25 de mayo de 2013

LA SEMILLA DEL CAMBIO

Adrián Arias Marcos/@Adri_Chygry

La revista literaria “Así Vivimos y Así Gritamos”  se presentó ayer de manera oficial en un acto que tuvo lugar en la librería “Eutopia”, cerca de la residencia Universitaria Menéndez Pelayo en la capital Vallisoletana.



La catedral replicaba las nueve de la noche en Valladolid cuando un ilusionante grupo de jóvenes poetas se disponía a presentar de manera oficial el proyecto de revista cultural que iniciaron en el mes de Marzo. Rodeados de amigos y familiares, un total de 25 personas se dieron cita en la librería.  ¿Hay algún lugar mejor para presentar una revista literaria que una librería?

En medio una mesa, encima de ella los cuatro ejemplares que han editado por el momento. Detrás de la mesa, los nueve integrantes de la revista. “Bueno, pues ahí los tenéis todos, ¡Qué bonitos quedan todos juntos!”” comenzó Carlos Esteban, quien llevaría la voz cantante durante toda la presentación. Detrás de ellos una pizarra enorme con una más que apropiada cita para el momento de Francis Bacon: "La lectura hace al hombre completo; la conversación lo hace ágil, el escribir lo hace preciso". Al lado de la pizarra, Jesucristo en la Cruz.

"Así Vivimos, Así Gritamos". Mes de Abril.


Ya han pasado casi tres meses desde que entrevistamos a Carlos Esteban y a Eduardo Gutiérrez. Tiempo suficiente para sacar algunas conclusiones. “Calculamos que tengamos unos cien lectores, pero sinceramente me conformo con que me lean cuatro. No pretendemos adoctrinar ni crear escuela, solo mostrarnos tal y como somos e intentar abrir los ojos a la gente”  Afirmaba Carlos.

Ese fue uno de los principales temas de debate que suscitó la conferencia: ¿cómo abrir los ojos a una sociedad dormida y embelesada por el ocio y el amodorramiento? “En el pasado,  la gente iba como ovejas a las Iglesias, hoy van exactamente igual, solo que se llaman estadios de  fútbol”. Añadía Enrique, propietario de la librería.

“Es difícil abrir los ojos a un hombre que soporta todo el peso de este sistema inhumano, pero a esa gente le digo que sea fuerte. Unos tienen que aguantar, otros que gritar. No es cuestión de derrumbar y destruir los pilares de la sociedad, solo cambiarlos y renovarlos”  proseguía Carlos.

Que la gente grite, que la gente salga, se mueva, vocee, chille y se indigne. Esta es la semilla que “Así Vivimos y Así Gritamos” quiere sembrar en la sociedad. Una semilla nueva, una semilla que traiga consigo tan solo una cosa: cambio.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Me olvidé o despisté, pero mi intención era estar presente. Eugenio Oterino

Publicar un comentario