6 de noviembre de 2012

Jorge Hierro

¿Qué piensa una persona cuando lee o escucha la palabra fanning? En España, mucha gente simplemente no entendería su significado debido a su raíz anglosajona. Traducido al español, fan significa ventilador, por lo que podemos imaginar que su acción, fanning, está muy relacionada con los torbellinos.



Ajenas al jaleo de las glamurosas galas, al ruido de la tele y de las audiencias y las taquillas, convive el cine vocacional con dos pequeños y mimosos ‘’torbellinos’’ rubios: las hermanas Dakota y Elle Fanning. Ya no tan pequeñas, ciertamente, aunque tantos papeles interpretados a tan inocente edad (nada más y nada menos que 84 largometrajes entre las dos) hace que no queramos aceptar que comienzan a crecer.

Dakota Fanning, la hija pequeña de Tom Cruise en La Guerra de los Mundos, la niña a la que Denzel Washington debe proteger en El Fuego de la Venganza y la criaturita de la que no quiere separarse Sean Penn en Yo Soy Sam  ya tiene 18 años. Mientras tanto, su hermana madura rápido y, con tan sólo 14 años, ha conseguido casi tanto éxito como Dakota. Nunca antes un matrimonio tan común había sido tan productivo para el cine.



Hay pocos profesionales del celuloide que puedan afirmar con total franqueza que el cine, su profesión, haya sido su vida. Sin embargo, no hay mayor ejemplo que las hermanas Fanning para demostrar que, a veces, esta frase tan utilizada por las grandes estrellas tiene un sentido. Desde muy temprana edad, con tan sólo un lustro de vida, Dakota ya se sentía una artista: A pesar de que sus padres (Steven y Joy) fueran amantes del deporte y dedicaran sus vidas profesionales al béisbol y al tenis respectivamente, la mayor de las hermanas disfrutaba paseando por casa con una manta bajo la camiseta aparentando ser una madre estresada. El papel de la hija lo interpretaba, sin saberlo aún, su hermana pequeña Elle.

Dakota solía ir a una escuela de teatro para niños cerca de casa y, cada fin de semana, los críos hacían una breve representación para sus padres. Los monitores no tardaron en darse cuenta de la tremenda habilidad de la pequeña Fanning sobre el escenario, por lo que advirtieron a sus padres que le buscaran un agente. Los monitores tenían buena vista.

La familia no quería arriesgarse, por lo que decidieron mudarse unos meses a Los Ángeles e inscribir a Dakota en audiciones. La pequeña fue escogida entre muchos participantes para un anuncio del detergente Tide. A partir de entonces, Steven y Joy decidieron apostar por el futuro cinematográfico de su hija y decidieron instalarse con las dos niñas de forma permanente en Los Ángeles.

Dakota en Yo Soy Sam
Pronto, en el 2001, llegaría la gran oportunidad de Dakota para dar el salto definitivo a Hollywood, interpretando el papel de Lucy (la niña protagonista) en la película Yo Soy Sam, junto con nada más y nada menos que Sean Penn y Michelle Pfeiffer. El director y los miembros del reparto quedaron alucinados con la actuación de la pequeña, testigo que posteriormente recogería también la crítica. No sólo Dakota había salido airosa de su primer asalto en el mundo del cine, sino que también su hermana pequeña, con tan sólo 2 años y 8 meses de edad, tuvo un pequeño papel interpretando una versión más joven de Lucy en la película.

En palabras de la menor de las hermanas: "Dakota siempre está recordando cosas de esa película, y yo sólo recuerdo lo que vi hace no mucho en un making of ", lo que demuestra que Dakota no sólo crece sino que también madura, y no olvida sus principios y sus referentes.

Como era de suponer, los papeles comenzaron a llegar en tropel para la hermana mayor y pronto se convertiría en una de las niñas prodigio de Hollywood: Sus actuaciones en Atrapada, Sweet Home Alabama (de la que muchos recordarán aquel romántico cruce entre las rejuvenecidas versiones de Reese Witherspoon y Patrick Dempsey: - "¿Por qué quieres casarte conmigo? –Porque así podré besarte siempre que quiera") o Hansel & Gretel. Por aquel entonces, ya en el 2003, Elle consiguió su primer papel importante en la película Papá Canguro, protagonizada por Eddie Murphy.


A pesar de comenzar a trabajar cada una por su lado en el mundo del cine, ambas hermanas siempre han sido inseparables, de hecho, les encanta pasar tiempo juntas y, además, no han dejado de lado la escuela, ya que les encanta todo lo que ven en las películas relacionado con la misma (Actualmente, Dakota acaba de cumplir los 18 y se ha marchado a la Universidad, lo que provoca mucha tristeza en Elle aunque ve el lado positivo: "Ahora tengo un baño para mí sola"). También pretenden aprovechar todo el tiempo que puedan para sus hobbies: Elle cuenta que "de no haber sido actriz, estoy segura que habría sido bailarina". De hecho, la menor de las hermanas combina los ensayos con clases de ballet.

Elle, además, guarda una ferviente devoción por Marilyn Monroe, de la que cuenta que con 7 años se disfrazó en Halloween: "Me encantaba moverme como ella y lanzar besos al aire", por lo que, cuando hizo la audición para la nueva película de Sofía Coppola (Somewhere), el casting no dudara en cogerla, se emocionó muchísimo al saber que pisaría el mismo suelo que ya pisó Marilyn, el Chateau Marmont, para el rodaje de la película. Aquel film demostró la calidad profesional de la menor de las Fanning y, además, creó un vínculo especial entre los miembros del rodaje. Stephen Dorff, quien interpretaba al padre de Elle en la película, iba a recogerla muchas veces al colegio para que se acostumbraran a la relación padre-hija que debían tener en el filme.

Elle en Super 8
Lo que más asombra a la gente que trabaja con Elle es su increíble dedicación, y así lo dice J. J. Abrams, quien "alucinó" con la interpretación de la chica en su película Super 8: "Cada día que trabajábamos, me dejaba alucinado (…) Le das algunas notas y direcciones y ella simplemente asiente con la cabeza con una tímida sonrisilla y un murmullito de aprobación, el cual significa: está bien, entiendo lo que dices, y sé exactamente cómo quieres que lo haga, y no hay que discutir nada más, no me hace falta preguntarte nada más, simplemente lo haré (…) y es entonces cuando hace la escena y compruebas que ha entendido a la perfección lo que pedía".

A esas alturas, Dakota ya había compartido reparto con Tom Cruise, Denzel Washington e incluso Robert De Niro (en El escondite), quien se deshace en elogios cada vez que le preguntan por ella. Debido a su efervescente éxito y su evidente talento para el mundo de la interpretación, tuvo que lidiar con problemas "sexuales" con tan sólo trece años, debido a una escena un poco violenta que tuvo que interpretar en la película Hounddog, en la que su personaje sufría una violación. Este hecho cabreó mucho a los padres y desde entonces ellos miran con lupa cada guión o cada propuesta que reciben sus hijas para actuar ya sea en películas o incluso anuncios.

Actualmente, las hermanas prodigio de Hollywood continúan explotando su talento: Dakota está inmersa en 6 proyectos diferentes (uno de ellos, La saga Crepúsculo:Amanecer- Parte 2, a punto de estrenarse) y Elle, también, está inmersa en otros tantos, acaba de estrenar en la SEMINCI Ginger & Rosa, una historia que cuenta las vivencias de dos adolescentes en la Inglaterra de los 60. El torbellino rubio derrocha belleza y talento conforme pasa el tiempo y, por el bien del cinéfilo, esperemos que no pare. Ahora ya sabrán qué pensar cuando escuchen Fanning: Cine.

0 comentarios:

Publicar un comentario