3 de diciembre de 2012

DEMASIADO AMOR SIN REGULAR

Juan Carlos Castro Simón

Rommel se encargaba de la seguridad de un club de alterne. Era un buen guardián, de vez cuando, incluso, alguna de las prostitutas le llamaba y podía permitirse el lujo de hacerlas un favorcillo. La que más le llamaba era una brasileña, pero también había una rusa que le hacía mucho caso. Por cierto, Rommel era un perro. Historias como estas, que no escatiman en detalles a la hora de describir los encuentros sexuales entre un perro y una humana, abundan en Internet. En este caso, el relato está escrito por un tal Benazaire, pero las firmas son múltiples, los lectores más. Aunque a falta de estudios, se desconoce un dato numérico que nos diga el porcentaje de zoófilos sexualmente activos.

Leda y el cisne


El documental Zoo y alguna noticia que por rocambolesca asalta la sección de sucesos de algún medio es lo poco que se sabe sobre bestialismo, práctica sexual con animales de diferente especie, y transciende en los medios. La zoofilia, como parafilia, no salta al mundo mediático salvo que se den noticias como la que surgió en Holanda en 2007, el país de los tulipanes era también el país del porno zoófilo, producía el 80% de ese material. Tras la noticia el gobierno holandés prohibió explícitamente la zoofilia, pero no fue el primero.

Reino Unido había regulado la zoofilia en 2003 y hoy en las leyes sobre maltrato animal queda especificado que se prohíbe: “la penetración con pene humano en animales y viceversa”. Al otro lado del océano en Norte América, Canadá prohíbe, pero no es una ley que sea aplicada; México permite; y en Estados Unidos la legislación en esta materia depende de cada estado, aunque es un asunto que ha dado mucho que hablar.



El caso de Kenneth Pinyan, protagonista del documental Zoo, marca un antes y un después en la regulación de la zoofilia en Estados Unidos. En 2005, Pinyan murió desangrado mientras mantenía relaciones sexuales con un caballo. A partir de entonces varios estados aprobaron leyes contra el bestialismo (coito entre un humano y un animal de diferente especie), en otros desde su constitución estaba prohibido, pero eso no les quitó los problemas. La legislación estadounidense de algunos estados e instituciones prohíbe la sodomía y de esta forma las prácticas homosexuales y el bestialismo. Muchos de los estados con esta legislación permiten la zoofilia cuando despenalizan las prácticas homosexuales. El caso más reciente fue la última reforma de las leyes sobre el Ejército. En noviembre de 2011 se despenalizó la sodomía, en febrero del año siguiente, se tuvo que especificar que con la nueva ley no se permitían las prácticas sexuales con animales de distinta especie. Actualmente 24 estados prohíben explícitamente la zoofilia y se han dado casos (jurisprudencia) en los que un juez ha podido trasladar una causa por bestialismo de un estado donde la zoofilia está permitida a otro en el que no.

El último país en sacar el tema de la zoofilia a relucir ha sido Alemania. El Ministerio de Agricultura se plantea prohibir explícitamente estas prácticas sexuales. Hasta ahora en Alemania estaba prohibida la producción de materiales pornográficos de este tipo, sin embargo el bestialismo solo podía ser penado en caso de que se produjeran lesiones en el animal. Cosa para la cual se necesitaría una exploración hecha por un veterinario.

Ilse Aigner, Ministra de Agricultura

Si las intenciones del Ministerio llegan a buen puerto, el bestialismo o “el forzar a los animales a tener relaciones sexuales en contra de su especie” será penado con 25000€ de multa. Así Alemania deja a España y Suecia como los países más permisivos en cuanto a este tema se refiere, ya que, aunque en Francia no esté penado el bestialismo como tal, la jurisprudencia establece que es un caso claro de maltrato animal.

España es uno de los países más permisivos con la zoofilia, de hecho es uno de los pocos en los que está permitida la producción y distribución de material zoófilo. El bestialismo, a la vez, no está asociado al maltrato animal, salvo que se produzcan lesiones. Asociaciones ecologistas han denunciado públicamente el hecho en varias ocasiones. Según Luis González del Partido Animalista, "el hombre el que penetra al animal es como si fuera una violación, ya que no se le pregunta al animal". Aunque las diferentes asociaciones ecologistas no hayan incidido en este tema lo suficiente para llegar a los medios, tal y como parafrasea González a Gandhi: "La evolución de un pueblo se mide en el trato que da a sus animales; cuando España evolucione la prohibición llegará sola".

Muestra del poco interés que se tiene por parte de las asociaciones ecologistas, por ejemplo, Ecologistas en Acción indican que no tienen "una posición al respecto". Desde esta asociación aseguran no haber tratado el tema en profundidad, "aunque", señalan,  "está claro que se trata de una forma más de maltrato a los animales que rechazamos, aparte de que pueda ser un problema de salud mental de los que la practiquen".

Llamativa pregunta acerca de la zoofilia encontrada en  Foro Policía.
Ampliar la imagen para ver mejor.


En Internet con el simple hecho de teclear zoofilia en un buscador, por ejemplo Google, encontramos que entre los 9 primeros resultados solo la página de la Wikipedia no contiene material zoófilo. Imágenes, vídeos y relatos, aunque también se cuenta con una parodia.

Según los estudios de algunos psicólogos y sexólogos como Gastón Boero u Osvaldo Rodríguez, la zoofilia se desarrolla mayoritariamente en las zonas rurales, en las urbanas un gran porcentaje de casos de bestialismo tienen como motivo la perversión por entretenimiento. Estos estudios están desarrollados en América Latina, en España esta parafilia no se tiene muy en cuenta, de hecho por eso existe ese vacío legal que permite estas prácticas así como la producción y distribución de su material pornográfico.


Vídeo parodia encontrado en Internet

Ya en la antigüedad los griegos atribuyeron a sus dioses y personajes mitológicos prácticas zoófilas de las que posteriormente surgirían seres como el minotauro o personajes como Helena de Troya. La zoofilia existe desde tiempos inmemoriales y ha sido utilizada como motivo de diversas leyendas, cuentos y mitos. Sin embargo, también se tienen noticias de violaciones con resultados mitológicos desde antes de que la Historia se llamase Historia, y no por ello se permite violar por un vacío legal que solo beneficia a aquel que, ya sea por morbo o demasiado amor, maltrata a los animales, jurisprudencia francesa en mano.



0 comentarios:

Publicar un comentario