8 de junio de 2013

JAVIER DE VICENTE TEJADA: "SE HA DINAMITADO CON LOS RECORTES EL ÁMBITO DE LA ACCIÓN SOCIAL"

Alberto Salazar Peso/@asalaz

Como en cualquier organización profesional, una ONG debe contar con personas que asuman la gestión de sus recursos y marquen el camino a seguir. Javier de Vicente es junto a Francisco Baragaño y a Marino de la Rocha, vicepresidente de SOTERMUN. Socio desde su fundación en 1994, este licenciado en Derecho compatibiliza su puesto en la junta directiva de la ONG con su trabajo para la Administración General del Estado como Jefe de Servicios. Además está fuertemente formado en acción internacional, siendo Secretario Confederal de Acción Internacional de USO y miembro de diversas agrupaciones sindicales y solidarias.

Javier nos concede unos minutos de su tiempo, en los que nos acerca tanto a los proyectos desempeñados por la ONG a lo largo de su historia como a la espinosa situación por la que pasan hoy en día estas entidades, principalmente debido a los fuertes recortes sociales.



¿Cuál es la motivación principal que te lleva a trabajar día a día en SOTERMUN?

 La motivación principal para un sindicalista que ocupa su tiempo en temas de cooperación al desarrollo debe ser la de darle continuidad a la labor sindical en ese ámbito. El sindicalismo en sí, al menos tal y como lo concebimos en la Unión Sindical Obrera, es un concepto lleno de solidaridad y esta no tiene por qué constreñirse a unas fronteras o a un colectivo concreto. Y es desde esta visión, desde la de la ayuda a los más necesitados, especialmente en el caso de los trabajadores,  desde la cual nace mi motivación para trabajar en SOTERMUN. En el fondo es una continuación al sindicalismo.

 Es decir, crees que la USO no pueda ser entendida sin el papel de SOTERMUN.

 Efectivamente. SOTERMUN no es más que un instrumento al servicio de la solidaridad internacional, de la misma manera que la USO sólo es un instrumento al servicio de los trabajadores. Al final, las organizaciones no son fines en sí mismos sino utensilios, sistemas organizativos de los que nos servimos para trasladar a la sociedad nuestras ideas. Todo es parte del mismo proyecto y, de hecho, a SOTERMUN la llamamos cariñosamente “el ama solidaria” de la USO.

Con la cantidad de responsabilidades laborales que tienes, ¿Te resulta difícil sacar tiempo para la ONG?

Desde luego es complicado y exige más dedicación. Pero como ya he dicho, SOTERMUN es una parte implícita del sindicato, y por ello entra perfectamente dentro de mis funciones como Secretario Confederal de Acción Internacional. En cuestión de agenda en ocasiones es complejo pero lo intento compaginar lo mejor que puedo.

¿Notaste fuertemente el cambio de responsabilidades dentro de la ONG con tu nombramiento como vicepresidente en 2010?

 Sí, pero no fue un cambio brusco, dado que vino prácticamente a la par de mi elección como Secretario Confederal de la USO en Acción Internacional. Al tener esa concepción de proyecto común entre sindicato y ONG, era lógico que tuviese que asumir más responsabilidad también en la segunda.

El cambio también ha sido fuerte para SOTERMUN, dado que Manuel Zaguirre, el que fue el alma y motor de la ONG, se jubiló en septiembre del pasado año. Hemos realizado una fuerte reforma estatutaria y con la marcha de Manuel, los actuales miembros de la junta directiva nos hemos visto obligados a aumentar nuestro esfuerzo.

¿Ha contribuido SOTERMUN a mejorar la imagen del sindicato, a darle un carácter más humano y cercano a las desigualdades?

Sin duda alguna. SOTERMUN es parte esencial de la política internacional de la USO y gracias a ella hemos sido reconocidos en multitud de países. La cooperación sirve de esta manera para crear sinergias; nosotros ayudamos a personas con problemas en otros países y al tiempo esto nos ayuda a ser a día de hoy un sindicato con prestigio fuera de nuestras fronteras, especialmente en América Latina y en la Confederación Sindical Internacional, donde formamos parte del Fondo de Solidaridad. Por tanto, no hay duda de que contar con SOTERMUN es muy positivo para la imagen de  la organización sindical.



¿Has presenciado la realización de alguno de los proyectos solidarios de SOTERMUN directamente?  ¿Cómo fue la experiencia?

Sí, he formado parte de varias misiones internacionales en las cuales hemos aprovechado para hacer seguimiento in situ de los proyectos. Uno de los que más grato recuerdo tengo es del que forjamos conjuntamente con la ONG argentina Pelota de Trapo, en la ciudad de Buenos Aires. Se trata una organización dedicada a la atención de niños en situación de pobreza, que se encarga sobre todo de escolarizarles, proporcionarles atención sanitaria y de asegurarse de que se alimentan correctamente. Es una labor encomiable dado que en su mayoría son chavales cuyas familias pasan por una situación precaria y que, sin la ayuda de asociaciones como esta, lo tendrían muy difícil para poder mantenerlos. Con Pelota de Trapo SOTERMUN ha trabajado ya en varios proyectos y ver directamente la tarea tan importante que realizan es emocionante. Tengo un grato recuerdo de la experiencia.

¿Cuál es el proyecto principal de SOTERMUN a día de hoy?

Yo diría que son dos los proyectos prioritarios. Uno, el que  tenemos en Haití, que hemos dividido en dos zonas de actuación: la primera, en el propio país, que consiste principalmente en proyectos sanitarios y de formación obrera; en segundo lugar, en colaboración con Mosctha, trabajamos en República Dominicana para ayudar a los trabajadores haitianos que se encuentran trabajando en situación irregular en ese país y son empleados como mano de obra barata, casi esclava. Nuestro principal objetivo es poder garantizarles unas condiciones laborales y sanitarias dignas.

El otro proyecto estrella es el que estamos realizando en Perú, en los barrios marginales de Lima. Uno de los últimos trabajos que hemos concluido con éxito en ese país es el de la construcción de un albergue para que las familias de niños con cáncer que llegan desde otras zonas del país. Con su edificación hemos logrado que estas tengan la posibilidad de acompañarlos durante la larga atención sanitaria que tienen que recibir.

A propósito de Haití y ahora que se cumplen tres años desde el terremoto que acabó con la vida de miles de personas ¿Cree que la comunidad internacional se ha olvidado del país? Que sólo las organizaciones sociales continúan implicadas 

Realmente en Haití sólo nos hemos quedado las ONG. La fuerte cooperación internacional que surgió en un primer momento, a propósito de la catástrofe, se ha disipado. Algunos programas de ayuda oficial gubernamental continúan, pero no al nivel que necesita el país. A esto se le unen los fuertes recortes sociales que han obligado a muchas asociaciones a abandonar sus programas en el país al no poder encontrar viabilidad para financiarlos. La situación en Haití a largo plazo va a seguir siendo muy complicada. Las propias condiciones del país, su estructura política, la informalidad en materia laboral… Creo que es necesario un replanteamiento por parte de los gobiernos de los países desarrollados de cara a retomar la ayuda a Haití y a sus gentes.



 En los últimos años, algunas organizaciones con vocación internacional como Cruz Roja han emprendido campañas en nuestro país. Viendo la actual situación ¿Se plantea en la SOTERMUN realizar algún proyecto solidario en España?

Por el momento no. La situación de España es muy grave y no es de extrañar que tanto Cruz Roja, como otras organizaciones con mecanismos para actuar dentro de nuestro país se centren en ello. Pero en nuestro caso no contamos con la posibilidad ni con las infraestructuras adecuadas para contribuir socialmente a nivel interno y además, nuestra especialización está en la cooperación internacional.  Por tanto, nosotros vamos a seguir centrados en proyectos en otros países y basados especialmente en el servicio a los trabajadores. No sé si en el futuro tendremos que emprender algún tipo de iniciativa a nivel nacional, pero por ahora no nos lo hemos planteado

¿En qué ámbito de su financiación ha notado más SOTERMUN la crisis, en el público o en el privado?

 Nosotros siempre hemos dispuesto de muy pocos fondos privados, con cantidades meramente testimoniales. Nuestro funcionamiento se ha basado desde el principio en la participación en concursos de cooperación al desarrollo, a partir de ayuda oficial de las administraciones públicas y desde luego que hemos notado mucho los recortes. Estos han sido enormes; según datos proporcionados por el ministro de Asuntos Exteriores, José María García-Margallo, los fondos han llegado a reducirse hasta en un 80%.  En 2010 nos encontrábamos con índices que alcanzaban el 0,45% de la Renta Nacional Bruta, próximos por tanto al 0,7% que se encuentra entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio y sin embargo, en la actualidad, nos encontramos cercanos al 0,15%.


 Es decir, que a día de hoy una organización social en España tiene muy complicada su supervivencia sin la ayuda pública

Va a ser muy difícil, ya que se ha laminado el sistema de forma rotunda. Las asociaciones hasta ahora se han basado principalmente en las aportaciones públicas, y en este momento se pretende dar mayor peso a la colaboración privada. Esta asistencia privada a nosotros nos da cierto pánico, ya que, por un lado, somos escépticos en cuanto al alcance que va a tener sin beneficios fiscales de por medio. Hasta el momento las empresas que lo están haciendo es por principios de responsabilidad social corporativa.

Por otro lado, tampoco nos gusta el hecho de que multinacionales con presencia en determinados países manejen sus ONG. Esto nos crea ciertas cautelas y por ello actualmente se está definiendo desde la  Coordinadora de ONG para el Desarrollo la forma en que las organizaciones sociales nacionales vamos a trabajar con las empresas privadas. Lo que está claro es que el sector público ha dinamitado con sus recortes el ámbito de la acción social; han sido ya varias las ONG que han tenido que cerrar y otras tantas las que cerrarán en los próximos meses.

En el caso de SOTERMUN, como contamos con socios y donantes que contribuyen de manera directa a nuestros fondos, no vemos peligrar nuestra continuidad, pero a algunas entidades instrumentales, sin base social, que han dependido hasta la fecha de las ayudas estatales, puede que sólo les quede la salida de las empresas privadas. Eso también nos lleva a estar implicados en ampliar nuestra base social, de cara a contar con más autonomía e independencia.

En mayo SOTERMUN recibió el Sello a la Transparencia y Buen Gobierno de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España.  En tiempos en los que tanto partidos políticos como organizaciones sociales se ven envueltos con frecuencia en casos de fraude y de fuga de capitales ¿Es este el mejor premio que puede recibir a día de hoy la ONG?

 Efectivamente. Mañana mismo Mercedes Ruiz-Giménez Aguilar, presidenta de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España, dio a conocer este reconocimiento, en un acto en Madrid. Se trata sin duda de una distinción muy positiva para nuestra organización y de un contrapunto frente a la cantidad de casos de mala praxis que vemos a diario en el mundo empresarial, financiero, político… Es una forma de demostrar que existe gente que está haciendo las cosas bien. Este tipo de mecanismos son muy necesarios, tanto de carácter interno como externo, para que los ciudadanos puedan conocer en todo momento lo que se hace en cada entidad con el dinero donado.

Ya para acabar ¿Qué balance harías de estos casi veinte años de pertenencia a SOTERMUN?

El balance es muy satisfactorio. SOTERMUN ha ejecutado en estos años en torno a 500 proyectos con más de 5 millones de euros en ayudas. Unas cifras sin duda muy positivas para un sindicato de nivel modesto como el nuestro. Por eso, de cara a nuestro tamaño e influencia, el haber podido desarrollar toda esta solidaridad internacional es un motivo de gran orgullo para nosotros y sin duda el reto que tenemos por delante es el de continuar ayudando tanto y ser capaces de constituir una alternativa en favor de un mundo globalizado más justo, del trabajo digno y del ser humano.

 Muchas gracias Javier

Gracias a ti. Un placer.

0 comentarios:

Publicar un comentario