12 de marzo de 2013

CUENTOS PARA ADULTOS

Jorge Hierro/@Shajaolana

La infancia de cualquier persona viene marcada siempre por aquello que, cumplida cierta edad, recuerda con nostalgia. En esta línea, puede ser interesante atender a una teoría (propuesta en la serie Como conocí a vuestra madre) sobre la opinión que al público le merecen los ‘’Ewoks’’, personajes animados de la archiconocida saga de George Lucas, Star Wars.


El también archiconocido Barney Stinson, uno de los principales protagonistas de la mencionada serie, será quien reproduzca dicha teoría llegándola a ilustrar mediante un gráfico: la película de Lucas se estrena en 1977, por lo que se puede establecer una línea (La línea Ewok) justo en 1970, entendiendo que la gente que naciera desde ese año en adelante amaría al peludo personaje galáctico y aquellos que nacieran antes de la década de los 70 lo odiaría. ¿La razón?, para aquellos que tuvieran como mucho 7 años en el estreno del film, los Ewoks le recordarían a su osito de peluche (el famoso Teddy Bear americano), mientras que para aquellos que fueran algo mayores de edad sólo verían a un pequeño monstruo peludo, sucio y ruidoso.

Ewok
La explicación de la teoría de la "línea Ewok" puede servir como introducción para entender la ferviente obsesión de pervertir los cuentos infantiles en pura adrenalina de ciencia ficción adulta. Aquellos que habiendo crecido ya no quieran volver a leer los cuentos que marcaron su infancia, podrán sumergirse en el maravilloso mundo de los efectos especiales. En el último lustro hemos asistido al estreno de una larga lista de remakes de cuentos infantiles que si bien siguen siendo cuentos, de infantiles tienen poco. De momento parece que, salvo alguna excepción, el éxito cosechado por esta nueva tendencia no llega a corresponderse con la factura técnica mostrada en las películas.

La última "fairy tale" convertida para el cine es Jack y las Habichuelas Mágicas, la cual llegará a nuestros cines el próximo Viernes 15 de marzo de la mano de Bryan Singer, a quién conocerán por ser el director de la película ganadora de dos Oscars en 1996 (mejor actor de reparto para Kevin Spacey y mejor guion), Sospechosos Habituales. En esta versión los gigantes atrapan a una princesa y Jack se unirá a una serie de guerreros (humanos como él) para recuperarla.

A esta versión adulta del cuento de Jack y las Habichuelas Mágicas en el cine le preceden muchas adaptaciones a la gran pantalla, entre las que destacamos las más recientes como:

Oz, un mundo de fantasía



Es posible que el público relacione este remake dirigido por Sam Raimi con el musical de Victor Fleming, sin embargo, dicho musical está inspirado en un cuento infantil americano llamado El maravilloso mago de Oz. La recién estrenada película de Raimi evoca con nostalgia al musical de Fleming, sin embargo, nada en el mar de la sencillez y naufraga en la playa del color y la belleza fantástica, muriendo finalmente en la orilla de la mediocridad.

Hansel & Gretel: Cazadores de brujas


La versión de los famosos hermanos que consiguieron escapar de la malvada bruja hambrienta de niños gorditos se ha estrellado tanto en taquilla como en crítica. Se hace difícil entender que estos inocentes niños se conviertan 15 años más tardes en dos expertos cazadores de brujas, las cuales son bastante habituales en los pueblos americanos, los cuales tienen bastante poco que ver con el pueblo alemán en el que está ambientado el cuento infantil.

Blancanieves y la leyenda del cazador



La reedición del famoso cuento de Blancanieves y los Siete Enanitos en esta versión tuvo otra competidora el pasado año: Mirror, Mirror. Sin embargo, si la primera tuvo un éxito precoz, la segunda sólo se preocupó de vestir guapas a sus protagonistas. Una pega bastante notable para la película dirigida por Rupert Sanders: ¿En qué momento se pensó que si un espejo pudiese hablar, diría que Kristen Stewart es más guapa que Charlize Theron?

Caperucita Roja ¿A qué tienes miedo?



El proyecto puede atraer a primera vista: Una actualización del cuento de Caperucita Roja convertido en un thriller fantástico. Otra adaptación, sí, pero esta parecía atrevida, una original vuelta de tuerca a la leyenda, con hombre-lobo incluido. Sin embargo, la directora de Crepúsculo se ha cansado en el camino de convertir un cuento infantil en uno para adultos, anclando su obra en una perfecta dosis de cuento adolescente (porno).

Menos mal que seguramente no habrá mucha gente que renuncie a los cuentos infantiles por muy mayor o joven que sea. Le seguiremos leyendo estos cuentos a nuestros hijos y les seguiremos enseñando todo con lo que Disney ya nos encandiló hace mucho tiempo. Además, también es bastante probable que les gusten los Ewoks.

0 comentarios:

Publicar un comentario