11 de noviembre de 2012

PECHARTE SE ENCIERRA POR UN SUEÑO

Juan Navarro García

La Educación no se vende, se defiende. Esta es una de las frases que más se ha oído recitar a las masas que se oponen a las políticas de Educación que se están llevando a cabo en este país. Lo que en un principio era un cántico ha evolucionado, todo lo contrario que este país, en claro retroceso hacia décadas atrás.


El Ministerio de Educación español está desarrollando unas políticas, por todos conocidas, que están poniendo serias trabas a una juventud que no quiere quedarse a la zaga en conocimientos. Pese a que la política de recortes y austeridad es comprensible, a nadie se le escapa la situación económica que atraviesa este país, los estudiantes piensan que no se pueden rebasar ciertos límites.

De lo que se quejan a lo largo y ancho de la Península Ibérica es de el aumento de precios de las matrículas universitarias, difíciles de asumir para una familia con los tiempos que corren. Tampoco se escapa el drástico recorte en infraestructuras y recursos, dado que se están despidiendo a profesores y ampliando los horarios a los docentes que permanecen. El perjudicado, el maestro y el alumno.

Galicia, esa preciosa tierra de meigas, queimadas, conxuros y una cultura sin igual está viendo cómo este legado podría desaparecer por una tempestad más temible que las que azotan A Costa Da Morte. Y esta galerna tiene nombre y apellidos: Recortes en Educación que han provocado que los estudiantes de Bellas Artes y Restauración pasen a la acción.



Mientras en Galicia copan portadas Feijoo y la abstención políticas a partes iguales, hay quien no sabe que las puertas del cielo de unos estudiantes está siendo cerrada con ladrillos y cemento que solo podrán derribarse mientras estén frescos. Cuando se sequen, todo estará perdido.

Los responsables de tumbar a patadas este muro son los Estudiantes de Bellas Artes y de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Pontevedra. Estos alumnos de la universidad han dado un paso adelante, no se han contestado con un ¡Basta ya! que no recibe respuesta. Para hacerse oír, se han encerrado en su Facultad para reclamar lo que es suyo, y de todos los jóvenes españoles, el derecho a recibir una Educación como la merecen.

El enfado es tal que han solicitado pasar la noche en la Universidad, eterna cuna del saber, para que se sepa su causa. No están solos. Padres y compañeros se han unido a su iniciativa para corroborar que por muy mal que esté la situación económica del país, cosa que lamentablemente todos sabemos, la Educación es un pilar que debe respetarse e incentivarse.



Estos universitarios han sacado las uñas sabedores de lo que está en juego. Mientras otras facultades han optado por las manifestaciones o asambleas, ellos han dado un paso más. Pasar la noche entre muros de su facultad.

Para ello han contado con el apoyo de su Decano, que ha facilitado que puedan dormir allí y ha comprendido y apoyado la causa de sus alumnos. Tal es la situación que no puede involucrarse más porque teme por su puesto.

De eso se encargan los alumnos. Bajo el nombre de "PechARTE", que juega con el idioma gallego, donde pechar es cerrar, los afectados han clamado por un derecho a la Educación. Incluso las calles de la ciudad son testigo de la acción de este grupo, ya que han invitado a 'maquillar' los carteles de políticos que vean mediante rotuladores, imaginación y sátira, siempre con la firma de PechARTE.



Si pasas por la ciudad de Pontevedra y ves un Feijoo con un bonito sombrero o un bigote a lo Dalí, no hace falta bajar al vista y buscar la firma de PechARTE para saber que ellos están detrás. Los jóvenes saben que cualquier forma de llamar la atención es buena para seguir dando a conocer su causa.
Las asambleas son constantes a fin de organizar las acciones de los próximos días y semanas. Preguntados por la acogida de sus acciones, responden que por desgracia no están siendo escuchados por parte de los responsables de estos asuntos. Pero no piensan cejar en su empeño y no callarán hasta recibir respuesta.

Como añadido a la velada en las paredes universitarias, los animosos alumnos han realizado desfiles y actividades para dar su nombre y su propósito a conocer. No solo les basta con los actos en Galicia, sino que aprovechando el tirón de las redes sociales, Twitter (@PechARTE_Ponte)  y Facebook (PechARTE)  hacen eco de sus protestas. A través del apoyo recibido por Internet han conseguido ser portada del diario

El Faro de Vigo, que reflejó en su primera plana las reivindicaciones de estos estudiantes.
Pero no se dan por satisfechos. PechARTE sabe lo que se juega y no han parado de planear nuevas actividades para seguir demostrando su descontento con las decisiones de la Xunta. Las asambleas han sido constantes y, tras una semana de movimiento, búsqueda de permisos y elaboración de pancartas, un día de la próxima semana el descontento grupo volverá a pasar la noche entre muros universitarios.

Saben el peligro y no quieren que nadie acabe con su sueño. PechARTE seguirá dando guerra.

0 comentarios:

Publicar un comentario