23 de marzo de 2013

LENGUAS EN PELIGRO DE EXTINCIÓN


Adrián Arias Marcos/@Adri_Chygry

La lengua es un elemento cultural de primer orden para cualquier país, región o sociedad. Pero estudios recientes muestran un dato alarmante: cada dos semanas muere una lengua. Actualmente se hablan cerca de 7000 lenguas en todo el mundo, pero es probable que a finales de siglo desaparezcan casi la mitad de ellas en favor del inglés, el español o el chino mandarín. ¿Qué podemos hacer para salvaguardar este gran bien cultural?

Flickr
Si el reparto de hablantes fuese proporcionado, cada lengua contaría con un millón de hablantes en proporción. Pero esta no es la realidad. En la práctica el 78% de la población habla las 85 lenguas mayoritarias, mientras las 3500 lenguas más minoritarias únicamente son habladas por apenas 8 millones de personas. Por ejemplo mientras que el inglés tiene 328 millones de habitantes y el mandarín 845, otras lenguas como el seri, hablado en México, apenas llega a los 1000 hablantes.

La gran culpable de la extinción de estas lenguas es la globalización. En un mundo que no deja de ser cada vez  más pequeño y en el que las fronteras comerciales son difíciles de definir, las lenguas minoritarias se han convertido en un vehículo estropeado de comunicación. En el actual mundo del conocimiento y de interconexión, la comunicación global es el elemento clave. Por ello, la unificación en el idioma es un proceso irreversible.

Aproximadamente el 85% de las lenguas del mundo no se han documentado, esto quiere decir, que han pasado desapercibidas para la humanidad,  han dejado su rastro evolutivo en nuevas lenguas o han desaparecido para siempre. La gran diversidad de lenguas pone en manifiesto la gran riqueza metalingüística de un idioma. Las palabras que conforman una lengua reflejan  la propia concepción de sus hablantes sobre temas de la vida misma como el paso del tiempo, la vida, experiencias personales, el pasado.

Fotopedia

Según refleja la revista National Geographic del mes de Julio de 2012, hay un curioso caso en la lengua tuva. En tuva, la palabra “songgaar” significa a la vez retroceder y futuro y la palabra “burungaar” a su vez significa avanzar y el pasado. Esto es debido a que los tuva creen que el pasado está delante de la persona y que el futuro queda a su espalda, es decir, los tuvas miran al futuro, que está detrás, pues todavía está por ver. Otro ejemplo cercano podría ser la distinción que el castellano hace de dos realidades diferentes como son el estar y el ser, utilizando así dos verbos diferentes, al contrario que por ejemplo el inglés, que únicamente utiliza un verbo, el “to be”, para referirse a esas dos realidades.



Por último, Hay que ser muy conscientes del valor cultural de una lengua y todos deberíamos sentirnos orgullosos de que en un país como España haya tanta diversidad lingüística y dejar los conflictos políticos derivados de estas a un lado, pues es esta cultura y esta diversidad la que nos permite ser un pueblo culto y diverso. Y de eso sí que hay que sentirse orgulloso.

0 comentarios:

Publicar un comentario