27 de febrero de 2013

CARTAS DE AMOR A UNA BIBLIOTECA


Bizarre Journaliste/@LestrangEnfant

Ya hace casi un año que los famosos recortes nos traen de cabeza desde que el Gobierno del PP los anunciara y luego los llevase a cabo. Uno de los sectores que peor ha salido parado son los de la Cultura y la Educación, paradójicamente, dos de los más importantes para salir adelante.
Pero no hablemos ahora de los recortes en las escuelas y en la industria del cine; centrémonos en otra parte muy afectada por la Crisis económica y también muy olvidada: las bibliotecas públicas.


La Marea Amarilla

El 4 de Febrero del pasado 2012, coincidiendo con las jornadas internacionales de defensa de las bibliotecas en Gran Bretaña,  dio comienzo un movimiento contra las agresiones que se estaban cometiendo contra las bibliotecas con la excusa de la crisis; la llamada Marea Amarilla.

La iniciativa pretendía protestar en manifestaciones contra estos recortes a la vez que recordar y promover a la gente el valor social y cultural de las bibliotecas. No en vano estas han sido las guardianas del saber (no solo literario) español durante muchos siglos, sino que lo siguen siendo incluso después de la aparición del Internet.

El blog Biblogtecarios publicaba:
“El objetivo de la protesta es frenar los recortes en bibliotecas y comunicar a la sociedad el valor de las bibliotecas. Nunca se ha valorado como se debería a una biblioteca, cuando se habla de recortes la cultura y la ciencia son las primeras en caer. ¿Por qué? Porque no da beneficios a corto plazo. Por eso, se debería inculcar a la sociedad la necesidad de la biblioteca como fuente de conocimiento, es decir, que desde la infancia se introduzca al niño en el mundo de las bibliotecas y que, a largo plazo, se convierta para él en una necesidad más. […]
Es en los momentos de crisis cuando servicios como los bibliotecarios ven incrementado su indudable valor social, por cuanto para muchos ciudadanos  se convierten  en el único medio para acceder a la información precisa y aún la formación necesarias para superar  su problemática situación personal.”

Además de personal y otros recursos, en las bibliotecas faltan fondos para comprar libros, por eso también se ha fomentado la donación de viejos libros por parte de los usuarios.

Otra iniciativa muy original es la de las Cartas de amor a la Biblioteca. 

Cartas de amor en la Biblioteca Pública de Valladolid
Conmemorando el Día del Libro, en las bibliotecas de toda España los usuarios dejaron sus notas manuscritas con los mensajes de apoyo y amor hacia estos refugios de la cultura; por supuesto, de color amarillo.

Hagamos lo mismo: amemos las bibliotecas y tengámoslas muy en cuenta. Unos edificios donde conviven los libros y el conocimiento se tienen que querer y proteger. Y es que de estos edificios depende la Cultura y de la Cultura, depende nuestra Libertad.

1 comentarios:

tarjetas de amor dijo...

que lindas cartas de amor

Publicar un comentario