9 de marzo de 2013

LA LLAVE DE LAS PUERTAS DEL CIELO


Alejandro Andrés Pedrero/@AlexRubio92

“El caudillo se calla”. Con estas cuatro palabras consiguieron titular el 6 de marzo el Periódico de Catalunya. Cuatro palabras en las que los responsables del diario catalán dejaron plasmada su astucia y su falta de humanidad.



No es que quiera dirigir este artículo contra el que me parece uno de los mejores diarios en papel –tanto por su información, como por su infografía aunque peque a veces de sensacionalista- sino contra todos los medios y periodistas que permiten enseñar solo una cara de la moneda. Chávez no fue un santo, en eso coincido con todos menos con los columnistas de Público. Pero tampoco fue un demonio, sensación general que te da al informarte por el resto de medios tradicionales.

La muerte de Chávez, un dictador que ha sido elegido 4 veces, no ha dignificado a su persona. Y aún con el cuerpo caliente, ha sido objeto de las más duras críticas en nuestro país. Eso les pasa siempre a los malos: te mueres y te ponen a parir. Bueno, a todos menos a Fraga.  Las puertas del cielo estaban abiertas a Don Manuel después de la ola de mensajes que le halagaron y de los titulares que le alejaron de la palabra Franquismo.

Arquitecto de la derecha democrática (ABC) vs. Fraga, político del Franquismo en España, muere a los 89 años (BBC)


¡Pero bueno! ¿Cómo he llegado a comparar a Fraga con Chávez? Porque Fraga controló a los medios de comunicación. El gobierno de España en el que participó Fraga no se le acusó de fraude electoral porque ni las elecciones llegaron a existir. Pero claro, Fraga no tenía como amiguísimos a los Gadafi de su tiempo. Repito, Fraga no.

Pero volvamos al tema de los medios –de los medios excluyo a La Razón, ese diario al que le falta, como dijo Berto Romero, lo que su propio nombre dice que tiene. ¿Cómo no va a ser el periodismo la profesión menos digna según el CIS (que no ha preguntado por políticos) si sacamos estas portadas? Vamos a dejar de juzgar como los pobres hombres que nos leen, escuchan y ven y luego comentan en el bar. Vamos a distinguirnos y demostrar que tenemos una preparación.

Y mientras algunos buscan distinguirse en el “forofismo” más allá del antichavismo todos intentamos seguirlos. Lo que no se ve en los siguientes tweets son dos formas de enfocar el asunto. La primera es del columnista de ABC, Herman Tertsch, y la segunda, del candidato de la oposición antichavista de Venezuela, Capriles. Que el periodista ataque lo que ni la oposición –muy señorial- respeta, dice mucho de nuestro corrillo.



 La historia la escriben los vencedores, dijo alguno. A mí me gusta más oír que la historia la escriben los medios. Y es que cuando la opinión pública sea eso, del público, los periodistas dejaremos de estar mal valorados. Porque somos los periodistas los que hacemos posible estos medios. Y mientras sigamos repartiendo la llave de San Pedro a nuestro parecer, nuestra credibilidad seguirá en entredicho.


0 comentarios:

Publicar un comentario