30 de noviembre de 2012

BIENVENIDOS AL SUR (Lecce)

José Luis Cecilio

Erasmo de Rotterdam nunca pisó la ciudad de Lecce, ni deambuló por sus calles, ni degustó su comida. De haberlo hecho en el siglo XVI hubiera llegado justo en la época de mayor esplendor de esta ciudad italiana gracias al comercio. En sus viajes por Europa, lo más al sur que estuvo Erasmo fue en Roma pero Lecce se encuentra más al sur, mucho más al sur, en el llamado “tacón de Italia” a seiscientos kilómetros de Roma.
Ahora la beca Erasmus me permite hacer lo que este humanista no pudo: conocer y estudiar en esta ciudad que es la capital de la provincia con la que comparte nombre y que se encuentra en la región de Apulia, la más oriental de Italia. Sus habitantes se denominan leccesi. 

Lourdes Gonzáez Calvin


Lo más probable al conocer a algún leccese es que diga “¿te puedo invitar a un café?”, “¿vamos a tomar un café?”. Para ellos es un ritual casi sagrado; forma parte de su ocio, es su manera de entablar conversaciones y amistades, de su forma de ser. Les gusta la tranquilidad que da sentarse en una terraza para tomar un café y quizá un pasticciotto,el dulce típico de esta zona (el Salento). Esa tranquilidad del no hay cosa que un café no pueda esperar en ocasiones es desesperante porque a la lentitud de esta tranquilidad se le suma el caos que lo gobierna todo: desde el tráfico, los trasportes hasta la burocracia y el papeleo continuo, pasando por la universidad. De forma paradójica es un caos que (con paciencia) resulta efectivo y para los leccesi es incluso ordenado, aunque a ojos de los foráneos parezca que no tiene sentido.

Contrarrestando esto está la amabilidad y la facilidad que tienen para ayudar por ejemplo a los erasmus que llegan, no se enteran de nada y con los que hay que tener infinita paciencia para poder ayudarles en su vida cotidiana.



Como ven no todo es negativo, al contrario, hay multitud de razones para llenar la maleta, coger un avión, un coche, un tren,... y llegar aquí y simplemente disfrutar de lo que nos ofrece esta remota porción de Italia. Si les he convencido de seguir la lectura imagínense que están ustedes en casa con su familia y sus mejores amigos, comen carne y castañas, beben buen vino durante todo el día en la casa de la 'abuela' que seguramente se encuentra en el campo, la música que suena es la tarantela (la música popular del sur de Italia) y hay un ambiente familiar distendido. Están en la fiesta de San Martino (San Martín, 11 de noviembre) que se conserva desde hace siglos en el Salento y representa a la perfección la parte familiar y festiva de esta región. En verano la diversión deja de ser tan familiar, la gente del centro y norte de Italia y también del resto de Europa llega para disfrutar de las playas y del buen tiempo. El turismo de sol y playa es una fuente importante de ingresos para los salentinos. En dialecto resumen la descripción de la región con el lema Lu sule, lu mare, lu iento (el sol, el mar, el viento) que la caracterizan. Sí, dialecto, no italiano formal porque en esta región hay casi tantos dialectos como ciudades: barese, brindisino, leccese,...




Acabado el verano toca volver a la universidad. Las facultades de la Università del Salento se encuentran distribuidas por toda la ciudad y en el campus de la vecina ciudad de Brindisi. ¿Diferencias respecto a España? Los exámenes son orales, normalmente no es obligatorio acudir a las clases y la administración es aún más caótica. ¿Similitudes? En ambos países luchan por evitar los recortes que afectan a educación y la subida de tasas.

Llegados a este punto, la familia, amigos o compañeros comienzan a preguntar o a dejar caer '¿y la mafia?', - No te preocupes aquí no hay, respondo. En parte mentira piadosa, en parte verdad. Existe una mafia pero débil que se dedica a la extorsión de los comercios, la usura o el tráfico de drogas. No es visible y por las calles no hay ninguna razón para temer un ataque o algo parecido, es más a los italianos les cabrea bastante que se hable del tema en las conversaciones. La Ndrangheta en la vecina región de Calabria y la Camorra napolitana son las organizaciones mafiosas actuales más poderosas pero operan fuera de Apulia.



Si por algo debe ser conocida Lecce es por su belleza arquitectónica. La Florencia del sur, la joya del Barroco son algunos de los calificativos que nos podemos encontrar en cualquier bloc o revista. Son ciertos, pasear por el centro de la ciudad da la sensación de no solo moverse por el espacio sino también por el tiempo, nos traslada al siglo XVII con la visión de las iglesias, los monasterios, el Duomo (sede de la catedral) y las puertas de la ciudad construidas con piedra leccese, moldeable y cálida, que particularmente me recuerda a la utilizada en los edificios de Salamanca. Pero está visión termina rápidamente cuando llegamos a la plaza de Sant` Oronzo donde se encuentra el anfiteatro romano signo de la antigüedad y de la importancia que tuvo la ciudad en el pasado. ¡Como no! Junto al anfiteatro hay una cafetería, yo ya me quedo tomando un cortado. Lectores, bienvenidos al sur.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo estoy.
Mencionar falta, el fantastico rustico.
Puedo decirte solo: “Vive el momento, no pienses; siente, utiliza tu instinto, siente La Fuerza”.

Anónimo dijo...

Palabra de una chica leccese :D me gusta mucho lo que acabo de leer y es cierto, te olvidaste del rustico y del helado de Tentazioni o Natale y de la Puccia y de muchas mas cosas... queda tiempo pa descubrirlas :D En fin, son las 5... voy a por un café jeje :D
Un besito jose luis :D
Giò

Publicar un comentario