5 de abril de 2013

AQUELLOS LOCOS AÑOS DE INSTITUTO Y EL BORROSO VERANO DEL 95

Lucía G. Carretero/@LGCarretero

Todavía recuerdo como si fuera ayer mis años de instituto. Recuerdo el banco del pasillo que, o corrías, o los chicos te dejaban sin sitio. También recuerdo como si fuere ayer a mis amigos –obviamente es difícil olvidarles cuando quedas con ellos con una frecuencia mayor a la que cualquier madre desearía– y puede que sea porque han pasado muchísimos años menos que la época de jolgorio y juventud de Feijóo, pero también recuerdo con bastante nitidez a la gente que conocí, por placer o por obligación, o porque simplemente me tocaba conocerla.


Tan claro es este esbozo mental que conservo parte del lenguaje pueril y esta es la principal razón por la que narro de forma superficial lo que acontecía en el Instituto Zorrilla. Aquella época en la que para no dar explicaciones o para contar algo sin revelar tus fuentes, porque no existían o porque significaba decir quién de tus amigas se había ido de la lengua, empezabas tu discurso con "los chinos me han dicho, los chinos me han dicho, los chinos me han dicho".

Pues bien, los chinos han filtrado a El País las fotos de Alberto Núñez Feijoo con Marcial Dorado, por aquella época, un simple contrabandista. Téngase en cuenta que hablamos de Galicia, bella tierra y mejor foco de entrada de estupefacientes. El objetivo no es librar de toda responsabilidad al presidente gallego por salir a navegar con un narco, pero hacer negocio con la venta de tabaco es raro que no lo haga un conocido de veraneo en Canarias.


Feijóo ha comparecido ante la prensa, algo digno de reconocimiento dada la situación de mítines televisados aunque, por otra parte, forma parte de la obligación de los representantes políticos. También dando uso a esta frase recurrente, los chinos le han dicho que no sabía la actividad económica que desarrollaba Dorado, que recuerda algún viaje pero que no exactamente haber gozado de su compañía. Los chinos no le habían dicho que, cuando se hizo la foto con su colega de bronceado, ya había estado detenido dos veces (1983 y 1990). La primera por negocio ilegal de tabaco en las Rías Bajas y la segunda por la Operación Nécora, muy gallego todo.


Pero se acabó la prensa. No hará ninguna declaración más y si la hace su partido seguramente sea para hacer referencia a una conspiración de la oposición, que obviamente no pudo hacerlo en la precampaña.  Ninguna declaración más y quizá debamos dar gracias por la publicación de la foto. Sobre todo, si como afirmó el presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González se debe establecer un límite porque el daño que eso (la publicación de cierto material crítico o comprometido) produce a las personas y a las instituciones se tendría que cuidar. Por supuesto, la culpa es del intermediario, que lo de las malas compañías, en secreto, son "menos malas". 

Y así, los chinos le dicen a Feijóo que lo justifique diciendo que nadie se acuerda de sus años de instituto. Los chinos le dicen que se haga el loco a pesar de haber viajado a Portugal y Andorra, destino popular para evadir dinero de narcotraficante. "Creo que fui a Andorra, recuerdo que había nieve pero parece ser que eran los Picos de Europa". ¡Malditos chinos!

0 comentarios:

Publicar un comentario