19 de diciembre de 2012

EL FUTURO DE LAS TIENDAS DE MÚSICA

Juan Carlos Castro Simón/@JimmyTurunen

Vinilos. Casetes. CDs. Y ahora el mp3. Tocadiscos. Minicadenas, y luego. Luego pusimos banda sonora a cada momento de nuestra vida. Walkmans. Discmans… Para que mil canciones acaben entrando en un pequeño aparato que se puede llevar a todas partes. Hoy la música se escucha en cualquier lugar y no es raro encontrarte transeúntes perdidos entre sus cascos y alguna canción.



Internet ha supuesto una gran oportunidad para la música, múltiples plataformas on-line ofrecen canciones y discos que la gente consigue sin tener que moverse de su casa. Cada año el consumo de música en Internet aumenta, aunque después de un lustro de crecidas frenéticas, parece que las descargas están llegando a su límite. Actualmente Internet es uno de los principales mercados para la música.

En 2003 los ingresos digitales, según el IFPI, Federación Internacional de la Industria Fonográfica, se valoraban en 20 millones de dólares, en la red estaban disponibles 1 millón de canciones y había menos de 50 servicios de música con licencia.

En tan solo 7 años, 2010, Internet contaba ya con un catálogo de 11 600 000 canciones, por la que se ingresaron 4 200 000 000 $. El dato sigue creciendo, sin embargo Internet a lo largo de la década empezó a suponer un problema para las discográficas.



 La piratería ha supuesto que las ventas totales música hayan caído un 30% entre 2004  y 2009. En España en solo un año, 2009, las ventas decrecieron un 17%.

No es un buen momento para la industria musical, o eso se dice, en 2011 el último grupo en el Top 100 de ventas era La Bien Querida con 736 discos vendidos. Aunque este no sea el dato más revelador. Según Promusicae, Asociación de Productores de Música en España, desde 2001 el consumo de música grabada en España ha disminuido cuatro veces su tamaño. En el primer semestre de 2012  los españoles gastaron un total de 39 300 000 €. Sin embargo, el consumo de música legal en Internet crece amparado por las nuevas leyes que surgen para combatir la piratería (ideología y opiniones a parte). De los casi 23 millones de euros (22 900 000€) que se gastaron en el primer semestre de 2011, a los 24 600 000 € del mismo periodo de este año (2012).

El consumo de música a través de las nuevas tecnologías y sin contar con la piratería supone actualmente casi el 40% del negocio musical (38,5%). El CD tiene sus años contados y los soportes digitales son la llave del futuro y gran parte del presente en el negocio musical. Visitar desde tu ordenador iTunes es igual que visitar una tienda de discos en los noventa.



¿Qué será de las tiendas de discos? ¿Quién compra aún en esas tiendas en las  que los vinilos y CDs comparten estanterías? Visitamos dos tiendas de música en Valladolid. Aunque las dos tiendas se encuentran alejadas entre sí y tienen una historia diferente, sus visiones sobre el presente y futuro del negocio musical en España y más concretamente en Valladolid coinciden.

Disco Center es una tienda de CDs, aunque también vende vinilos, está situada cerca del centro de la Ciudad. Carolina González, la encargada, señala que aquellos que entienden la música como cultura son los que compran más CDs, y, sobre todo, vinilos, porque para ella el futuro de las tiendas de música pasa por el más antiguo de los formatos.


Charly Blues es otra tienda que vende principalmente vinilos, aunque también tiene una importante variedad de CDs. Está algo más alejada del Centro que Disco Center, se esconde entre las obras de un pequeño centro comercial del Paseo Zorrilla, aunque por esas mismas obras la localización de la tienda cambiará el próximo año a otro sitio aún sin definir en el mapa de la capital castellana. Charly, el dueño, cree que en el futuro más inmediato los discos y más los de vinilo quedarán como piezas de coleccionista. “El que colecciona figuritas de Star Wars no se las bajaría de Internet aunque pudiera”. No obstante, para Charly la principal amenaza no es la piratería, sino la crisis económica.


0 comentarios:

Publicar un comentario