30 de octubre de 2012

YIPPEE KI-YAY PARA TODA LA FAMILIA

Jorge Hierro

La carrera de un futbolista, a nivel profesional, dura una media de 15 años, etapa en la que su estado físico está en condiciones de ser explotado al máximo nivel. La edad comprendida entre los 20 y los 35 años parece ideal para realizar cualquier tipo de esfuerzo físico, sin embargo, a la hora de salvar a tu familia (y de paso, al mundo) de un ataque terrorista, hay gente que puede hacerlo a cualquier edad y el número de veces que la taquilla le pida. 



De nuevo Bruce Willis se vuelve a meter en la piel de John McClane en una nueva entrega de La Jungla  para ‘’viajar a Moscú donde se encuentra su hijo Jack. Con los peores elementos de los bajos fondos rusos tras ellos y luchando contrarreloj para evitar una guerra, los dos McClanes descubren que sus métodos opuestos les convierten en unos héroes imparables’’. Esta sinopsis, a pesar de apestar a ausencia de ingenio en el guión tiene un ligero aroma a taquillazo. Un aroma a taquillazo que comenzó su recorrido hace ya 22 años, cuando Willis tenía pelo y aún no había salvado el mundo de ningún terrorista loco ni de ningún asesino o ladrón ambicioso (todos rusos y alemanes, por cierto).

Aquella película, la primera de la saga, era una película de verdad. Un guión que, en un principio, no parece complicado, pero acompañado de unas actuaciones estelares de Bruce Willis y su antagonista Alan Rickman (futuro profesor Snape en la saga Harry Potter). Como escribía en su momento David Mamet: ‘’Un buen guión puede brillar con actores magníficos, y un guión extraordinario puede hacerse con actores aficionados. Cuando tienes un guion extraordinario interpretado por actores extraordinarios tienes un clásico’’.  Puedo aceptar no llamar a esta pieza ‘’clásico’’, puesto que no tiene el nivel de otros, pero al menos el entretenimiento sí es inteligente, y la trama encierra suspense. Esa película me enseñó a amar los clichés de las cintas americanas: ¿Quién no adoraba al poli negro que ayuda a McClane durante la trama?



Sin embargo, desde que en la tercera película dejaran el listón en buena posición, se empeñaron en hacer la caja de bombas que suponía el ‘’caos total’’ de la cuarta entrega: La Jungla 4.0 no es más que un orgasmo de acción de principio a fin, donde encontramos desde coches que vuelan para estrellarse contra el helicóptero del enemigo hasta una persecución entre un caza y un tráiler por la carretera. La temática de ‘’caos total’’ le venía como anillo al dedo para definir la película, pero la promocionada quinta entrega también avisa, y espero que cumpla su amenaza con ‘’La Jungla 5: Un buen día para morir’’. En efecto, a McClane le toca una merecida retirada, porque si no, a este paso, va a necesitar más rotación de actores que le interpreten que James Bond. Por cierto, también espero que Bardem acierte a hacerle daño a Daniel Craig en ‘’Skyfall’’ (¡Jeremy Renner quiere ese papel y se hace viejo!).



Estamos asistiendo, finalmente, al último asalto de los héroes de nuestros padres. Fueron héroes, y como tales, serán recordados: Rambo, Rocky, John McClane, Terminator, Indiana Jones… Todos serán recordados por sus gloriosos años, y no por verles envejecer ridiculizados entre tanto maquillaje. ¿Se imaginan una escena final entre Bruce Willis y Swarznegger? ¿Quién demonios dice la frase final? No lo sé, pero en este artículo la digo yo, y se la dedico al glorioso reparto de ‘Los Mercenarios 2’: “Sayonara, hijos de…”

0 comentarios:

Publicar un comentario