14 de marzo de 2013

PRIMERA VICTORIA

Lucía G. Carretero/@LGCarretero

“Pasamos de un proceso de ejecución extremadamente severo a que el juez pueda adaptarlo a cada caso para examinar el contrato, las condiciones en las que lo firmó el usuario y las cláusulas que este contiene”. José María Fernández Seijoel juez que ha implicado a la Unión Europea en las hipotecas españolas.
Galería de Press Cambrabcn


Hace falta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea emita una sentencia para que, siendo optimistas, lo de vivir debajo de un puente no se convierta en monotonía. Hace falta que desde Luxemburgo digan que la legislación española hipotecaria es ilegal, abusiva y –esto no son palabras de Europa– amoral. 

Que el 34% de los suicidios sean resultado de desahucios parece que no ha sido una razón irrefutable para que el Gobierno, que ha tramitado –o ha permitido la tramitación– de demasiados desahucios recapacite.  Cifras que oscilan entre los 300 000 desalojos desde 2008 y entre los 4 000 y 15 000 según bancos, cajas y Gobierno. Una ley hipotecaria contraria a la Directiva Europea encargada de proteger los derechos de consumidores.

Foto de Juan Luis Sánchez, subdirector de eldiario.es

La sentencia supone un paso adelante para frenar los desalojos aunque está sujeta a un caso particular: Mohamed Aziz, inmigrante, reside en Barcelona, con una hipoteca imposible de pagar versus Caixa Catalunya. De este modo, serán los jueces los que tendrán que decidir caso por caso, familia por familia y contrato por contrato si las cláusulas hipotecarias son excesivas. 

A partir de ahora los jueces podrán actuar como intermediarios entre los lapidados morosos y la hipócrita modestia de entidades bancarias que sin ningún tipo de escrúpulo están logrando paulatinamente que el boom inmobiliario se convierta en eco. El de las casas vacías y con posibilidades obtusas de venta o alquiler.

Dafne Calvo Miguel para Kilómetro Cero

¿Cuántas veces habréis oído que salir y protestar es una pérdida de tiempo? Aquí está la respuesta. Una Iniciativa Legislativa Popular que ha cambiado, aunque solo sea de forma superficial, la pérfida ley hipotecaria. La PAH, –Plataforma de Afectados por la Hipoteca– y Ada Colau, y los vecinos que se encadenan a la puerta del hombre del quinto para que no ejecuten el desalojo, y los jueces, y los bomberos, y los cerrajeros, y todos. Todos han hecho que los banqueros, grandes beneficiarios, culpabilicen a los notarios por los abusos hipotecarios. El fallo que hace reconocer a Gallardón que tendrá que cambiar la ley española.

0 comentarios:

Publicar un comentario