26 de febrero de 2013

OSCARS PARA LA ETERNIDAD


Jorge Hierro/@Shajaolana

Desde el nuevo Dolby Theatre (anteriormente Kodak Theatre) de Los Ángeles hasta la India, pasando por Washington mediante conexión satélite con la Primera Dama hasta la futura nave Enterprise pilotada por el capitán Kirk, alrededor de mil millones de personas (una séptima parte de la población mundial) no quisieron perderse el mayor acontecimiento anual dedicado al séptimo arte.



Por la alfombra roja pasaron, casi sin excepción, todas las estrellas imaginables del celuloide acompañadas de familiares y amigos. Las mujeres aprovechan la efeméride para lucir vestidos de diseñadores famosos mientras que los hombres, salvo excéntricas excepciones, no tienen mucho reparo a la hora de vestirse para la ocasión: el esmoquin siempre queda elegante. Para los espectadores que siguieron la noche de los #Oscars2013, la más guapa de todas fue la que se coronaría posteriormente como mejor actriz del pasado año gracias a su interpretación en ‘El lado bueno de las cosas’, Jennifer Lawrence, quien lució un vestido blanco palabra de honor de la colección alta costura primavera/verano 2013 de Raf Simons para Dior.

Fanpop
La gala de los Oscar pecó de previsible y no deparó grandes sorpresas, pero aún así siempre deja multitud de momentos destacables:

Te hemos visto las tetas

El creador de series de animación como ‘Family Guy’ o American Dad’ y director de la película ‘Ted’, Seth MacFarlane, quiso acallar las críticas que sobre él se abalanzaron tras conocerse su puesto de anfitrión de la gala y parecía que el resto de la noche prometía más de lo que finalmente cumplió, y no tuvo reparo en comenzar la gala con un humor ácido que no todos los allí presentes supieron entender, como fue el caso de Naomi Watts o Charlize Théron, quienes a juzgar por sus gestos no pareció hacerles mucha gracia la presentación del comediante con la canción ‘We saw your boobs’ , en la que recuerda las diferentes películas en las que podemos ver los senos de dichas actrices y demás colegas de profesión. Jennifer Lawrence, además, celebró que aún no hayamos podido verla ligera de ropa.



Al servicio de su Majestad

El homenaje a los 50 años de James Bond no fue espectacular pero sí estuvo presente, primero mediante un video homenaje con las mejores imágenes de las 23 películas protagonizadas por el espía más famoso del cine y, posteriormente, con la actuación de Shirley Bassey, quien nos deleitó con ‘Goldfinger’. El homenaje lo redondearon Adele con la interpretación de ‘Skyfall’, con el que la película se llevó el premio a mejor canción original y el excelente montaje de sonido, por el que se llevó la segunda estatuilla.

Los dichosos miserables

Aprovechando el espectáculo protagonizado por los momentos musicales de Bassey y Adele es necesario apuntar, por encima de ellas dos, la brillante, hermosísima y majestuosa actuación del completo reparto de ‘Los Miserables’ para presentar la película. Liderados por un ‘solo’ inicial de Hug Jackman, poco a poco se fueron integrando a coro los restantes miembros del filme (Anne Hathaway, Russell Crowe, Aaron Tveit, Amanda Seyfreid, Sacha Baron Cohen y Helena Boham Carter, entre otros) creando una atmósfera propia de los mejores musicales. Fue realmente precioso.

Sexto premio compartido de la historia

Mark Wahlberg y su osito Ted no daban crédito: "And the Oscar goes to…It’s a tie! Seriously, it is!". Los Oscar a mejor montaje de sonido lo compartieron ‘La noche más oscura’ y ‘Skyfall’, recibiendo cada una la estatuilla y haciendo los respectivos agradecimientos en dos turnos: primero los técnicos de ‘Zero Dark Thirty’ y posteriormente los de ‘Skyfall’. No ocurría algo parecido desde que en 1994 lo compartieran dos cortometrajes documentales, y es ya la sexta vez que ocurre algo así. En 1932 el premio a Mejor Actor lo compartieron Wallace Beery (El campeón) y Frederic March (Doctor Jekyll y Mr. Hyde). En 1949 fueron dos cortos documentales los ganadores. En 1986 fueron dos largos documentales. El más recordado ocurrió en 1968, cuando Katharine Hepburn y Barbra Streisand compartieron el premio a Mejor actriz. La primera por ‘El león en invierno’ y la segunda por ‘Funny girl’.

El más original de los guionistas

Ha tenido que lidiar con la incipiente polémica del concepto violencia en el cine vinculado con la violencia en las calles, lo que en innumerables ocasiones ha servido como intento para eclipsar grandes obras de uno de los maestros del cine de los últimos 20 años, pero después de todo, el mejor guión original fue para Quentin Tarantino.

El polémico director, guionista, actor y productor subió a recoger su estatuilla y agradeció a la Academia que le concedieran el premio habiendo, justo este año, tantos y tan buenos guionistas compitiendo con él. Su trabajo en ‘Django desencadenado’ merecía la recompensa que no tuvo ‘Malditos Bastardos’ hace tres años.

Un Oscar por cada película con Tarantino

Fue una de las pocas (por no decir la única) sorpresas que dio lugar anoche en el Dolby Theatre, la consecución del Oscar a mejor actor de reparto para Christoph Waltz, quien ya consiguió en 2010 la misma estatuilla por interpretar al General  Landa en ‘Malditos Bastardos’. En sus agradecimientos se mostró muy emotivo con el hombre que ha dirigido las dos películas por las que él ha recibido el Oscar, recitándole una frase de su personaje en ‘Django desencadenado’.


Todos ganaron

Fue una noche muy especial en cuanto a que casi todas las películas que contaban con más de una nominación obtuvieron alguna estatuilla. Posiblemente el más perjudicado de la noche fue Steven Spielberg puesto que, una vez más, se quedó sin premio a mejor película (premio que ha conseguido con ‘La lista de Schindler’) o a mejor director (tan sólo ‘La lista de Schindler’ y ‘Salvar al Soldado Ryan’ consiguieron merecer dicho pemio), sin embargo, Daniel Day-Lewis se llevó el premio a mejor actor por su interpretación de Abraham Lincoln en ‘Lincoln’.

El ranking de ganadores se queda en anecdótico, ya que los premios importantes cayeron repartidos entre las grandes nominadas: La mejor dirección fue para Ang Lee por ‘La vida de Pi’ (4 estatuillas), La mejor actriz fue Jennifer Lawrence (quien cayó al suelo presa de la emoción en las escaleras antes de recoger el premio) por su actuación en ‘El lado bueno de las cosas’ (1 estatuilla) y la mejor actriz de reparto fue para Anne Hathaway, quien ya entraba en todas las quinielas para llevarse el premio por su increíble interpretación en ‘Los Miserables’ (3 estatuillas).

La mejor película no fue del mejor director

La gran ‘sorpresa’ de la velada fue la presentación del premio a mejor película, en el que la Primera Dama Michelle Obama se encargó de otorgar vía conexión por satélite con la Casa Blanca. Esto habla mucho de la solemnidad e importancia que van adquiriendo los premios más importantes del cine, pero también habla de la pasta que recibe la Academia por derechos televisivos (57 millones de euros). Seguramente sería mucho más barato que la mujer de Rajoy otorgara el premio a mejor película en los Goya (su marido ya está entrenado en dar ‘comunicados de prensa’ por videoconferencia) pero no estoy seguro de la acogida que tendría tal acontecimiento.

Pocas veces ocurre, pero esta vez el director de la película que se lleva el premio más importante de todos ni siquiera estaba nominado a mejor director: Ben Affleck recogió el premio a mejor película por ‘Argo’ (3 estatuillas) junto a los productores (entre ellos George Clooney) quienes sí consiguieron el premio a la mejor producción. Esta vez la mejor película no fue del que, supuestamente, mejor dirigía, sino de los que mejor pagaban

0 comentarios:

Publicar un comentario