejemplo los equipos de fútbol en Primera División deben en torno a 750 millones de euros a Hacienda. El cine es cultura y la cultura nos está saliendo cara, muy cara.

Al fin y al cabo, vale la pena dar las gracias al desahogo que supone olvidar durante tres días las "IVAs" y venidas de los impuestos en nuestras carteras, y sobre todo si cuentas con la suerte de que en esa semana Juan Antonio Bayona, entre otros, pretenda acercarte el cine como nunca antes lo habías visto (igual porque ni habías ido) y hacer que Lo Imposible se haga posible: Ver CINE español en familia por 20 duros. Bueno, todavía euros.

0 comentarios:

Publicar un comentario