16 de marzo de 2013

¿QUÉ HACE EL PAPA?


Adrián Arias Marcos/@Adry_Chygry

El pasado 13 de Marzo miles de personas asistieron en directo desde la plaza de San Pedro al nombramiento del nuevo papa y millones de personas estuvieron pendientes desde sus casas a que Francisco, y no Francisco I como difundieron erróneamente los medios,  pronunciase la primera bendición a sus fieles. Durante dos semanas o un mes, podremos ver casi a diario al argentino Bergoglio en nuestros televisores, pero progresivamente todo volverá a su cauce y el interés suscitado por el Vaticano y su cúpula irá en continua caída. Por ello, ahora es momento de preguntarse, ¿qué hace un Papa?

Fuente: Wikipedia
El Papa es por cargo eclesiástico Obispo de Roma y por ello es el que está al cargo de del Colegio Episcopal, además ejerce de Jefe del Estado y soberano de la ciudad del Vaticano. Así pues, el Papa está al cargo de los tres máximos poderes del estado del Vaticano, el legislativo, el ejecutivo y el judicial, pues en la
Iglesia Católica no existe la división de poderes como tal.

El Estado del Vaticano y su Jefe de Estado no tienen una fuerte capacidad de toma de decisiones a nivel europeo, más bien, el Vaticano y el Papa ejercen una labor de recomendación y apoyo moral. Las decisiones que se tomen el seno papal tendrán repercusiones en el modo de concebir la realidad en millones de personas. Recordemos que la Iglesia es aún reacia a la aceptación del preservativo como método anticonceptivo y previsor de enfermedades, por ello, en muchos lugares centroafricanos y sudamericanos el uso del preservativo sigue siendo aún hoy un tabú social.

Como jefe supremo de la Iglesia, el Papa tiene las mismas facultades que puede tener cualquier obispo, pero además posee unas facultades únicas como santo padre como son la canonización, el nombramiento de cardenales y la potestad para declarar dogmas, es decir, el papa es un intérprete de las sagradas escrituras y por ello tiene la capacidad infalible para interpretar la Biblia sin que se le pueda juzgar por ello.



El papa es la cabeza religiosa y política de un Estado, El Vaticano, y por lo tanto es el máximo responsable de sus finanzas y actos. Según el periodista John L. Allen Jr. Uno de los vaticanistas más afamados, el Vaticano maneja un presupuesto anual 300 millones de dólares y las fuentes de ingresos serían las siguientes: “La primera son las donaciones de iglesias locales y conferencias de arzobispos alrededor del mundo. La segunda son las inversiones y por último las propiedades, El Vaticano es dueño de cerca de 700 propiedades, principalmente en Roma, pero también a lo largo de Italia. Muchas de ellas son arrendadas a compañías y a personas como tiendas o departamentos”. Sin embargo, según el periodista, el Vaticano no sería una máquina de hacer dinero, sino que tendría problemas para hacer sus cuentas, según explicó para  para La Tercera.

Pero, ¿en qué se gasta el dinero la Santa Sede?  En teoría la mayor parte de los gastos de la Santa Sede han sido destinados a mantener lo que se llaman actividades institucionales, una parte del presupuesto vaticano que abarca todos los organismos de la Curia Romana: las congregaciones, los consejos, los tribunales, el Sínodo de los Obispos, las Oficinas, etc. Pero los gastos más elevados de la Santa Sede son los que están relacionados con sus medios de comunicación como Radio Vaticano o L'Osservatore Romano.

Hay demasiadas incongruencias  entre lo que es la Iglesia y su mensaje. Por más que se esfuercen en alabar la humildad del nuevo Papa y se esfuercen en resaltar aspectos ridículos como que viajaba en metro, no lograrán despegarse del lujo y pomposidad de rodea a la Santa Sede.



El Papa vive en un palacio, maneja un presupuesto de 300 millones de dólares anuales, tiene guardia personal, siervos, ayudantes, vuelos privados, audiencias en los palacios más lujosos del mundo, acceso a incalculables obras de arte, coches oficiales, pero eso sí, no se nos olvide, Bergoglio viajaba en metro el bueno de él. Igual mientras viajaba en metro una tarde cualquiera puedo pensar que un día él sería Papa y tal vez un día mientras viajaba en metro pudo darse cuenta de que la Iglesia no es él, ni San Pedro, ni sus cruces de oro. La Iglesia son esas personas que pasan desapercibidas y que dan sin recibir, dan sin esperar nada a cambio y entregan sus vidas por una Iglesia que está a años luz de ellos.

0 comentarios:

Publicar un comentario