17 de febrero de 2013

EL PACTO DE TOLEDO DE LOS MEDIOS


Alejandro Andrés Pedrero/@Alexrubio92

Los españoles ya nos habíamos acostumbrado a ver sólo los casos de corrupción del partido al que atacaba nuestro periódico, televisión o radio. La gente que leía el País señalaba a Valencia mientras que los que leían los diarios de centro-derecha miraban hacia Andalucía. El pasado 1 de Febrero y, después de unos días titubeando, los tres principales diarios españoles –El País, El Mundo y ABC- se unieron en portada contra la cúpula del PP.


España huele como a una mezcla de un tufo a podrido con un esperanzador regustillo a cambio. No sabemos como acabará este bombardeo de noticias que te hacen detestar ser cómplice de este sistema de pandereta. Pero que los centros de poder permitan -u obliguen- a los principales diarios juntarse contra uno de los dos grandes partidos es algo nuevo. Los que mandan en España, que siguen siendo los de siempre –todos aquellos que no han perdido calidad de vida en esta crisis-, han visto que ya estas caras no tienen credibilidad. Rubalcaba no es el Felipe González de la izquierda; ni Rajoy, Aznar. No sé si decir “gracias a Dios”.

Ahora ya España ha cambiado: el PSOE no se recupera del batacazo del 20-N al haber traicionado a sus ideales y el PP está cayendo después de tocar lo que tanto defendía: la cartera del ciudadano. Ha calado el cántico ese de “PSOE, PP, la misma mierda es”. El cuadro de Goya del “Duelo a garrotazos”-dos españoles matándose a golpes-;  las dos españas de las que hablaba Machado; y el “y tú más” de la polarización de esas españas, todo eso está acabándose con esta crisis. Ya hemos dejado de criticar al prójimo porque la mierda es tan grande en la casa a la que votamos como en la del vecino.

Solo Sé Que No Sé Nada
¿De ahí el giro de los medios? No me fío. No me fío de aquellos perros que han defendido lo indefendible durante años; de aquellos que responden ante los centros de poder, no ante los ciudadanos. Rajoy es solo la cara que esos lobbies eligieron para ofrecer a un pueblo dividido una esperanza volátil. Esos medios no responden ante los ciudadanos, ni siquiera ante sus lectores. Pedro Jota, ese director que se jacta de influir en la política, y tantos otros directores han fomentado las dos Españas defendiendo lo indefendible.

Solo Sé Que No Sé Nada

Y son estos medios los que ponen en bandeja el aterrizaje de los llamados salvadores nacionales. Esas personas que luchan contra toda la mierda que ellos mismos han generado –o permitido. Llegan usando discursos populistas para que todo siga como siempre con solo un cambio: el maquillaje . Es la hora de las Esperanza Aguirre, Rosa Díez y demás. Todos esos viejos rostros que hablan ahora de regeneración política. Los que han vivido de la teta del Estado a la que ahora critican que dé leche. Miremos antes las intenciones del que se quiere subir al trono. Tenemos tendencia a convertirlos en “el bueno” solo por haber atacado al malo de la película.



0 comentarios:

Publicar un comentario