21 de mayo de 2013

LA AGONÍA DE LA ACTIVIDAD MINERA EN PALENCIA

Daniel Velasco/Miembro de UGT en la Comarca de Guardo

Las dificultades en el sector de la minería del carbón nacional vienen de antíguo:  ya sufrió los reveses de la Gran Recesión de los años 30. Posteriormente, a principios de los 60, los primeros intentos de ingreso de España en la Comunidad Económica Europea (Franco sabía que la entrada en la CEE restaría potencial a la industria minera), marcaron el comienzo del declive del sector; un primer intento en 1962 desembocó en una huelga en las cuencas asturianas de varios meses, con enfrentamientos muy violentos con las fuerzas de orden público. En aquella ocasión los mineros consiguieron arrancar concesiones al gobierno del dictador Franco, aunque posteriormente se pagó con una represión muy dura. Desde entonces los ajustes no han parado.

Protestas mineras del pasado Verano. Foto: Juan Carlos Castro Simón
El impacto de los sucesivos ajustes en las comarcas mineras es innegable; baste decir que en 1991, el porcentaje de ocupados en la Provincia de Palencia en el sector de la minería era mayor que en ningún otro sector, con más de 1500 trabajadores en la cuenca de Barruelo - Guardo:
PORCENTAJE DE OCUPADOS POR SECTOR EN PALENCIA (CENSO 91)
  • AGRICULTURA: 10% 
  •  MINERIA: 22%
  • INDUSTRIA: 9%
  • E.ELECTRICA: 4%
  • CONSTRUCCION: 11%
  • COMERCIO: 18%
  • OTROS SERV.: 26% 

Paralelamente, la población aumentó en ambos núcleos hasta sobrepasar en el momento de máxima  actividad los 13000 habitantes en Guardo. En ese punto Guardo era el mayor núcleo de población de la provincia exceptuando la Capital.

 A partir de principio de los años 90, comienza una fase de reconversión más acentuada, sobre todo entre 1996 y 2004, con reducciones muy por encima de lo pactado con los sindicatos. Es en 1993 cuando la CECA (Comunidad Europea del Carbón y el Acero) marca las últimas líneas a seguir para el cierre paulatino de las minas hasta 2014.

Para contrarrestar el declive en el tejido industrial y social de las comarcas mineras se acuerda, con sindicatos y empresas del sector, un plan de ayudas con fondos provenientes de La Unión Europea recogidos en los sucesivos Planes para la Reactivación de las Comarcas Mineras ( “el Plan del Carbón” ), que incide en varios aspectos:

  • Prejubilaciones y salidas pactadas: para disminuir el volumen de las plantillas de las empresas mineras.
  • Fondos para la creación de tejido industrial alternativo: Para dinamizar la economía de las zonas.
  • Infraestructuras: Uno de los grandes problemas de las cuencas es que se encuentran en territorios muy accidentados.
  • Formación y Becas de Estudio: Los mineros no requerían de ninguna formación para su trabajo, de esta forma se trata de compensar el déficit.
  • Ayudas a la explotación: Para mantener de alguna forma la actividad, que es considerada estratégica.

 En 2010 Bruselas decidió no prolongar las ayudas a las explotaciones más allá de 2014. Desde los sindicatos se planteó prolongar estas hasta 2023 y finalmente se aceptó mantenerlas hasta 2018. Sin estas ayudas, la gran mayoría de las explotaciones mineras no podrían continuar su actividad.

La llegada del actual gobierno del Partido Popular acelera la caída de la actividad minera; pretende adelantar este cierre a 2014 so pretexto de que son condiciones impuestas por el ajuste fiscal que exige Bruselas para reconducir el déficit público.

Alcalde contempla una de las protestas que se llevaron a cabo el año pasado.
Foto: Juan Carlos Castro

Como consecuencia, el año pasado ( 2012 ) redujeron las ayudas en un 63% ( de 300 M€ a 111M €,  frente a los más de 20000M € que se inyectaron a la banca…). Además se dejaron pendiente de pago en 2012 para cargarlo a los presupuestos de 2013. Dichas medidas desembocaron en una campaña de protestas en defensa de la pervivencia de la minería en la comarca, que culminaron en la marcha minera hacia Madrid en ese verano. Cabe notar la tibia reacción de los alcaldes de la comarca, hasta el punto de que el alcalde de Guardo (Juan Jesús Blanco, PP) llegó a votar en contra de una propuesta del PSOE en Las Cortes de Castilla y León para aumentar las ayudas en las comarcas afectadas. A día de hoy no se han pagado las ayudas prometidas en 2012 y si se ha hecho se ha reducido su valor. El PSOE de Castilla y León está intentando forzar a Juan Vicente Herrera, para que persuada al Gobierno para que, de una vez por todas, se cumpla con el Plan del Carbón 2006-2012 (aunque ya estemos en 1013).

Esto ha supuesto en la práctica el cierre de las dos explotaciones de interior que quedaban en la provincia de Palencia: UMINSA y Carbones San Isidro y María. Por otro lado la extracción a cielo abierto que mantenía a penas una docena de empleos, ha sufrido un Expediente de regulación de 6 meses, y tiene otro para otros 6 meses encima de la mesa, con un final más que incierto. En la práctica ha supuesto la desaparición en un año de unos 130 puestos de trabajo.

Por supuesto, todo repercute en la actividad de las distintas empresas auxiliares, y somete a serias dificultades, que ya han supuesto despidos y procesos de regulación de empleo en empresas de transporte, suministros, etc.

Una de las medidas para ayudar al sector, fue la aprobación en febrero de 2010 del Real Decreto de Ayudas al Carbón. En este R.D. se incentivaba a un número de Centrales Térmicas ( 10 ) de las cuatro grandes empresas energéticas para quemar carbón de producción nacional. Una de las designadas fue la Central Térmica de Velilla (Iberdrola). Esto permitió, desde la entrada en vigor del Real Decreto, garantizar el funcionamiento de la instalación.

La Térmica de Velilla también sufre las medidas de austeridad del gobierno del PP: la pretendida reordenación del sector eléctrico se concretó en una subida de impuestos a las eléctricas que graba a la producción y a la generación con carbón. Por otro lado, en 2016 entran en vigor las nuevas directrices europeas de emisiones contaminantes, más restrictivas que las actuales. Las eléctricas tienen hasta 2019 para adecuar las instalaciones. Estas medidas comprometen la rentabilidad de una instalación que contará para entonces con casi 40 años en su grupo más moderno. En el último año ya ha sufrido la disminución de unos 20 puestos de trabajo directos.

 El futuro es incierto:  El Grupo UMINSA (mayor empresa minera de España) está inmerso en pleitos con la Administración cuyo resultado parece abocar al cierre. El Grupo San Isidro parece que seguirá el mismo destino. La Térmica con un futuro también incierto. Las empresas auxiliares ya están sufriendo el impacto de las medidas económicas del gobierno… En definitiva, en aproximadamente un año, hemos perdido en la Comarca de Guardo unos 200 puestos de trabajo directos. El reflejo que tiene esto en la población son los datos del padrón: Guardo tenía 7528 habitantes en 2008; en 2012 ya solo tenía 7012. Actualmente se da por seguro que esa cifra está holgadamente por debajo de los 7000 habitantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario