1 de mayo de 2013

CRUEL DISPARATE EN ROMA


José Luis Cecilio/@JoseLuisCecilio

Los espectadores del canal SkyTg24 quedarían atónitos la mañana del domingo pasado. En sus pantallas estaban viendo dos conexiones simultaneas, ambas de Roma. Una de ellas del interior del Quirinale, sede del presidente de la República italiana, la otra del exterior del Palacio Chigi, sede del gobierno italiano. En la primera podían ver el juramento de los cargos del anhelado nuevo gobierno después de haber pasado dos meses de vanas negociaciones desde las elecciones. Caras sonrientes, felicitaciones, fotos, ceremonia.

Roma desde el Vaticano
A escasos 600 metros, la segunda imagen era muy distinta: Luigi Preiti obrero en paro, separado con un hijo, 49 años y viviendo en casa de sus padres en Calabria acababa de abrir fuego contra dos carabinieri causando el pánico entre turistas y romanos que esperaban la llegada del gobierno al completo para realizar su primer consejo de ministros.

“Quería herir algún político, soñaba con hacer un gesto llamativo en un día importante, después suicidarme, pero en el fondo no quería matar” contaba horas después el agresor a los interrogadores en el hospital en el que se encontraba por un golpe en la cabeza al ser inmovilizado. “Lo he planeado yo solo, nadie sabia nada”. Muchos italianos respiraban tranquilos al saber que este parado actuaba de forma solitaria y es que en un primer momento se apuntaba a que pudiese ser un terrorista y todos recordaron los oscuros años 70 en los que la  Brigate rossa (un grupo armado) asesinaba a políticos para presionar al gobierno o las bombas que colocaba la mafia.



La pregunta que se hace toda Italia hoy es qué ha llevado a Preiti a disparar seis veces su arma a las puertas del Palacio Chigi. Según sus propias declaraciones su objetivo eran los políticos, pero al impedirle el paso los carabinieri  ha disparado su Beretta del calibre 7,65 aparentemente comprada en el mercado negro.

Gianni Alemanno del PdL partido de Berluscuni, alcalde de Roma y en plena campaña electoral no ha tardado en insinuar que este atentado se debe a los continuos ataques que ha recibido la política italiana en los últimos meses en clara alusión al Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo. El impulsor del movimiento ha condenado en su blog totalmente la violencia y ha expresado su apoyo a las fuerzas de seguridad del Estado. 



Quizá le sirvan a Alemanno las declaraciones que ha hecho en un baño de lágrimas uno de los carabinieri compañero de los heridos al Huffingtonpost:  “Los políticos no saben qué quiere decir ganar 800 euros, entrar en una tienda y no poder comprarle nada a tu hijo. Esto es lo que sucede si no lo saben (...). Se entendía que era un gesto de rabia, pero ellos no lo saben, viven en su mundo, no entienden que luego la gente la toma con los que estamos de servicio en la calle". 

Estas declaraciones puede que acerquen a algunos a la realidad de muchos desesperados, como ha denominado el fiscal del interrogatorio Pierfilippp Laviani al criminal. Muchos desesperados están  acostumbrados a la política de pactos entre partidos (la ley electoral italiana favorece que obtengan escaños bastantes partidos) pero a lo que no están tan habituados es a que la miseria llame, cada día, a las puertas de más hogares.

0 comentarios:

Publicar un comentario