2 de noviembre de 2012

TURÍN, ITALIA


Rayanne Arantes

Turín (Torino, en Italiano), es la capital de la región de Piemonte, situada al norte de Italia, que se rodea por los Alpes y se sitúa en la parte izquierda del río Po. Tiene algunas de las mejores Universidades italianas, la Universidad de Turín (UNITO) y la Politécnico de Turín (POLITO). Es realmente una ciudad muy bonita, sobre todo cuando cae la noche, con todas las luces encendidas, iluminando los numerosos arcos que cubren las aceras de todo el centro de la ciudad y los principales monumentos de la zona del río Po (conocida por el nombre de Murazzi) en donde se ven reflejados, además, de encontrarse diversas discotecas, pero no se recomienda ir solo por allí debido a que es una zona un poco peligrosa por la noche.



Yo no escogí como primera opción la ciudad de Turín para venir a pasar "el año de mi vida", fue la que me tocó. Al principio, cuando me entere del destino, estaba entusiasmada, a la vez que desilusionada por tener que venirme sola y buscarme, una vez más, la vida. Odio eso de tener que buscarme la vida. Pero era lo que tocaba. Luego, resultó que no tuve que buscármela tan sola como me imaginé, gracias a unas buenas compañeras de mi misma universidad y carrera, con las que emprendí este viaje, que no sabia - como no lo sabía nadie- ni cómo empezaría ni cómo acabaría. Aún es difícil ponerme a hablar de una ciudad de la cual me queda mucho por conocer.

Antes de venirme siempre está la típica gente que todo lo dramatiza, "el primer mes lo vais a pasar fatal","el primer mes vais a querer volver a casa", "el primer mes entre la comida, y las costumbres os va a costar mucho", etc. Puede que a cierta gente - las que nunca vivieron fuera de su casa por tanto tiempo - lo hayan pasado mal al principio, pero yo afortunadamente no he pasado por ello. Es cierto que se habla un idioma que no dominas y es difícil comunicarte con la gente, hacer la compra, comprar el ticket del bus... cuando todo lo que sabes decir es "hola", pero poco a poco te vas adaptando. Hay que mirar todo desde el principio con cierto optimismo y no pensar que vienes a la guerra, que tus amigos se quedan y tú te vas, que el jamoncito y la tortillita de mamá no la tendrás durante mucho tiempo, porque si vienes apenado seguramente así serán tus primeros días. Tienes que pensar en la gran oportunidad que te ha dado la vida - y sobre todo tus padres, porque ya sabemos que a la UE y al Ministerio se les trae un poco al pairo -, en lo que te queda por vivir, en la nueva gente que vas a conocer y en las nuevas experiencias que vas a adquirir y compartir.



Otro mito que nos lo cuentan desde España los "sabelotodo" del Erasmus es que el italiano es igual que el español. Efectivamente, es difícil que no se parezcan ya que ambos idiomas - así como el francés y el portugués - son de raíz latina, pero de ahí a hablar español con todo italiano con el que te cruces ya es cosa de cada uno. Depende de ti aprender un idioma nuevo o no. El peor problema para mí creo que es ese, el idioma, porque la gente por la calle cuando ve que no hablas muy bien ya directamente te preguntan de dónde eres y ya quieren hablar contigo en español, más que nada porque ellos también quieren aprender, pero tú eres el que está aquí para aprender italiano. A todo esto, hay que seguir estudiando y tirar p'alante.

Lo de que los profesores aprueban a los Erasmus por el simple hecho de ser "Erasmus", todavía me queda verlo para creerlo. A mi no me da esa impresión, una cosa es que te faciliten las cosas, otra es que te aprueben mientras las pasas saliendo de fiesta de domingo a domingo. Aún así, también, hay que destacar que aquí tienen un sistema bastante diferente al español, por lo menos para los Erasmus. Puedes escoger las asignaturas que quieras, de la carrera de Letras que quieras, da igual si coinciden o no con las de España. Básicamente aquí te buscas la vida para encontrar las asignaturas, los horarios, los días... los profesores no tienen ni lista de los alumnos que frecuentan sus clases, que además no son presenciales. Así en una clase puedes encontrarte tanto 50 alumnos como 200, y muchas de las aulas se quedan pequeñas para todos los estudiantes que si quieren ir o se pelean por un sitio o se sientan en el suelo.



Si te organizas bien (aunque esto varía según asignaturas y la cantidad de ellas que escojas) y si te encajan los horarios puedes tener clases 2 o 3 días a la semana, y tan solo 2 horas cada dia. Un chollo, vamos. Y para presentarte a los exámenes te tienes que apuntar vía Internet. Hay asignaturas que duran 2 meses, y otras 4. Cuando se acaban de impartir las asignaturas se hacen exámenes, y mientras es periodo de exámenes no hay clases, así que la gente que no tenga exámenes se quedan en casa. Para mí es un sistema bastante desorganizado y extraño. Una cosa que está bastante bien es que la propia Universidad ofrece cursos gratuitos de italiano para estudiantes extranjeros, con una gran flexibilidad de horarios y niveles, pero solo son una base, porque te lo explican todo por encima y si quieres aprender lo tendrás que hacer por tu cuenta.

Aquí el precio de los alojamientos varía bastante. Pero suelen ser bastante caros. Puedes encontrar plaza en una residencia (que desde España te dirán que no hay para estudiantes extranjeros, lo que es mentira), y la habitación te cuesta unos 400 euros. O bien puedes compartir piso, que es lo más habitual. Es difícil encontrar habitaciones individuales, pero no es imposible (yo la encontré). ¿El precio? Te costará más o menos según la zona en la que vivas, en muchos pisos  lo que se hace es compartir la habitación, son dos camas por habitación, lo que es más económico. También he visto de compartir una cama matrimonial con otra persona, que si no la conoces parece un poco raro. El alquiler normal ronda los 300 euros (más gastos) más o menos, precios muy diferentes al sur del país, que son mucho más baratos.



En relación a los transporte urbanos, la ciudad está muy bien comunicada con todas las zonas, tanto en tranvías como en autobuses, y también metro (menos utilizado para moverte dentro de la ciudad). Es cierto que mucha gente se cuela en los transportes públicos durante todo el curso sin pagar ni un euro, pero como te pillen la multa puede ascender hasta 90 euros e incluso pueden llevarte a comisaría.

Una de las cosas en que Turín está muy desfavorecido es en relación a los viajes. Al tener el aeropuerto de Milán cerca, de aquí no salen muchos vuelos low cost y los que salen no suelen ser baratos. Es más barato viajar hacia España que a otras partes de Italia. El medio más económico para viajar es en tren, el billete más barato unos 22 euros (ida y vuelta) a ciudades que están a menos de 2 horas. Creo que en este aspecto para los estudiantes Erasmus que queremos viajar o tienes dinero o puedes verte un poco limitado a la hora de poder hacer una ruta por Europa o por la misma Italia.



Hablemos de la fiestas. Si hay algo que todo el mundo piensa es que los Erasmus están todo el día de fiesta. Efectivamente si quieres estar de fiesta de domingo a domingo Turín es una ciudad perfecta. Porque para los Erasmus hay una asociación que siempre organiza eventos y fiestas muchos días de la semana. Los demás días puedes ir a sitios (discotecas y bares) que están por toda la ciudad a donde va una mayoría gente italiana. Los españoles como buena costumbre vamos a lo barato y tiramos de botellón, pero siempre queda la opción de salir a lo italiano (opción bastante cara) comprando copas que ascienden los 6 euros, y chupitos que no bajan de los 2 (aunque hay de todo). Lo único malo es que las discotecas cierran muy pronto, sobre las 5, más que nada porque lo italianos (no todos) no tienen la costumbre de quedarse hasta las tantas como los españoles y se van antes a casa.

También es muy cierto eso de que la gente se agrupa por nacionalidades, españoles con españoles, ingleses con ingleses...pero depende de cada uno juntarse con gente de distintas partes del globo para poder aprender más, aunque sea el inglés.

Si pudiese dar un consejo sería que la gente que tenga pensado venir de visita o estudiar que no hagan caso a la gente que, antes de que vengamos, nos intentan meter miedo y presión.. Aquí rápidamente te adaptas, eso sí, si estás dispuesto a ello. Y sobre todo me gustaría terminar diciendo que intentéis poner de vuestra parte para aprender (sobre todo italiano) y aprovechar esta experiencia, porque puede que no sea el año de vuestra vida, pero sin duda será irrepetible e inolvidable.

4 comentarios:

Miriam dijo...

Me ha encantado, enhorabuena a la autora. Sobre todo por transmitir la idea de "estar dispuesto a ello porque aunque no sea el año de tu vida sin duda será irrepetible e inolvidable".

Zaide dijo...

Genial. Enhorabuenan a la autora.
A desfrutar!!!!!!

Mendes Lima dijo...

Estoy muy orgulhosa de ti mi niña. Me encanto
como describiste Turin.

Tricia Ferreira dijo...

Eso es mi hermanita pequeña, me senti de erasmus ne Torino. Describiste muy bien como se lleva todo el tema de la vida del estudiante alli.

Publicar un comentario